Neo Club Press Miami FL

1959, Cuba y el regalo del poder

1959, Cuba y el regalo del poder

1959, Cuba y el regalo del poder
marzo 18
10:53 2015

En Cuba, fracasó por inepta la Junta Militar en la madrugada del día 1 de enero de 1959, y, en una especie de cansancio o de ceguera, los militares que sustituyeron a los de la primera  Junta entregaron  voluntariamente el poder a los hombres de la Sierra Maestra. Temerosos estos de que se tratase de una trampa, pues tan inconcebible era aquello de ser llamados por militares para poner en sus manos guarniciones que superaban veinte y treinta veces, en hombres y en armas, a los grupos de rebeldes, fueron descendiendo  muy lenta  y cuidadosamente desde las montañas.

Por fin llegó a la capital, en triunfo, Fidel Castro, aplaudido fervorosamente por millones de personas que esperaban y pedían la convocatoria a elecciones para una fecha muy  próxima.

Se descubría  que a pesar del tiempo transcurrido en la Sierra y a pesar de los errores militares y políticos del gobierno, Castro no había logrado reunir, con armas en las manos, más de 1,400 personas, sumando los dos frentes de resistencia, los dos maquis. Es cierto que le había apoyado un creciente respaldo moral de gran parte de la población rural y urbana, pero la fuerza armada opuesta a la del gobierno fue siempre muy pequeña y dispersa. Ellos no habían conquistado el poder: Ellos recibieron el regalo del poder.

En el interregno entre la caída de la Junta Militar y la entrada de Castro en La Habana (el 8 de enero) se produjo un hecho misterioso,  inexplicable en el momento, pero luego conocido en todos  sus detalles e implicaciones. En medio del júbilo nacional, sin una sola voz ni grupo discordante, La Habana se vio sorprendida por una orden de huelga nacional. ¿Huelga contra quién y contra qué? El gobierno de Batista ya no existía. Los primeros militares que le sucedieron ya habían  entregado las armas y los cuarteles a los barbudos.  La tranquilidad  en toda la nación era tan completa que en la capital eran los boys scouts los encargados de dirigir el tránsito y de cuidar el orden. ¿Por qué  entonces una huelga  general cuando precisamente  todos los gobiernos luchan porque no se  produzcan huelgas generales?

Era que los marxistas, los viejos bonzos  del partido se veían, una vez más, colocados a la zaga, a remolque de los acontecimientos. Desde junio de  1958 ellos habían enviado hombres importantes a la Sierra, aunque en cortísimo número. En las ciudades, los comunistas no habían podido  contribuir a la resistencia ni con una huelga de cinco minutos. Incluso corría el rumor de que en el único intento medianamente serio que se había hecho (en abril de 1958) para producir una huelga importante en La Habana, dirigida por elementos fidelistas y apoyada fundamentalmente en el sindicato Bancario, gobernado  por la Juventud Obrera  Católica dirigida por el padre  Enrique Osle, S.J., los comunista, secretamente, habían pactado con el gobierno,  o por lo menos  habían saboteado por razones políticas el movimiento.

Ahora, viendo ya que Castro se aproximaba a la capital, libres de la vigilancia de la policía, aprovechándose de que cualquier orden o consigna era acogida por el pueblo, ya que no existía aún  un gobierno fuerte, dieron por la radio y por su periódico oficial (el Hoy, que reapareció  el mismo 1 de enero en la ciudad de Santiago de Cuba) la instrucción de una huelga general de ocho horas. ¿Motivo?  Ninguno se exponía. Debió pasar mucho tiempo para que se supiese, por declaración  oficial del Partido Comunista de Venezuela, que la revolución había triunfado gracias a una huelga general de la clase obrera movilizada por el Partido Comunista Cubano, según y como lo prescribía  Lenin.

O sea, que los marxistas, desbordados por los hechos, procuraron llenar el vacío teórico  que representaba para ellos aquella entrega del poder a Fidel Castro hecha por millonarios, condes, militares, grupos católicos y alta burguesía, con una ficción de huelga general para que Lenin no quedase desmentido,  y para que Moscú pudiese afirmar una vez más que la clase obrera, dirigida desde el Kremlin, había obtenido una nueva victoria en el mundo.

———————————-

Una primera versión de este artículo apareció en 1990. Cortesía El Blog de Montaner

Sobre el autor

Gastón Baquero

Gastón Baquero

Gastón Baquero (Banes 1914 – Madrid 1997). Poeta y periodista, considerado un clásico de la literatura cubana con poemarios como "Memorial de un testigo" y "Saúl sobre su espada", autor de las revistas Orígenes y Espuela de Plata, se exilió en España en la primavera de 1959, tras el ascenso al poder del castrismo.

Artículos relacionados

1 comentario

  1. Kassandra
    Kassandra abril 08, 01:47

    muy interesa te su informacion

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Kiko Arocha

Las deudas

Kiko Arocha

  Miró a su hermano menor con penetración, como miran los felinos, para decirle: —Te veo nervioso, suelta la botella que no va a pasar na. —Mira mi hermano, estoy

0 comentario Leer más
  Manuel Gayol Mecías

Fidel ha muerto

Manuel Gayol Mecías

  Las palabras y los muertos (Premio Internacional Mario Vargas Llosa, Universidad de Murcia, España, Seix Barral, 2007), del escritor cubano Amir Valle, trata sobre la muerte de Fidel Castro y los

0 comentario Leer más
  Jorge Olivera Castillo

Pan (de yeso) y circo

Jorge Olivera Castillo

                El circo no es el pasatiempo donde lavamos las llagas del hambre con sonrisas espontáneas y puras. Tampoco es el lugar para

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami