Neo Club Press Miami FL

2012: Cuba se actualiza

2012: Cuba se actualiza

enero 03
20:15 2012

1-11antoniocastro1Cuba se actualiza. Así es como el gobernante cubano, Raúl Castro, ha definido el nuevo rumbo de la isla de corcho antillana, siglos antes llamada la Perla de las Antillas. ¿Es posible un próximo cambiazo hacia una dictablanda, filocapitalismo light, o en última instancia la eclosión de una sociedad matizada de “democracia participativa” con economía china?

¿Cúal es la iniciativa, o digamos malabarismo, que salvará lo que aún llaman revolución cubana?

Hay indicios de que el régimen no ha agotado su capital autogenerador, patente en las nuevas medidas que algunos han llamado “reformas”: permisos para nuevos negocios particulares; ahora los propietarios pueden vender sus casas; liberación de presos políticos; más interacción con la iglesia católica, convertida en interlocutor tolerado (aparentemente apolítico o neutro); indulto masivo a prisioneros por causas comunes; es plausible que a los ciudadanos cubanos se les permita viajar al extranjero; interés en llevar menos opositores a las cárceles para evitar la mala publicidad, aunque la represión continúe. ¿De veras se está moderando el totalitarismo?

Mini-reformas de todo tipo en lo económico, sin reflejos democratizantes, ya existieron en el pasado, por conveniencias políticas: mercados libres campesinos, dolarización, cuentapropismo, paladares, etc. En este sentido, hay otra vuelta de tuerca. Nada de novedad. Las medidas, sin embargo, vienen en medio de una degeneración económica y social in extremis, con la disidencia botada a la calle sin miedo y con los retos de la globalización pesando en la balanza de las sinrazones de Estado; y, como si fuera poco, están los ejemplos de la Primavera Árabe  (las masas cansadas de lo mismo explotan) más la defenestración impensable del amigo Gadafi. O te modernizas o pereces, es la fórmula del salvavidas dialéctico. Hay que entrar por el aro de la globalización postindustrial, enemiga de los anacronismos históricos.

Aunque el totalitarismo no cuadra en el modernismo globalista, el gobierno cubano siempre ha sido oportunista y camaleónico, y se ha enfrentado al mundo sin naufragar. Salvarse de la reacción en cadena del derrumbe del bloque comunista, desde 1989, fue una proeza que se tradujo en “rectificación de errores” (anti perestroika y nacionalismo), “período especial” (sacrificio numantino) y búsqueda de nuevas vías: dolarización, macro economía más abierta al capital extranjero, inversión turística  y abrir las fronteras (éxodo de balseros). Las remesas de los exiliados en aumento, gracias la conversión de millares de balseros en residentes de Estados Unidos, han sido un respiro. Pero la disfuncionalidad del sistema, las deudas y la improductividad, a la par con la ola de encarcelamientos de disidentes pacíficos, dejó al país desacreditado, comatoso, pero no incurable. Después vino Hugo Chávez, mago de Merlín que resucitó al Fénix, oxigenando una economía quebrada.

La familia Castro, atrincherada en la isla, es un fenómeno sui géneris, una Numancia tropical. Socialismo o Muerte no es una consigna, sino una cultura, como el Ché y la libreta de abastecimiento. El país al garete no se rebeló, porque generaciones de cubanos inermes han quedado marginadas del poder, cuyas riendas siguen controladas a puro capricho por los comandantes veteranos del 59 y sus epígonos –la castrocracia–, encabezados por la familia Castro. A estas alturas, 52 años de gobierno comunista, con Fidel enfermo, Raúl al mando promoviéndose como presidenciable, los generales trocados en empresarios aburguesados, una sociedad que espera más realismo que milagros, sería un disparate o suicidio dar más de lo mismo. Tampoco todos los caminos llevan a China y Vietnam como modelos. Nada que ver con la nueva Rusia, o con un  franquismo sazonado con peronismo, como se especula, menos con un socialismo chavista  del siglo 21. El modelo criollo huele a neocastrismo blando y pudiera evolucionar sutilmente hacia una variante híbrida, especie de fidelismo con economía de mercado. Se irá suavizando sin radicalismos. Coyunturalmente, será un simulacro tercermundista de sociedad abierta.

De hecho, la familia Castro no abandona el protagonismo. La hija del sucesor, Mariela Castro, ya es una figura pública internacional, de perfil liberaloide porque apoya la causa gay, vocera de su padre, y han salido del clóset los hijos de Fidel y Raúl, líderes dinásticos tras bambalinas. La transición, aunque parezca mero maquillaje y tenga mácula, es un hecho insoportablemente lento, un compás de espera hasta que desaparezca el máximo líder y el mundo se abra a Cuba, sin ajuste de cuentas, como lo quería el Papa polaco, y Cuba aparente abrirse al mundo. No ya la represión ni el control ciudadano estalinista: un New Deal norteamericano, tal vez con un Obama reelecto, las caridades de Chávez y determinadas jugarretas reformistas, podrían convertir la castrocracia en un régimen de cien años.

Para las grandes masas de a pie viajar al extranjero y acceder al consumismo es bien visto, ingredientes básicos del cambio por decreto que se avecina. Los derechos civiles y políticos, la libertad de prensa, en fin, la democracia, no serían prioridad. Los opositores –la verdadera alternativa– seguirán siendo herejes y mercenarios, pero sólo en casos extremos se les meterá en la cárcel. La actualización de Cuba, como la concibe Raúl, no entraña riesgos políticos a corto plazo, y garantiza la supervivencia. Es sólo el comienzo de la nueva era sin Fidel, la única reforma posible, la variante raulista.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Kiko Arocha

Las deudas

Kiko Arocha

  Miró a su hermano menor con penetración, como miran los felinos, para decirle: —Te veo nervioso, suelta la botella que no va a pasar na. —Mira mi hermano, estoy

0 comentario Leer más
  Manuel Gayol Mecías

Fidel ha muerto

Manuel Gayol Mecías

  Las palabras y los muertos (Premio Internacional Mario Vargas Llosa, Universidad de Murcia, España, Seix Barral, 2007), del escritor cubano Amir Valle, trata sobre la muerte de Fidel Castro y los

0 comentario Leer más
  Jorge Olivera Castillo

Pan (de yeso) y circo

Jorge Olivera Castillo

                El circo no es el pasatiempo donde lavamos las llagas del hambre con sonrisas espontáneas y puras. Tampoco es el lugar para

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami