Neo Club Press Miami FL

2016, el califato americano

 Lo último
  • Hoy almorzaremos con El Duque A Demetrio Ruiz, que murió en Boston, huyendo de sus fotos de pelota, todavía hoy pegadas a la sala de su casa, en Miami.   Un comemierda. De eso tiene...
  • ¡Vienen… vienen los americanos!   José Arturo no se acostumbra a la bullanga que ahora arman por todo. Y ese lío de que vienen los americanos ya lo está molestando más de la cuenta....
  • El fugitivo   Yo era el Hombre del Neolítico, y había caminado ahora por el sendero de polvo barrido por el viento y permanecido tres días bajo aquel cobertizo de zinc.  Había...
  • Cuba, ¿estado ateo?   La larga fila avanzaba con lentitud. La gente conversaba animadamente con poco sentido luctuoso, pegados al muro de mármol del mausoleo para evitar el frío viento que azotaba la...
  • En tiempos de cenizas viles Regla, La Habana, 27 de noviembre de 2016   -Buenos días compañero Michael. -Buenos días Rigoberto. -Hoy, y hasta nueva orden, soy el compañero Rigoberto. Michael sonrió. El tabaco recién...

2016, el califato americano

2016, el califato americano
septiembre 10
22:08 2015

 

ISIS había preparado meticulosamente una operación para celebrar el 11 de septiembre de 2016 con un ataque relámpago dentro de las fronteras de los Estados Unidos. Todo se había decidido durante una reunión secreta liderada por el comandante militar de la organización, el ex sargento del ejército georgiano Omar al-Shishani, solamente unos días después de que el presidente Obama anunciase que los Estados Unidos comenzarían a bombardear objetivos en Irak y Siria “para degradar y destruir” al califato en agosto de 2014. Al-Shishani había vaticinado durante la reunión que “la guerra aérea no va a poder derrotarnos” y que eso “nos dará tiempo para poder atacar con una daga islámica el corazón de Occidente”.

La primera fase del plan requería infiltrar células operativas de ISIS en varias ciudades de los Estados Unidos y mantenerlas inactivas hasta que llegase la orden de actuar. Las células mantendrían una estructura de estancos independientes para evitar un efecto en cadena en caso de que el FBI lograse descubrir y desactivar alguna de ellas. También requería crear casas seguras en esas mismas ciudades para almacenar el armamento y los explosivos necesarios para poner el plan en acción. Las células serían infiltradas a través de la frontera de Méjico y Canadá y mediante pequeñas embarcaciones que cruzarían el Golfo de Méjico. Una vez organizadas las células en los Estados Unidos, los agentes de ISIS en Méjico se encargarían de comprar el armamento necesario y los explosivos C-4 de las corruptas fuerzas militares y policiacas de ese país o del amplio estamento criminal o narcos. El armamento y los explosivos serían trasladados a los Estados Unidos por contenedores hacia el puerto de Los Ángeles, a través de túneles en la frontera con Méjico e individualmente, usando camiones o autos en puntos pocos vigilados de la frontera o botes a través del Golfo. Antes de que cambiase la política migratoria y comenzase la construcción acelerada de la “muralla de Trump” en la frontera sur y la “muralla de Walker” en la frontera norte con el Canadá, los Estados Unidos tenían más huecos en su frontera que un queso gruyere, así que los operativos de ISIS no afrontaron problemas en cumplir sus objetivos.

La segunda parte del plan requería establecer contacto con los líderes de la numerosa población musulmana (aquellos que han sido convertidos al Islam) en las cárceles de los Estados Unidos, ya que el éxito del día de la venganza islámica requería que se produjesen levantamientos simultáneos en las cárceles norteamericanas con mayor población musulmana. Los operativos de ISIS se habían instalado en las inmediaciones de las principales grandes ciudades del país para que la operación tuviese el mayor impacto posible. Contaron con el apoyo de algunas organizaciones radicales que ya estaban predispuestas contra la “dominación blanca” de la sociedad y que ya habían comenzado a asesinar fríamente a policías en varias ciudades del país. También se buscaba sumar a la rebelión a las bandas de delincuentes violentos como MS-13, sobre todo los de origen latino, que esperaban ser deportados una vez que el nuevo presidente republicano tomase posesión.

La tercera fase del plan consistía en atacar esas prisiones desde afuera con camiones explosivos, abriendo boquetes en los muros y las cercas de alambradas para facilitar el escape de los reclusos musulmanes dispuestos a sumarse a la operación. Los comandos de ISIS también atacarían las torres de control con francotiradores para eliminar los guardias. Una vez que los musulmanes fueran liberados, ISIS esperaba que miles de reclusos no musulmanes y los miembros de las bandas de delincuentes y de radicales se uniesen a la rebelión.

El colofón de la operación consistía en atacar de forma relámpago las armerías de esas mismas ciudades –clave para armar rápidamente a miles de combatientes– y después asaltar estaciones de policía, incluso las bases de la Guardia Nacional para ocupar armamento pesado y controlar los puntos clave de entrada y salida: puertos, aeropuertos, estaciones de trenes. También serían cerradas las autopistas con la voladura de puentes claves que convertirían a las poblaciones en rehenes cautivos de ISIS. Los operativos de ISIS también contaban con que miles de presos no musulmanes, liberados durante esta fase, quizás también desearían unirse a la rebelión para beneficiarse del gran caos social que esta produciría, con el fin de obtener ganancia propia al tener luz verde para cometer todo tipo de fechorías y para querer ser parte activa de un escenario apocalíptico en los Estados Unidos reminiscente de la rebelión de Espartaco en el imperio romano. Seguro que a partir de ahora, pensaban muchos de los prisioneros liberados, Estados Unidos sería más selectivo antes de mantener la población penal más grande del mundo (más de dos millones con cerca de 340 mil reclusos convertidos al Islam).

El resto es historia. La operación logro tomar varias ciudades de los Estados Unidos. Chicago, Los Ángeles e incluso Washington DC, donde tanto el presidente, como todo el Congreso, tuvieron que ser evacuados urgentemente a un lugar seguro en otros Estados. En estas ciudades víctimas, los asaltos a las estaciones de policía y a las bases de la Guardia Nacional fueron exitosos debido a la sorpresa de la operación y su planeamiento metódico, pero lo mismo no ocurrió en el resto del país, donde la tenaz resistencia de la policía y la guardia nacional, incluso de los ciudadanos con armas, lograron mantener en jaque a las fuerzas musulmanas hasta que se pudo restablecer el orden y arribasen fuerzas adicionales desde el resto del país. Pero esas tres ciudades sufrieron miles de bajas militares y civiles, además de ser testigos de la violación salvaje de miles de mujeres y niñas por varias semanas y de la decapitación de sacerdotes cristianos, hasta que el ejército logro retomarlas, en batallas que recordaron las escenas de las ciudades destruidas en la guerra civil siria. El mundo vio la película de principio a fin por las grandes cadenas televisivas y gracias a que miles de ciudadanos tomaron las escenas en sus teléfonos iPhone. Ya le llaman la primera e-guerra.

El público americano, furioso por la afrenta a su orgullo como potencia líder de Occidente, elige un Presidente Republicano el 8 de noviembre, apenas unos días después que se apagasen los fuegos y se restableciese el orden público. El nuevo Presidente, cuya promesa de campaña fue llevar la guerra a ISIS mediante una coalición de países dispuestos a enviar tropas para atacar a los terroristas en el terreno en Irak, Siria y Libia, comienza la operación el mismo día del inicio de su mandato. Finalmente, con la derrota de ISIS en el terreno, el mundo occidental vuelve a respirar en paz. La ocupación de esos territorios y la partición de Irak y Siria en zonas que reconocen las fronteras entre los kurdos, los chiitas y los sunitas, produce una paz que es ahora monitoreada y garantizada por los cascos azules de las Naciones Unidas. Los emigrados sirios comienzan a regresar en masa a su país y el mundo agradece el renovado liderazgo americano.

El Congreso de los Estados Unidos, que mantuvo la mayoría republicana con un mayor componente del Tea Party y que ahora funciona en un recinto alterno debido a que los terroristas volaron el Capitolio durante la revuelta, ha comenzado un proceso de investigación para llegar a dilucidar las causas de tal falla en la inteligencia del país. Varios funcionarios de la administración Obama ya están siendo encausados por el Departamento de Justicia y se espera que hasta el mismo Obama tenga que testificar ante el Congreso. El Presidente andaba jugando golf el día anterior a la revuelta, a pesar de que había ciertos indicios de que algo grande se estaba planeando por parte de ISIS. Omar fue capturado por un comando kurdo y será ejecutado por ahorcamiento en unas semanas, como resultado de los juicios tipo Nuremberg organizados por las potencias de la coalición.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Roberto Manuel Lozano

Roberto Manuel Lozano

Roberto Lozano (La Habana, 1959). Analista, ensayista, licenciado en Economía por la Universidad de La Habana en 1981. Tiene una Maestría en Relaciones Económicas Internacionales (Universidad de La Habana, 1985), una Maestría en Relaciones Internacionales (Universidad de Miami, 1989) y una Maestría en Economía (Universidad de Miami, 1998). Es autor de decenas de artículos publicados en revistas especializadas, periódicos y blogs en Internet, y como capítulos en libros académicos, sobre la realidad socioeconómica cubana y las relaciones con la extinta Unión Soviética. Fue investigador asociado en INFO-SOUTH, en la Universidad de Miami, entre los años 1989 y 1995. Actualmente reside en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Inspira America rinde homenaje a Antunez. ‘El Espejo’ en el Museo de la Diáspora Cubana:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Orlando Fondevila

Oración a la rosa

Orlando Fondevila

                  No por gusto te besan, oh rosa, los poetas. Es tu oficio perfumar las hendiduras y enredarte en los espacios coloquiales

0 comentario Leer más
  Gastón Baquero

Palabras escritas en la arena por un inocente

Gastón Baquero

                  Yo no sé escribir y soy un inocente. Nunca he sabido para qué sirve la escritura y soy un inocente. No

0 comentario Leer más
  Amir Valle

Hoy almorzaremos con El Duque

Amir Valle

A Demetrio Ruiz, que murió en Boston, huyendo de sus fotos de pelota, todavía hoy pegadas a la sala de su casa, en Miami.   Un comemierda. De eso tiene

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami