Neo Club Press Miami FL

4 de julio, Estados Unidos: De la independencia a la felicidad

 Lo último
  • Historia del Día de las Madres   Aunque en tiempos de la antigua Grecia ya se celebraba el día de Rea, gran madre de los Dioses, el moderno Día de las Madres recibiría carácter oficial en...
  • Una lección del alma   De particular importancia -aunque no recibiera la repercusión que merecía en los medios de prensa- resultó la última serie de conferencias sobre cultura cubana que tuvo lugar hace pocos...
  • ¿Quién inventó a Fidel Castro?   ¿Quién inventó a Fidel? Dígase quiénes lo promovieron y financiaron. Dicen que la KGB soviética, el sionismo internacional, Herbert Matthews y el New York Times, el super millonario Rockefeller,...
  • Historia de San Valentín o Día de los Enamorados   La influencia anglosajona en Occidente y el mundo en general ha hecho del Día de San Valentín, o Día de los Enamorados –que se celebra todos los 14 de...
  • Enemigo que huye…   Corría el año de 1865 cuando se produjo una pequeña conmoción durante el evento anual de la Academia de Medicina de Nueva York. Ocurrió cuando el diplomático ─en realidad...

4 de julio, Estados Unidos: De la independencia a la felicidad

4 de julio, Estados Unidos: De la independencia a la felicidad
julio 03
09:00 2016

 

El 4 de julio, día feriado, se conmemora la Declaración de Independencia de Estados Unidos, firmada en 1776. De esta manera, 240 años de soberanía se cumplen este lunes.

No obstante, la Declaración, que pretendía explicar oficialmente por qué las Trece Colonias habían declarado su independencia de Gran Bretaña, se convirtió bien pronto en un documento simbólico que resumiría el espíritu libre y creativo con que la nueva nación entraba pisando fuerte al concierto de la comunidad internacional.

Los padres fundadores –John Adams, Benjamin Franklin, Alexander Hamilton, John Jay, Thomas Jefferson, James Madison y George Washington, entre otros— concibieron un párrafo fundamental dentro de la Declaración:

“Sostenemos que estas verdades son evidentes por sí mismas: que todos los hombres son creados iguales, que son dotados por su Creador con ciertos derechos inalienables, que entre estos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad. Que para asegurar estos derechos, se instituyen gobiernos entre los hombres que derivan sus poderes legítimos del consentimiento de los gobernados. Que siempre que una forma de gobierno tienda a destruir esos fines, es derecho del pueblo alterarla o abolirla e instituir un nuevo gobierno que se funde en dichos principios y organice sus poderes en la forma que a su juicio ofrecerá las mayores probabilidades de alcanzar su seguridad y felicidad”.

Dentro de dicho párrafo, sobresale un concepto clave, el de la “búsqueda de la felicidad”. El gobierno no puede dar felicidad a las personas per se, pero sí facilitar que los ciudadanos puedan buscarla, agenciársela por sí mismos, garantizándoles un marco de convivencia estable y de derecho, en apego a la ley, que fomente no la igualdad de resultados, sino de oportunidades.

Este concepto ha garantizado la prosperidad americana durante 240 años.

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Luis Jiménez Hernández

Los peces no bailan rumba

Luis Jiménez Hernández

Imperceptible, el tenedor choca de regreso contra los dientes, luego la boca de Berenice García, que disimuladamente evita atraer la atención de los otros comensales con los sonidos de sus

0 comentario Leer más
  Rebeca Ulloa

El dulce del frasco

Rebeca Ulloa

¡Qué susto! Tres de la madrugada y aquel teléfono timbra que timbra. En un segundo pensé diez mil cosas y ninguna buena, por cierto. Un sí, seco y adormilado del

0 comentario Leer más
  Ana Ajmátova

La mujer de Lot

Ana Ajmátova

Pero la mujer de Lot miró hacia atrás y se convirtió en una columna de sal. 14 Génesis Y el hombre justo acompañó al luminoso agente de Dios por una

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami