Neo Club Press Miami FL

La Isla que golpea impunemente

La Isla que golpea impunemente

La Isla que golpea impunemente
septiembre 10
05:03 2013

Seis, tal vez siete meses antes de venir a Miami, hice un viaje desde Cienfuegos hasta Las Tunas. A medida que ganábamos carretera le comentaba a alguien muy especial para mí –de hecho, la única persona que sabía de mi inminente viaje debido a la proximidad que guardábamos; tocado asimismo por una melancolía delirante acentuada a ratos– que me dolía enormemente dejar atrás Cuba.

A ambos lados del irregular asfalto se mostraba un paisaje hermoso. Un verde incomparable, que solo conseguí regalarme por segunda vez en un sitio que ni remotamente en ese segundo pensaba visitar: hablo de Brasil, de la “rodovía” que va de Sao Paulo capital hasta Itapuí.

Recuerdo que con mis ojos embebidos de lágrimas, sin vergüenza alguna además por esa predisposición que ofrece el alcohol a quedar expuestos, abrazándola le susurre casi para que el resto de los que iban en la apretada guagua no me escucharan: –Carajo, este es mi país, y me duele dejarlo y no saber cuándo regrese.

Ella me respondió con esa templanza que tanto yo saboreaba en su carácter: –Denis, la patria son los afectos que te llevas y los que vas a encontrar allá. El reencuentro con viejos amigos. La esperanza de que nos reunamos de nuevo los dos, con nuestros hijos, lejos de este infierno repleto de dualidades e inmoralidad. Lo que ves a tu alrededor –-concluyó besándome con ternura– es puro cartón postal que imagino ha de sobrar en el mundo.

Hoy, nueve años después, confieso, a riesgo de que hiera la comprensión de algunos, que ella tenía razón. Y digo, inmerso en el conflicto que presupone una opinión como esta para los que todavía sudan, padecen a la isla, que Cuba me comenzó a hartar y me la he ido sacando poco a poco de adentro.  La razón es simple, nada hay que pueda motivarme de un país (aunque sea en el que nací) donde la duplicidad más deshonesta habita en una buena parte de la sociedad que lo compone y la aberración sea política de estado. Por supuesto, eso no significa que haya dejado de ser cubano. Y claro, igual hay excepciones dignas, y ese es el ejemplo de la actriz Ana Luisa Rubio.

¿Y qué sucede con gente así, que decide no pactar más con la hipocresía, con una dictadura que no cesa en su empeño por coartar todo tipo de libertades en lo que actualmente se vende al mundo como “un proceso que va reestructurándose”? ¿Qué alegato favorable puede someterse a juicio para justificar una barbarie como la golpiza que le han dado a una mujer por el sólo motivo de disentir y apartarse del rebaño? ¿Con qué argumentos cuentan ahora los que desde aquí, en Miami, sirven de enlace, de “limpiapeceras” de un estanque putrefacto como el cubano, y que a diario se esfuerzan por construir un puente seguro que simplemente intenta garantizar la perpetuidad apacible de una casta?

Váyanse a la mierda fariseos de las dos orillas. El testimonio gráfico que se mueve en la Web prueba que ese país, del que me he ido desaguando en casi una década, merece únicamente aborrecimiento mientras sea regentado como una finca a la usanza de las novelas de Dora Alonso, y se irrespete en grado sumo la dignidad humana.

http://denisfortun.blogspot.com/

Compartir

Sobre el autor

Denis Fortún

Denis Fortún

Denis Fortún (La Habana, 1963). Poeta y narrador. Artículos y crónicas de su autoría, con un toque humorístico sobre la cotidianeidad en Cuba y su exilio, aparecen con regularidad en bitácoras de otros autores, y en diversos ciberportales y revistas. Textos suyos han sido incluidos en antologías de narrativa y poesía en Cuba, México y Estados Unidos. En Miami, donde reside actualmente, edita el blog Fernandina de Jagua. Ha publicado el poemario “Zona desconocida”, “El libro de los Cocozapatos” (narrativa) y “Diles que no me devuelvan” (crónicas).

Artículos relacionados

1 comentario

  1. Pantalla gigante
    Pantalla gigante octubre 02, 11:39

    ¡Hola! .Me gustaría dar un enorme aprobado por amena información que tenemos aquí en este blog . Voy a volver muy pronto a leeros con esta web.

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner entrevista a Catalina Serrano

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

1 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más