Neo Club Press Miami FL

A garabatos

 Lo último
  • Jiribilla Así es como termina el mundo, no con una explosión sino con un lamento. T. S. Eliot                 Esta mañana al levantarme He...
  • Sonámbulo                   Si fuera el enemigo al que le quebré su corazón cuando lo resucitaba de su propia violencia. Si pudiera mirar en...
  • Celda número cero (XIX)                   Yo asesiné en París a una muchacha, le recité a Verlaine, la llevé a Montparnase, ella creyó que estaba ingrávida en...
  • José Martí me escucha mientras llueve Dos patrias tengo yo: Cuba y la noche. José Martí                 Difícil, José, arrojar el tiempo montaña abajo y luego descender como si...
  • El Punto Nemo Ya sé que no soy incomprendido, lo supe al descubrirme donde se abandona un incomprensor, perdí mucho tiempo en esa etapa. El tiempo, lo único irrecuperable: a él no le...

A garabatos

A garabatos
marzo 08
11:34 2016

para José Kozer, por supuesto

 

 

 

 

 

 

 

 

Rosseta soñé,
piedra de los
Jeroglíficos.
Dígase: primer
intento, ¿pentecostal?
¡Qué va, egipcio!
Vaya suerte
–la nuestra– de
babel-izarlo todo.
Y en la torre
aquel barullo
cada uno
por su lado
la lengua que
buenamente
bal-bucear
pudo.
En todos los muros:
mezco-lanza.
Arroz con mango
divino pero más:
humano, necesario.
Garabatos,
santo y seña
del Sonido.
Runa o ideograma.
Morse de los que no callaron.
Del kanji a la tabula rasa.
Y otra vez, al revés.
Dígalo sí, sin miedo:
¡la palabra! Mastique,
saboree, rumie y devuelva:
El teje-madeje de los signos.

Sobre el autor

Amaranta Freya

Amaranta Freya

Amaranta Freya (La Habana, 1971) estudió Ing. en Telecomunicaciones, Programación de aplicaciones y sistemas en IBM y es Máster en Relaciones Internacionales por la Universidad Autónoma de Barcelona. Trabaja como profesora de asignaturas demasiado técnicas y muy lejanas a la literatura como: Diseño de Interfaces gráficas, Diseño Web y Programación en Suecia, país donde reside desde hace ya casi veinte años. Sin embargo, es lectora ávida y empedernida y piensa que los lenguajes de programación son también un modo de entender la comunicación y la literatura como forma vital de expresión que ha sido siempre su única y gran pasión. Se considera una lectora vehemente, escribe poesía esporádicamente, aunque también tiene inéditos algunos cuentos y ensayos. Junto a otros creadores y escritores, participa en proyectos de difusión de la lectura y la cultura en general. No ha publicado ningún cuaderno ni libro de poesía, no ha concursado ni ganado premio alguno, es la primera vez que aparece algo suyo en una publicación escrita.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Gabriel Barrenechea

Cháchara de muertos

José Gabriel Barrenechea

Es sábado en la noche. Mi esposa me ha arrastrado aquí, de visita a casa de una amiga suya. Ellas dos, que ya se acercan o han llegado a los

Leer más
  Otilio Carvajal

El discurso tanático de Félix Anesio

Otilio Carvajal

  Hoy bebo una taza de café amargo en un lugar ajeno que se llama exilio[1] El uso manifiesto de lo tanático es muy frecuente en la poesía cubana desde

Leer más
  Luis de la Paz

Lilliam Moro, de la mano de un ángel

Luis de la Paz

Hace unas semanas, durante la presentación en el Centro Cultural Español de su libro Contracorriente, poemario por el que recibió el Premio Internacional de Poesía “Pilar Fernández Labrador”, en Salamanca,

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami

Carlos Alberto Montaner – El por qué de los ataques acústicos en Cuba