Neo Club Press Miami FL

A la espera de un milagro

 Lo último
  • Nadie está a salvo con el castrismo El castrismo es un proyecto que cree y creerá de manera absoluta en la guerra eterna. No concibe otra manera de mantenerse en el poder. Desde antes de adueñarse del...
  • Cuba y Norcorea, unidos en un ideal Ahora que Washington considera la posibilidad de cerrar la embajada de Estados Unidos en Cuba, a causa de inexplicables ‘ataques acústicos’ contra sus diplomáticos en La Habana, cabe recordar que...
  • Cuba y Venezuela, la lucha por la supervivencia El pueblo cubano es, históricamente hablando, uno de tipo intolerante, cainita, en el cual predominan las fuerzas centrifugas y disolventes antes que las de la cohesión nacional. Un pueblo forjado...
  • Despojarse del castrismo: La asignatura pendiente Me pregunto si vivimos el fin del castrismo. Si es una ilusión, un viejo anhelo o una realidad difícil de creer después de tantos años. El epílogo, dilatado y convulso,...
  • Los hispanos y la grandeza americana Llegué a Panamá a los pocos días de la invasión norteamericana de diciembre de 1989. Mayín Correa, quien luego sería la popularísima alcaldesa de la capital, me había conseguido una...

A la espera de un milagro

A la espera de un milagro
mayo 06
06:29 2016

 

Sinceramente yo esperaba un milagro el día de los trabajadores en Cuba.

Carteles alusivos a los precios exorbitantes y los bajísimos salarios, en contra de las enormes utilidades de las Tiendas de Recuperación de Divisas, TRD, en manos de los generales (por encima del 300%); alguien gritando consignas en contra de la insostenible situación de la vivienda, la destrucción de ciudades completas, el deterioro de los servicios médicos, la depauperación del sistema educativo; esperaba ver un cartel pidiendo mejor transporte público o que el gobierno invierta, al menos, una parte de los enormes recursos que ingresa vía esas TRD en arreglar las calles, los servicios públicos, los drenajes y alcantarillados, el suministro de agua potable, servicios que literalmente dejaron de existir hace años.

Esperaba ver a alguien gritando en contra de la descomposición social, la corrupción galopante, los lujos y excesos de la clase gobernante, sus hijos y parentelas.

Esperaba manifestaciones espontáneas en contra de las “entidades empleadoras”, la forma que utiliza el gobierno para apropiarse de más del 80% del salario que pagan las empresas extranjeras que emplean ciudadanos cubanos en territorio nacional.

Esperaba ver a nuestros sufridos médicos, enfermeras y personal de la salud que presta sus servicios en el extranjero, protestar por sus condiciones de contratación y trabajo, exigir que el gobierno no se robe el 90% de lo que los gobiernos extranjeros pagan por su labor.

Entonces observo en la tribuna del desfile a la cúpula partidista; el Comandante de la Revolución Ramiro Valdés, el Primer Vicepresidente Miguel Díaz-Canel, el General de Ejército Raúl Castro, el Segundo Secretario del PCC José Ramón Machado Ventura, el Secretario General de la CTC, Ulises Guilarte y otros, saludando a la “masa” perfectamente organizada y controlada que desfila a los pies de su “dirigencia”, como borregos al matadero.

Caigo en cuenta que Ulises Guilarte, secretario general de la Central de Trabajadores, el mismísimo Secretario General de la CTC, es también miembro del Buró Político del Partido Comunista de Cuba.

Y recuerdo que en Cuba hasta la “Asociación Nacional de Empinadores de Chiringa” tiene que ser organizada, dirigida y controlada por ese Partido para ser considerada “oficial” y no caer dentro de la clasificación de organización “disidente” con sus correspondientes implicaciones (represión, alienación, persecución…).

“Como de rayo” descubro y comprendo el corporativismo totalitario.

Nota:

El corporativismo es un sistema de organización o pensamiento económico y político que considera a la comunidad como un cuerpo orgánico.

En la ciencia política, el término “corporativismo” se utiliza para describir el proceso mediante el cual un Estado se apropia el derecho de dar licencia, reglamentar, dirigir y controlar organizaciones sociales, religiosas, económicas o populares, con el fin de concentrarlas en un solo cuerpo colectivo afín a sus intereses.

Así, se puede usar el término “corporativismo” cuando estos Estados restringen el desarrollo ciudadano o limitan la capacidad ciudadana de desafiar la autoridad estatal mediante el establecimiento de organizaciones controladas y dirigidas verticalmente (que presentan como su “sociedad civil”), como la fuente de su legitimidad.

Los modelos corporativistas totalitarios se basan en la formación de grupos corporativos que controlan a los ciudadanos en todas las facetas de su vida, mediante su afiliación obligada a colectivos y organizaciones que abarcan todas las esferas de la vida social, económica y política; desde productores agrícolas hasta grupos étnicos, laborales, científicos, religiosos, culturales, organizaciones políticas, de vecinos, etc.

Organizaciones que son utilizadas para implementar sus políticas totalitarias y reprimir cualquier tipo de oposición.

Sobre el autor

José Fernández Cambas

José Fernández Cambas

De origen cubano, Fernández Cambas está especializado en investigación periodística y social. Por varios años trabajó como Freelance acumulando amplia experiencia en los procesos de Curación y Creación de contenidos e investigación. Su formación abarca desde el Periodismo y la Fotografía hasta un Diplomado en Alta Dirección impartido por el ITESM (Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey). Reside en México.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Las buenas empresas privadas nos benefician: El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Breves apuntes sobre la brevedad

José Hugo Fernández

1-Augusto Monterroso, artífice de la brevedad literaria, se encontró cierta vez con un presunto lector, quien le dijo que estaba leyendo una de sus obras, El dinosaurio, que es justo

0 comentario Leer más
  Rafael Vilches

Y si murmuro

Rafael Vilches

                  Si mis labios dicen libertad, mi corazón esponjado late, por esta isla que son mis ojos atravesados por el mar, por

0 comentario Leer más
  Philip Larkin

Tres tiempos

Philip Larkin

                  Esta calle vacía, este cielo gastado hasta lo insípido, este aire, un tanto indistinguible del otoño como un reflejo, constituyen el

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami