Neo Club Press Miami FL

A la plaza por una apertura en Cuba

A la plaza por una apertura en Cuba

febrero 18
20:26 2011

Plaza_CivicaMe pregunto y me respondo: ¿Ha cambiado mi opinión de desear para Cuba, después de un proceso largo y complejo de tres generaciones viviendo bajo la tutela de una dictadura, una evolución de cambios organizados, graduales, pacíficos y pactados entre todos los cubanos de dentro y de afuera?

No. Siempre he remado dentro de Cuba y en el destierro por ese escenario. Uno de los más salvajes actos de repudio oficiales del régimen, encabezado por Robertico Robaina y Felipe Pérez Roque, tuvo lugar en 1990 saliendo yo de la casa del histórico luchador contra dictaduras Gustavo Arcos Bergnes, después de firmar y hacer público nuestro llamado a sentarnos entre cubanos de los dos bandos en una Mesa Nacional a debatir los problemas de Cuba. No. Yo no he cambiado. Son los totalitarios los que no salen de sus refugios a debatir con aquellos compatriotas que no aceptan la servidumbre.

¿Será por ese atrincheramiento, ese miedo del régimen a reconocer que hay una cantidad considerable de cubanos en desacuerdo con el sistema vigente, que he estado pensando en otros escenarios para forzar una apertura en la Isla? Sí.

Ellos han provocado que defendamos nuestros derechos frente a los Ventura y los Carratalá de esta época por otras vías, mediante la exigencia cívica, sin recurrir a la violencia. ¿Estamos justificados como pueblo para hacerlo? Mucho. Cuando no hay opción, cuando no se oyen los clamores, dolores e ideas de la mayoría del pueblo, y sólo se hace obra de teatro con falsos y cobardes diputados y un congreso de militantes que vota con las dos manos en alto todo lo que le presenten, estás obligado a levantar la cabeza. Del pueblo cubano depende todo. No hay países pobres, hay seres humanos pobres de alma y espíritu. No creo que ningún país sea mejor que otro. Si otros se han quitado el yugo, ¿por qué los cubanos no?

Me pregunto ―a título personal― por qué no ponemos a prueba al ejército y al Minint de nuestro país. Comprobemos si serán fieles a su pueblo, como ocurrió en Egipto, o fieles a la dictadura. Sentémonos medio millón de cubanos durante dos días en la Plaza, frente al busto de Martí, reclamando la renuncia de los faraones cubanos para comenzar, entre todos, una apertura nacional.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Olivera Castillo

Pan (de yeso) y circo

Jorge Olivera Castillo

                El circo no es el pasatiempo donde lavamos las llagas del hambre con sonrisas espontáneas y puras. Tampoco es el lugar para

0 comentario Leer más
  Juan Carlos Recio

Para desalmar un cadáver

Juan Carlos Recio

                Si no estás dispuesto a perdonar y todo lo que das es sombras cómo pudieras ser el amado cómo irías hasta el

0 comentario Leer más
  Luis Jiménez Hernández

En primera persona

Luis Jiménez Hernández

                no escribo versos en primera persona, ser decadentes es un oficio cruel como el de jugar a ser Dios. Pero hoy escribiré

1 comentario Leer más

Festival Vista Miami