Neo Club Press Miami FL

‘Abajo quien tú sabes’ y el humor político

‘Abajo quien tú sabes’ y el humor político

‘Abajo quien tú sabes’ y el humor político
marzo 14
10:38 2014

Desde los inicios de la historia, las personas se han burlado de aquellos en el poder: faraones, reyes y políticos. Comenzando con los grafitis en Pompeya y terminando en el humor subversivo en el socialismo real, los chistes políticos surgen y se repiten siempre por la misma razón: poner en ridículo la autoridad. En el mundo sin represión de los chistes, las pretensiones, los engaños y la doble moral, muchas veces asociados al poder, son vistos a través de prismas reales, y mostrados en su verdadera dimensión. En los sistemas sin libertad han sido, y serán, la voz del pueblo. Cada broma, según el escritor británico George Orwell, es una pequeña revolución.

La mayoría de los chistes políticos pueden ser adaptados a diversas situaciones, personajes y lugares sin perder su validez, particularmente en países donde los regímenes autoritarios reprimen la libertad de expresión. Tienen, como común denominador, que nadie sabe quién los inventa, y pasan de boca en boca entre esa mayoría silente, el pueblo a quien se le ha privado de medios legítimos de expresión. Los países que más necesitan de un mejor gobierno, son también los que más necesitan de estos chistes susurrados. La magnitud de cuánto lo necesitan, casi siempre puede ser medida por el número de chistes o historias satíricas que han creado o adaptado a sus circunstancias.

Según los sociólogos, para que se pueda hacer un chiste es necesario que haya un estereotipo que sirva de referencia. El chiste juega con la complicidad de que, sin decirlo, todo el mundo conoce el estereotipo. Entonces, su exageración o su inesperada o sorprendente negación, es precisamente lo que nos hace reír. Es por esto que los tipos de chistes más frecuentes corresponden con la realidad o prevalencia de los estereotipos en las diferentes épocas. Así los chistes de curas, por ejemplo, han predominado en determinadas etapas y no en otras. Los chistes sobre sociólogos son muy poco frecuentes, y todo lo contrario ocurre con los chistes sexuales. Sobre psicólogos y médicos en un tiempo no eran frecuentes, pero luego sí, y sus figuras cristalizaron en estereotipos con el transcurso del tiempo. ¿Y los chistes políticos? Estos surgieron con el inicio mismo del poder y han prevalecido desde los inicios de la historia, y es por esto que Kiko Arocha presenta su libro Abajo quien tú sabes esta noche en Café Demetrio.

http://www.amazon.com/Abajo-qui%C3%A9n-t%C3%BA-sabes-socialismo/dp/1496142365/

Texto de presentación de la compilación de Kiko Arocha “Abajo quien tú sabes”, leído por la autora en la tertulia La Otra Esquina de las Palabras el viernes 14 de marzo de 2014.

Abajo quien tú sabes es el título perfecto para esta compilación. Esta frase es cómplice, encierra un mundo de información y la mayoría de nosotros la hemos usado con frecuencia. Quién es “quien tú sabes” no hay que decirlo, es quien tú sabes, el mío, el tuyo, y el de todos. No importa que no sea el mismo, es quien tú sabes. Es historia.

Y Abajo quien tú sabes, el libro, también tiene su historia y hasta su humor propio. Es la cuarta edición de un trabajo que comenzó en 1992 y duró inicialmente dos años, durante los cuales Kiko Arocha recopiló clandestinamente todo tipo de chistes contra el gobierno de Cuba, que la mayoría de los que estamos aquí esta noche, entre otros millones, nos encargábamos de contar en fiestas, reuniones, apagones y todo tipo de evento social. Kiko contó con la ayuda de un grupo muy limitado de amigos y familiares cercanos. De lo contrario, la fiesta le hubiera durado muy poco. En 1994, un amigo “extranjero” —palabra casi santa en Cuba— lo ayudó a hacer llegar una copia del manuscrito a su hermana Yoli, aquí en Miami. Así llegó a manos de Juan Manuel Salvat, de la Casa Editora Universal, quien la publicó inmediatamente, en este mismo año 1994, bajo el seudónimo de Arly. Así nació la primera edición, llamada “Chistes de Cuba sobre la revolución”, con 350 chistes, que aún se sigue vendiendo.

Pero siguiendo la historia de Kiko en Cuba, por aquel tiempo pudo realizar esta compilación con cierta facilidad porque trabajaba en una embajada, lejos de la mirada directa de quienes podían acabar con sus planes. Entonces pensó que era el momento de hacer una copia digital extra, así que decidió cifrar la información, y guardarla como si fuera un diccionario alemán que estaba incluido en el programa Word Perfect. Como Kiko, además de publicar libros y compilar chistes conoce de computación, guardo el archivo electrónico codificado en el disco de Word Perfect, como si fuera el diccionario alemán, junto con los demás diccionarios de otros idiomas. Poco tiempo después, recibió en su casa la visita de seis miembros de la seguridad del estado que le hicieron un minucioso registro durante seis horas y le secuestraron 144 disquetes, uno de los cuales contenía el libro de chistes. Y este es casi el primer chiste del libro de chistes de Kiko, a la vez en manos de los “segurosos” y en Miami. Y estaba destinado a ser un best seller.

La segunda edición del libro se publicó en 1997 por la editorial Alexandria Library, que Kiko había fundado en Miami, en 1995. Incluía 500 chistes, y todos seguían siendo básicamente sobre Cuba y el proceso sociopolítico cubano.

La tercera edición, en el 2003, contó con 750 chistes. Para entonces Kiko había estudiado el tema del humor político como para darse cuenta de que muchos de los chistes que circulaban en Cuba no eran originarios de Cuba, sino adaptaciones de los que se decían en otros países del llamado “campo socialista”.

Y llegó la cuarta edición, la que presentamos hoy, esta vez con otro título. Creo que Kiko disfrutó tanto con su preparación, que no estoy segura si quería ponerle punto final, pues cada vez que lo llamaba me decía, “aquí, muriéndome de la risa”, y no perdía ocasión para contar chistes. Ayer mismo, temprano en la mañana, pasé por su casa para recoger este ejemplar y antes de los buenos días me dijo, mira, mira este, y me leyó otro… Así concluyó esta edición con cerca de mil chistes, que incluyen prácticamente todos los de los libros anteriores, más una sección llamada “de los hermanos socialistas”.

Es muy reconfortante saber cuándo una obra deja una impronta que servirá para reconocer parte de la historia sociopolítica de un país. Es el caso de este libro. No existe antología tan completa sobre el humor político en el socialismo, ni en español ni en otro idioma. Muchos sociólogos han analizado el humor político en obras escritas en idioma inglés y con referencia casi exclusiva al campo socialista de Europa, en las que Cuba apenas se menciona. No existe este tipo de estudio para los lectores en idioma español, así que esta compilación, además de ayudar a recordar los chistes y las situaciones que los generaron, y además de hacernos reír al evocar momentos que muchas veces nos causaron indignación, les podría servir a los sociólogos, filósofos e historiadores para el análisis de la expresividad popular a través de los chistes sobre el socialismo en Cuba y en general los chistes políticos.

Kiko Arocha es un hombre inteligente con capacidad de análisis e inclinación hacia la búsqueda de información, gracias a lo cual ha logrado que su editorial Alexandria Library Publishing House se haya adaptado a las nuevas tendencias de la industria editorial, que está patas arriba por estos tiempos o, dicho con mayor elegancia, en proceso de transformación. Kiko está trabajando en función de los cambios que ya existen, a la vez que se proyecta para los cambios que vienen, con ideas y proyectos que los escritores agradecen. Por lo tanto, no es de extrañar que mientras la mayoría de nosotros nos reíamos con los chistes, ya él los estaba compilando.

Veamos lo que han dicho algunas personas importantes sobre los chistes, en particular los políticos.

Freud, en su libro El humor y su relación con el inconsciente, de 1905, refirió que: “La agresión es la fuerza motivadora del humor. No significa resignación, sino rebelión. El humor desenmascara verdades ocultas y ofrece momentos de relajación a la mente. No significa solamente el triunfo del ego, sino el del placer, no importa las circunstancias desagradables o reales. Haciendo a nuestros enemigos inferiores, despreciables o risibles, logramos de una manera indirecta el disfrute de hacernos superiores a él. Esos chistes son críticas agresivas contra personas en altas posiciones que reclaman para sí la autoridad. El humor representa una rebelión y una liberación de la presión a la que se está sometida”.

Según palabras de Vladimir Bukowski, activista político, psiquiatra y escritor: “La sociedad le debe un monumento al chiste político y especialmente al popular en los países socialistas, donde la gente está privada de información, no existe la prensa libre, y la opinión pública, censurada o suprimida, halla su expresión de esta forma”. Repleto de información, dijo Bukowski, un chiste soviético vale por volúmenes enteros de ensayos filosóficos. Un simple chiste deja al descubierto los trucos de la propaganda política. El humor ha sobrevivido en los tiempos más duros, se ha enraizado y se ha multiplicado en familias de chistes. En ellos se puede estudiar la historia completa del régimen soviético. En los chistes se pueden encontrar elementos de los que no quedan trazos en las fuentes impresas, y es la opinión sobre determinados eventos, y sucesos puntuales.

Hay investigadores que opinan que la mayor cantidad de anécdotas se produjo en la extinta Unión Soviética, y las mejores proceden de Rumanía. Los sociólogos han estimado que la cortina de hierro fue porosa para los chistes, fugándose al Occidente entre mil y mil quinientos de ellos. El primer libro sobre los chistes en el socialismo fue El Kremlin y el pueblo, publicado en Múnich en 1951, donde se declara que la condena típica por hacer un chiste antisoviético era cinco años de prisión. El tema ha conseguido la atención de numerosos sociólogos, y se han escrito decenas de ensayos y libros al respecto.

Pero en la vida cotidiana, los que inventan los chistes no conocen ni su análisis, ni su origen ni de su evolución. Es una expresión espontánea, una forma de llevar el humor a sus vidas mientras hacen realidad, de forma casi inconsciente, lo que expresó el neurólogo y psicólogo austriaco Viktor Frankl, sobreviviente de varios campos de concentración, en su libro El hombre en busca de sentido:

“El intento a desarrollar el sentido del humor y de ver las cosas con una luz humorística, es una especie de truco que se aprende mientras se perfecciona el arte de vivir. Es bien conocido que el humor, más que de lo que el ser humano puede crear, puede asumir distracción y habilidad para pasar por encima de cualquier situación, aunque sea solamente por algunos segundos. Por lo tanto, el humor es una de las armas más poderosas en la lucha por la auto preservación”.

No quisiera terminar sin agradecer a los incontables creadores anónimos de tantos chistes políticos, y también a quienes se han atrevido a mantenerlos vivos a través de su difusión cotidiana. Y por supuesto, a Kiko Arocha, quien con ingenio y tremenda paciencia se ha dedicado a adaptarlos y compilarlos.

http://clickeventonline.com/event/cultura/140314-Abajoquientusabes.htm

Sobre el autor

Vilma Cebrián

Vilma Cebrián

Vilma Cebrián es cubana, graduada de Ciencias Biológicas en la Universidad de la Habana y con un Diplomado en Administración de Negocios. Por más de 20 años ha trabajado en la distribución de libros. Actualmente es editora y distribuidora. Vive en Miami, Florida (cebrianv@gmail.com).

Artículos relacionados

3 comentarios

  1. Torcuata Benavides
    Torcuata Benavides marzo 17, 12:18

    Muy buena velada, con chistes ingeniosos muy comicos, comunicados por un buen narrador. Volvere por Cafe Demetrio.

  2. Armando Añel
    Armando Añel marzo 17, 12:58

    texto imprescindible, noche inolvidable. Gracias a Vilma y a Kiko

  3. Joaquín Gálvez
    Joaquín Gálvez marzo 19, 14:53

    Gracias a Kiko por su amena lectura y por compilar estos chistes políticos del socialismo(todo un fenómeno sociológico) , a Vilma por su magnífica presentación y, por supuesto, a Neo Club Press por la cobertura de este evento para recordar, así como a Wensceslao Cruz, que nos dejó la memoria fílmica.

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner entrevista a Catalina Serrano

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Sussette Cordero

Fragmentos

Sussette Cordero

                  Abro los ojos y me rompo por el centro Abajo soy un ciempiés Arriba pienso todavía como bajar del caballo Cavilar

0 comentario Leer más
  Armando Añel

Ecos de La Habana

Armando Añel

                  en el mar la vida es más sabrosa y sobre los escombros de la ciudad transcurre el mar como una gran

0 comentario Leer más
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

1 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más