Neo Club Press Miami FL

Agua que no has de beber

 Lo último
  • A ver a cómo tocamos El Gobierno cubano celebró con estupefacción pero con entusiasmo patriótico la sorpresa de que el Gobierno cubano, que es él mismo, haya ordenado a los nativos que viven en lo...
  • Del reino animal en Cuba 1 Cada vez me vuelvo más sensible. Cada vez protejo más a los animalitos. Exceptuando a las cucarachas. Una de las razones menores, por cierto, por las que me fui...
  • Miami, elegida mejor ciudad para vivir en Estados Unidos Según el portal de opinión y noticias Neo Club Press, Miami es la mejor ciudad de Estados Unidos para vivir. Aún mejor que Columbia, que quedó en segundo puesto según...
  • Regreso del hijo pródigo También fui budista. Me puse zen-timental y lo dejé, para tener tiempo de poner chistes como estos en los lugares y que la gente dijera “qué cómico eres, qué cómico...
  • Nicolás Guillén, cuatro leyendas   El poeta cubano Nicolás Guillén era de apellido Batista por parte de madre. Doy mi palabra que es así y que yo no tengo la culpa. Se llamaba Nicolás...

Agua que no has de beber

Agua que no has de beber
diciembre 22
22:46 2016

 

Tal vez nadie recuerde el cuento ‘El rey sabio’, de Khalil Gibran, en el cual los habitantes de un reinado se vuelven locos después de tomar agua de un pozo que ha sido contaminado por una bruja y deciden destronar al rey sabio que era muy bueno con sus súbditos y también un buen administrador y gobernante. El rey, para evitar ser depuesto, toma agua del mismo pozo y se vuelve loco y sus súbditos lo aman de nuevo porque, según ellos, recobró la razón.

La Isla del Dr. Madureau es una tierra de paradojas donde ocurre siempre lo contrario de lo que es razonable. El pozo de agua fue contaminado hace casi veinte años por el inefable Dr. Chavèze-Friasse, el padre putativo del Dr. Madureau, inspirado a su vez por el cadavérico Dr. Castreau. Los primeros en tomar agua de ese pozo fueron los gobernantes y se volvieron locos, queriendo controlarlo todo, expropiando tierras y empresas, imponiendo un severo control de las divisas, y estableciendo el parapeto de una ideología cuyo fin es esconder el hecho de que les interesa más el dinero y el poder que el pueblo de la isla. El pueblo era cuerdo, alegre y hospitalario, pero se dejó convencer por el Dr. Chavèze-Friasse que debía tomar agua de ese pozo. Y es así que en su gran mayoría los isleños se volvieron locos.

El Dr. Madureau goza poniendo al pueblo en aprietos y no existe nada mejor para ello que controlar la comida y la salud. Bajo su nefasto mandato, todo escasea y como un tropel de corderos, el pueblo hace colas kilométricas para tratar de comprar alimentos, mientras el Dr. Madureau vive la buena vida y no se priva de nada, recomendándoles de paso a los isleños que se pongan a dieta y que no usen ni mucha agua, ni desodorante, y que tampoco se enfermen, porque no hay medicinas y tampoco le da la gana dejar que se las regalen a la isla.

Y el pueblo va para allá y para acá en busca de un muslo de pollo, o de un paquete de harina pan, si no es que busca algo de comer en la basura y nunca relaciona su desdicha con el gobierno irresponsable y forajido del Dr. Madureau. No, en vez de expresar su rabia contra el estado policiaco, el pueblo se dedica a saquear las tiendas de los pobres diablos que se han atrevido a tomar el riesgo de montar negocios y crear empleos. La locura se ha apoderado de la isla, tal como lo deseaba el Dr. Madureau. Las masas no recuerdan que agua que no has de beber, déjala correr.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

José Luis Borja

José Luis Borja

José Luis Borja nació en Francia de padres españoles refugiados de la guerra civil. Estudió ingeniería electrónica en Toulouse. Por el texto “Dulce Venecia” recibió el Segundo Premio del IIº Certamen Internacional de Cuentos “Jorge Luis Borges-2008”, de la revista SESAM (Buenos Aires, Argentina). Suya es la novela histórica “Aroma de caña fresca”. Reside en Miami.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Cuánto valor cuesta no tener valor (fragmento)

José Hugo Fernández

Para Imre Kertész, el célebre escritor húngaro, Premio Nobel de Literatura en 2002, “el destino del varón en esta tierra no es otro que destruir lo tierno y lo bello,

Leer más
  Luis de la Paz

En los tiempos difíciles de Heberto Padilla

Luis de la Paz

    En una remotísima tarde de verano, sería el año 71, o tal vez el 72, el escritor José Abreu Felippe, a quien tanto le debo, me mostró un

Leer más
  Alcides Herrera

No me hables más

Alcides Herrera

                  El futuro soy yo y en él me siento. Es su bar. Me rodea Copenhague y una brisa futura me acaricia

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami