Neo Club Press Miami FL

Agujero negro: Ventana al infinito

 Lo último
  • Del Apocalipsis a los siete planetas   Será un crepúsculo de fuego, un colosal incendio que reducirá a cenizas todo lo que se mueva. Así terminará la vida en nuestro planeta, dentro de aproximadamente cinco mil...
  • Nibiru, el regreso del planeta X   El canal de YouTube “Nibiru Planet X 2016” ha mostrado un video en el que Nibiru, el supuesto planeta del Apocalipsis o Planeta X, habría sido visto desde Pensilvania,...
  • Próxima b, otro exoplaneta planeta vital   La comunidad científica anunció este miércoles el descubrimiento de un pequeño planeta potencialmente habitable alrededor de la estrella más cercana a nuestro sistema solar, Próxima Centauri. Según un estudio...
  • ¿Vida en Mercurio?   ¿Hubo alguna vez vida en Mercurio? ¿O la hay? La pregunta surge tras el tránsito de Mercurio alrededor del Sol, que comenzó alrededor de las 7 de la mañana...
  • De la naturaleza del Universo   El Universo es isotrópico y homogéneo, es decir, la distribución de la materia en él es la misma no importa la dirección en que se mire, y tiene la...

Agujero negro: Ventana al infinito

Agujero negro: Ventana al infinito
febrero 13
23:10 2016

 

El Observatorio de Interferómetro Láser Avanzado de Ondas Gravitacionales (LIGO, por sus siglas en inglés) captó en septiembre pasado las ondas gravitacionales producidas por el choque entre dos agujeros negros supermasivos ocurrido, supuestamente, hace 1.300 millones de años, y acaba de anunciarlo. Un evento extraordinario que nos permite imaginar las posibilidades infinitas de un universo probablemente aún en expansión.

De acuerdo con los principios de la interconexión universal, es posible realizar un viaje instantáneo e intemporal, a través del eje dimensional de nuestro universo espacio-tiempo, utilizando los agujeros negros. Por eso la interrogante es si podrán ser estos agujeros la ruta de viaje que el hombre utilizará para desplazarse en el universo, un pasadizo del tiempo-espacio que permita la entrada en un lugar del universo y la salida instantánea en otro remoto paraje del mismo: la ventana hacia lo infinito, a otras épocas, o hacia otro universo que no sea el nuestro.

Puede que en el lejano futuro nos sea factible la construcción de túneles en el espacio con densidad de energía negativa que en principio posibiliten conectarnos con otros universos, o con partes distantes del nuestro; estos túneles nos facilitarían también el viaje a través del tiempo.

A la velocidad de la luz, una nave espacial con todos sus tripulantes teóricamente se desintegraría en átomos que quedarían esparcidos por todo el universo de forma proporcional, para recomponerse nuevamente en el punto designado de llegada.

Debido a nosotros el futuro es flexible; la presencia de la conciencia en el universo cambia las reglas del juego; en vez del universo-reloj de Newton, donde el pasado pre-ordenaba el futuro, la vida ha creado un universo orgánico e indeterminado, con un futuro no predecible. Así, hay una infinidad de probabilidades de futuros potenciales en nuestras manos.

Según Edgar Morín, “estamos confrontados a una doble temporalidad; no es una flecha del tiempo lo que ha aparecido, son dos flechas del tiempo que van en sentido contrario (…) Estamos pues confrontados a ese doble tiempo que no solamente tiene dos flechas, sino que además puede ser a la vez irreversible y reiterativo. (…) Todo se reencuentra en todas las organizaciones vivientes: Irreversibilidad de un flujo energético y posibilidad de organización por regulación y sobre todo por recursión, es decir, auto-producción de sí”.

Este viaje en todas las latitudes del universo podría lograrse con la construcción artificial de una curvatura de agujeros negros, de acuerdo con los principios de la interconexión universal de Einstein y su colaborador —también físico— Nathan Rosen.

El viaje dentro de la máquina del tiempo del agujero negro no sería de forma rectilínea, porque esa nave se precipitaría hacia el centro.

A una velocidad algo inferior a la luz, la astronave se dejaría atraer, y al llegar al borde del plato ecuatorial —punto conocido como horizonte secuencial—, donde la densidad de la materia es baja, buscaría igualar su velocidad a la de este plano exterior rotatorio, quedando la nave inmóvil en relación con el exterior del agujero negro; ello le permitiría conservar la suficiente velocidad de escape para evadir la succión del centro del agujero negro, de la singularidad, que la aplastaría.

De esta forma, la nave circunnavegaría alrededor del ecuador del agujero negro, evitando con su velocidad de escape la atracción del remolino central.

Teóricamente debe existir una “abertura” en el borde exterior del agujero negro, con otra ventana en el extremo opuesto del Universo.

En ese túnel no existen las distancias espaciales ni el tiempo; ambas salidas en cada extremo se tocan, ya que las paredes de las dos extremidades del agujero negro, como un pliegue, están curvadas sobre el mismo, tocándose, por la tremenda fuerza de atracción del agujero negro.

El agujero negro requiere una descomunal cantidad de energía positiva y, consecuentemente, únicamente nos ofrece viajes en un sentido. Para hacer prácticos los viajes interestelares se necesitarían dos agujeros negros: uno para el viaje original y otro para el viaje de vuelta. El choque de dos de ellos, con las ondas gravitacionales derivadas, tiene celebrando por estos días a la comunidad científica en todo el mundo.

Sobre el autor

Juan F. Benemelis

Juan F. Benemelis

Juan Benemelis (Manzanillo, 1942). Diplomático, historiador y ensayista. Ha publicado más de una veintena de libros centrados en diversas temáticas, que van de lo científico a lo histórico. Entre ellos, "Las guerras secretas de Fidel Castro", "Castro: subversión y terrorismo en África", "Paradigmas y fronteras. Al caos con la lógica", "De lo finito a lo infinito", "El Corán y el Profeta", "Islam y terrorismo" y "La memoria y el olvido". Reside en las afueras de Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

El comentario de Carlos Alberto Montaner. Por qué fracasará la Constituyente de Maduro:

Simposio Cuba 1902-1958: Una gran república:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Waldo Díaz-Balart

La mente consciente: el misterio como creación

Waldo Díaz-Balart

Que te baste saber que todo es un misterio: La creación y el destino del Universo y tú. Sonríe, pues, ante ellos. No sabrás nada más cuando hayas franqueado las

0 comentario Leer más
  Alexis Rosendo Fernández

Ojo de gacela trunca

Alexis Rosendo Fernández

                    Ojo de gacela trunca: En mi ausencia –celoso león, rondo las alas que presagian el inevitable otoño: –Sin duda, abordemos

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Esas cosas pequeñas, pequeñitas

Nilo Julián González

                    1 Esas cosas pequeñas pequeñitas que van nombrando a cada lado de la vida el temblor y el palpitar de

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami