Neo Club Press Miami FL

Al margen de la literatura

Al margen de la literatura

agosto 05
16:17 2012

0_hands_andDice Jean Paul Sartre en Qué es la literatura (1950) que los escritores padecen un complejo de inferioridad: son  irresponsables con su época, niegan la existencia. Tal y como Flaubert y Concourt fueron irresponsables con su época por no decir una palabra sobre la represión, la literatura hoy en día no siente la necesidad de comprometerse con nada, ni siquiera con el sujeto de la escritura. Esta es una época en que va primando, más bien, el placer de la literatura por la literatura misma. Es sobre quién escribe mejor o quién da mejor uso al lenguaje. Pero esto pudiera constituir la otra cara de ese calificativo que da Sartre sobre el supuesto complejo de inferioridad.

Ese padecimiento del que habla Sartre –de complejo de inferioridad– para una época en la que la gran clase social reconocía sus valores en el marco de una literatura socialmente comprometida, ha ido desapareciendo hoy. El escritor de hoy permanece al margen y aparenta no sufrir ese complejo (o ha cambiado la tónica de ese complejo) porque su mirada es cada día sobre como “entristecer” (acentuar) la caída de los valores. Hoy se promueve una literatura sórdida, dentro de la ironía y lo grotesco, interesada fundamentalmente en el valor del cuerpo (claro está, no para satisfacerlo sino para desmitificarlo). Y en esta desmitificación (conocer la expresividad del cuerpo al dedillo, cómo es, por ejemplo, su sexo) aparece la literatura como entretenimiento, como pasatiempo: como cuando las osadías de los gladiadores romanos creaban todo un circo expectante.

La desmitificación literaria a la que arriba esta época está basada en esa irresponsabilidad ante lo esencial de nuestro tiempo. Por tanto, es casi imposible que la literatura pueda llenar los espacios de silencio, la frescura de la existencia humana, atropellando su naturaleza. El propio Sartre tenía la idea de que la literatura era la gloria que debía conquistarse, y el escritor su guerrero, su héroe. Pero hoy el escritor ha perdido contacto con esa gloria literaria y se encuentra, negándola, al margen de toda literatura. Sufre un nuevo complejo, ya anunciado por Vargas Llosa en su literatura como espectáculo, que consiste en permanecer al margen y no comprometerse con nada.

Parece que vivimos tiempos de no comprometimiento literario, y ello obedece a una simple lógica: la vida susurra un nuevo acontecer literario o, en otras palabras, la tradición agota sus posibilidades persuasivas. Ya la vida hoy se nos aparece como un reto en sí misma, desnudo,  y no son tan necesarias las argumentaciones tradicionales. Por el contrario, el hombre está exigiendo un mayor grado de conciencia, pero todo parece indicar que la literatura, tal y como se compromete y se margina, no posee las claves para esa compresión. La literatura hasta ahora no ha reducido el viaje de los sueños, sino que los ha aumentado. Comprometimiento o marginalidad,  los viajes fuera de sí mismo siguen viajando y viajando. Y creo que eso pudiera muy bien definir qué es la literatura en este nuevo contexto: un viaje fuera de sí mismo para no retornar jamás, un nuevo complejo de inferioridad desde la exigencia de la conciencia misma.

Alejo Carpentier es uno de los más grande escritores de la lengua castellana en el siglo XX. Sus viajes, sus ensoñaciones, son inmensos, interminables, pero no por eso la suya deja de ser una literatura de compromiso y marginal. Con La consagración de la primavera se compromete; con El reino de este mundo se margina. Con la primera pacta con Sartre; con la segunda pacta con Roland Barthes sobre los desarrollos de la escritura cero. Pero ambas están al margen del nuevo contexto que se avecina.  

Al margen de esos contextos se recrea un nuevo, quizás  por derecho propio. Algunos escritores, como el caso de José Lorenzo Fuentes, están cultivando un tipo de imbricación narrativa entre la física cuántica y la literatura, que bien pudiera acercarnos a ese estado cero de la escritura donde el viajero y el viaje se funden y se confunden. Por eso muy pronto, en los márgenes de la literatura, estaría surgiendo un revés literario: no sería tan importante el texto literario en sí como las resonancias evocativas de una escritura que impulsa hacia lo poético y lo trascendental.  Es decir,  estaríamos cultivando la excepcionalidad de la literatura al margen de los compromisos y lo marginal.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Kiko Arocha

Las deudas

Kiko Arocha

  Miró a su hermano menor con penetración, como miran los felinos, para decirle: —Te veo nervioso, suelta la botella que no va a pasar na. —Mira mi hermano, estoy

0 comentario Leer más
  Manuel Gayol Mecías

Fidel ha muerto

Manuel Gayol Mecías

  Las palabras y los muertos (Premio Internacional Mario Vargas Llosa, Universidad de Murcia, España, Seix Barral, 2007), del escritor cubano Amir Valle, trata sobre la muerte de Fidel Castro y los

0 comentario Leer más
  Jorge Olivera Castillo

Pan (de yeso) y circo

Jorge Olivera Castillo

                El circo no es el pasatiempo donde lavamos las llagas del hambre con sonrisas espontáneas y puras. Tampoco es el lugar para

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami