Neo Club Press Miami FL

Alienígenas ante el mundo libre

 Lo último
  • Los últimos cartuchazos del general Cuesta entender la seriedad con que algunos medios de información, así como muchos intelectuales e instituciones internacionales, asumen todavía las “noticias” procedentes de la dictadura cubana. Es un despropósito cuya...
  • El extemporáneo regreso a Numancia de Pablo Guadarrama Teníamos en Santa Clara a un señor académico que pasaba por filósofo: El ilustre y sapientísimo doctor Pablo Guadarrama. Al menos lo teníamos hasta que un buen día, muy apolíticamente,...
  • El comunipithecus vs la infinita interacción humana ¿Qué es el capitalismo y que entiende por ello el comunipithecus, subespecie que habita en varias partes y aún parece predominar en Cuba? ¿Será cierto que el derecho a poseer...
  • Lo mejor y lo peor de Trump a un año de su mandato Lo mejor de la presidencia de Donald Trump es haber rebajado sustancialmente los impuestos a las corporaciones. En un planeta ávido de inversiones internacionales es inteligente hacerlo. Hay que competir...
  • El hombre del año y el vicio de siempre Marcelo Odebrecht es el hombre del año en América Latina. Este ingeniero brasileño nacido en 1968, nieto del fundador de un enorme conglomerado empresarial, es el príncipe de los coimeros del planeta....

Alienígenas ante el mundo libre

Alienígenas ante el mundo libre
diciembre 18
12:37 2017

Se habla con frecuencia sobre las causas por las que la oposición política no ha podido ganar en Cuba el apoyo masivo de la población. La atmósfera de terror impuesta y sostenida por el régimen a lo largo de varias generaciones y las múltiples maniobras de su aparato represor para minar toda manifestación disidente, encabezan con razón la lista, a la cual suelen ser añadidas la falta de programas y estrategias opositoras con un mayor poder de convocatoria, o las divisiones internas del movimiento opositor, sea por diferencias de enfoques entre sus líderes o por el afán de protagonismo de algunos de ellos.

Son motivos concretos y constatables a ojos vista. Pero no son los únicos. Incluso cabe la posibilidad de que en esa lista esté quedando rezagado el más importante de todos los motivos, el cual podría resumirse en las respuestas a dos o tres preguntas que por lo general no nos hacemos: ¿Hasta qué punto la gente de a pie en la Isla está verdaderamente interesada en alcanzar la libertad política? ¿No será que allí cada cual entiende y desea muy a su manera el hecho de ser libre, y que por lo común esas expectativas de cada cual no coinciden con los enunciados del movimiento opositor? ¿En qué medida gravita sobre los cubanos la ya vieja (pero cada vez más vigente) teoría de Erich Fromm sobre el miedo que suelen sentir muchas personas no ya ante sus represores, sino ante la libertad misma, por la carga de responsabilidades individuales que ésta contrae?

Creo que hoy la mayoría de nuestra gente en Cuba respondería uniformemente que sí cuando le pregunten si desean ser libres. Pero bien poco uniformes deben resultar sus respuestas si les preguntan para qué quieren ser libres. Muy por delante de las motivaciones políticas (fin de la dictadura y del abusivo monopolio estatal, por ejemplo), presumo que se impondrán las de carácter práctico-individual. Tal vez cada quien vea en la libertad un filón para la propia mejoría y la de su familia, lo cual es justo y lógico, pero ¿habrán pensando en las trabas que impiden al individuo alcanzar auténticas mejorías dentro de un país en total bancarrota económica y envuelto en un caos sistémico que amarra de pies y manos a todas las personas decentes y emprendedoras?

No es que apoyen al régimen (ya se sabe que no), o que se opongan a los preceptos de los opositores, pues tal vez ni siquiera los conozcan. Es que su idiosincrasia, que por lo general responde mucho más a instintos que a ideas, nos los muestran como alienígenas distantes a años luz de ciertas prácticas o normas o leyes que son corrientes en el mundo real.

Tampoco es que la población cubana sea más cobarde o menos despierta que otras. Sencillamente obedecen a una máxima de sobrevivencia que es más vieja que escupir: “A quienes tienen hambre, dales primero de comer y después háblale de lo que sea, pues si empiezas por hablarles -de lo que sea- sin darles de comer, estás condenado al fracaso”.

Claro que en el caso concreto de la gente de a pie en la Isla, el hambre no es sólo de arroz y frijoles. Es también de claridad, de elemental conocimiento sobre cómo funcionan las cosas del Morro hacia afuera. “Le temo a lo que no conozco”, es otro principio básico que puede estar pesando, más o menos inconscientemente, dentro de la cabeza de nuestros paisanos. Y sólo faltaría por ver en qué medida aquellos que luchan por liberarlos han sido –o serán- capaces de evaluar la vastedad de sus limitaciones como seres no aptos para actuar a tono con las reglas de una forma de vida que jamás conocieron.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

José Hugo Fernández

José Hugo Fernández

José Hugo Fernández (La Habana, 1954) es escritor y periodista. Durante la década de los años 80, trabajó para diversas publicaciones en La Habana, y como guionista de radio y televisión. A partir de 1992, se desvinculó completamente de los medios oficiales y renunció a toda actividad pública en Cuba. Premio de Narrativa 'Reinaldo Arenas' 2017, tiene 17 libros publicados. Actualmente reside en la ciudad de Miami.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Carlos Alberto Montaner – El por qué de los ataques acústicos en Cuba

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Ray Faxas

Cuatro tristes cubanos y un libro feliz

Ray Faxas

Mi casa es breve, solo está en mis ojos. Pero es de noche, soy patria, estoy cansado― y no encuentro mis ojos por ninguna parte. (La guerra de los dioses,

Leer más
  Félix Rizo

Jiribilla

Félix Rizo

Así es como termina el mundo, no con una explosión sino con un lamento. T. S. Eliot                 Esta mañana al levantarme He

Leer más
  Gastón Baquero

Cristo en Navidad

Gastón Baquero

En los observatorios astronómicos chinos se anotó esa noche un raro fenómeno en la esfera celeste. Los hombres de ciencia, los técnicos, se limitaron a inscribir en sus tablillas el

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami