Neo Club Press Miami FL

Amor e información

Amor e información

Amor e información
marzo 03
23:25 2014

Frecuentemente, lo que la tradición llama diálogo no constituye más que un encendido monólogo de quien se expresa, o “escucha”.

Ya sea cuando emite sonidos, ya sea cuando calla, el ser tradicional se auto-secuestra en su monólogo. “Escucha” para refutar o replicar. Se expresa, mayormente, no con el objetivo de brindar o recibir información, sino de imponer un criterio, de primar.  Elabora sus réplicas a medida que el discurso-otro, la información ajena, se despliega. Redondeando, en realidad no escucha lo que el otro habla, sino que, tras identificar el sujeto del discurso-otro –o tras creerse que lo ha identificado–, se apresta a rebatirlo mientras “escucha”. En su obsesión de primar cae en la trampa de la incomunicación, desperdicia el caudal comunicativo, informativo, generado en sociedad.

Unas culturas escuchan más que otras. Pero ese es tema de otro trabajo. Lo que conviene aquí es precisar, primero, que no se escucha; segundo, por qué es determinante escuchar.

“Enfatizaba Talavera que la información más intrascendente puede ser sublimada por el objeto inductor si es convenientemente recibida por el receptor. El amor es información debidamente recibida, debidamente enviada. En este principio básico, inapelable en su generosidad, se apoyaría el prócer para dar a conocer el axioma de una década: El amor es flujo de información. Y también: El amor es un recibimiento” (Erótica, Neo Club Ediciones).

“El amor es flujo de información”, enfatiza Barnes Talavera, y con ello establece un criterio básico en Hedónica, que va más allá del lenguaje propiamente dicho y entronca con el Himeneo de la Refundación. Porque hablamos de información más que de palabras. Escuchando, pero escuchando efectivamente –no formalmente— enviamos un primer mensaje alentador al otro, al diferente: nos importas, eres importante, queremos saber de ti, aprender de ti. Una vez establecida esta pauta, fluye la información, la conexión queda establecida. El amor, la felicidad, la plenitud, son posibles.

Información, ya se sabe, es todo aquello que recibimos, u obtenemos, a manera de conocimiento. Un rostro huraño, o iracundo, constituye información aun cuando no esté expresada en palabras. Una caricia, un gemido, un bostezo. Este espacio de intercambio, el saber escuchar, el saber ver, sin interferencias del ego, del personaje prefabricado, es el que permite el flujo y con él, progresivamente, la entrega, la plenitud de la correspondencia.

¿Por qué el amor es flujo de información? Porque el verdadero amor es inocencia. Niñez. Goce. El personaje ha sido tirado, abandonado. El amante se ha desembarazado, por fin, de ese armatoste de hierro fundido, pesado e inoperante. Ya no representa un papel. Ahora Juega un papel. Está del otro lado, sin armas que interponer entre su espíritu y el espíritu del amor, que es entrega. Entonces recibe información y la aprecia, y la procesa. Ha adquirido ese don.

“Amor significa que no hay separación, ni dominio, ni actividad egocéntrica”, dice Jiddu Krishnamurti. Amor es placer de entregarse, algo capaz de fundirse con lo erótico, con lo hedónico, armoniosamente. En su rechazo del placer el maestro hindú se equivoca. Pero en su definición del amor da en la diana. “El amor sólo puede existir cuando está ausente el pensamiento del Yo y la libertad con respecto al Yo reside en el conocimiento propio”. Cuando se ha desechado al personaje de hierro y se aprecia, procesa y entrega información. Cuando el espíritu fluye.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Libro «Gastón Baquero y Rafael Díaz-Balart sobre racismo y clasismo en Cuba»

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  María Eugenia Caseiro

Donde el mármol se apiada de las islas

María Eugenia Caseiro

                  Donde se pierden los soles y el mármol se apiada de las islas hay cien lunas de pasivas muecas que ejercen

0 comentario Leer más
  T.S. Eliot

Miércoles de ceniza (I)

T.S. Eliot

                  Porque no espero otra vez volver porque no espero porque no espero regresar deseando el don de éste o el ámbito

0 comentario Leer más
  Rebeca Ulloa

El suegro y la nuera

Rebeca Ulloa

  No era mucho lo que le pedía el suegro a su nuera. En realidad, en cualquier lugar del mundo -claro, un lugar normal-, para comer unos tostones, o patacones,

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami