Neo Club Press Miami FL

Anatomía de la estafa (I)

Anatomía de la estafa (I)

noviembre 28
07:15 2012

0 cartasEl estafador es bien difícil de evadir cuando selecciona a una víctima (o “el blanco”, de acuerdo al argot anglosajón). Y es que cualquier estafa generalmente se basa en la buena fe que muestra la mayoría de las personas o en alguna debilidad detectada en el individuo por esquilmar. Porque seamos honestos, ¿quién no las tiene?

Mas al embaucador no le basta con las comunes bajas pasiones que pueda descubrir en su “blanco”, tal como las ansias de dinero, de poder, de sexo, etc. Asimismo buscará puntos de penetración en las virtudes o preferencias culturales de su futura víctima. Son instrumentos  muy útiles para llegar, de manera cómoda y segura, a la intimidad con el individuo o grupo seleccionado para la manipulación y el timo.

Esto lo puso en práctica el mismo Adolph Hitler, un gran manipulador.  En la plenitud de su poder absoluto, a mediados de los años treinta, personalmente elaboró el cuestionario sobre las debilidades humanas que debía servir de guía a sus servicios de Inteligencia para detectar las victimas a reclutar mediante chantaje para que sirvieran de espías y delatores.

Mas, ¿quién es, realmente, un estafador?

El perfil psicológico de cualquier estafador lo define, en primer lugar, como un individuo de moral muy baja o una falta de escrúpulos absoluta. Esa es su primera gran característica, la que le otorga una tremebunda ventaja sobre las personas que sí poseen atributos morales.

Su segunda característica, que quizá sea resultado de la primera, es un enorme ego o narcisismo rampante. Esto los convierte en tarados emocionales, incapaces de sentir piedad o simpatía por los demás o culpabilidad por el daño que provocan. También les hace percibir una imagen distorsionada de las personas. No las ve como seres humanos, sino como dispositivos de los cuales servirse desenfadadamente, a veces en varias ocasiones.

Y si a los dos rasgos anteriores le sumamos una inteligencia clara y perspicacia, estamos ante una temible máquina insensible. Individuos así son capaces de hacer mucho daño entre las personas corrientes.

Por supuesto, su objetivo más concreto es quitarles algo a sus víctimas. Mas a algunos lo que les da gran motivación es la manipulación en sí, el poder que consiguen sobre las personas cuando fatalmente las seleccionan y logran hacerse de su confianza.

Por suerte, lo que más abunda es el aislado fullero de poca monta. Pero en múltiples ocasiones, los estafadores se organizan en bandas, con especialidades diversas dentro de estafas bien concebidas. Básicamente, son unas pocas estratagemas, aunque con infinitas variantes, fundamentadas todas en la promesa de una ganancia cuantiosa e inmediata para los crédulos ahorristas e inversores. Así logran hacer efectivo el robo de sumas increíblemente cuantiosas. Los sonados escándalos financieros del consorcio norteamericano Enron o el caso Madoff son ejemplos contundentes.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Radio Viva 24

Carlos Alberto Montaner – El por qué de los ataques acústicos en Cuba

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Francisco Alemán de las Casas

La mancha en el expediente

Francisco Alemán de las Casas

Dicen que cuando sueñas vívidamente con tu infancia es porque se acerca la hora de morir. Más allá de cualquier interpretación sabionda o aventurada al respecto, sea relacionada con la

0 comentario Leer más
  Gastón Baquero

José Martí y los niños

Gastón Baquero

En 1989 andaba José Martí enfebrecido por un empeño nuevo: hablarles a los niños. A él se le re-subía la ternura, que era la forma externa de su alma, cuando

0 comentario Leer más
  Ray Faxas

Cuatro tristes cubanos y un libro feliz

Ray Faxas

Mi casa es breve, solo está en mis ojos. Pero es de noche, soy patria, estoy cansado― y no encuentro mis ojos por ninguna parte. (La guerra de los dioses,

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami