Neo Club Press Miami FL

Anatomía de la estafa (II)

Anatomía de la estafa (II)

diciembre 01
19:52 2012

sting¿Quién puede ser  víctima de una estafa? Prácticamente cualquiera. El estafador utiliza todas las características de las personas, lo mismo defectos que virtudes, para hacerlas caer en su trampa.

Henry Gondorff, un notorio estafador norteamericano de finales del siglo XIX y principios del XX (es el personaje que interpreta Paul Newman en el muy galardonado film de George R. Hill The Sting, de 1973), decía que sólo un hombre cabalmente honrado estaba exento de ser pan comido en una buena estafa.

La buena fe y confianza en el prójimo, así como la perspicacia, astucia e inteligencia para ver la oportunidad de lo que parece un buen negocio en perspectiva, con una ganancia inusual, son los instrumentos que con total desparpajo utiliza el estafador para camelar a su víctima. O le crea la confianza de que le está haciendo un favor desprendido, o le da la oportunidad de hacerse “rico” de un golpe de fortuna que nadie ha tenido sino en muy raras excepciones.

¿Qué hacer entonces?

Nunca está de más un sano escepticismo. Estos sujetos son muy manipuladores y agradables de tratar. Inspiran confianza. Pero cuando uno de ellos propone una fácil fortuna o una ventajosa adquisición, se sabrá si viene con malas intenciones en cuanto deje caer la necesidad de alguna donación o el adelanto de una modesta suma. A veces hasta sacrifican una cantidad de dinero a la espera de que usted se lo devuelva para crear el compromiso moral. O a veces es lo contrario, devuelven con prontitud e intereses la cifra que usted imprudentemente les concedió en préstamo. Esto sólo lo hacen cuando se aprestan a buscar una tajada mucho mayor. Como enseguida empezarán a dar referencias de conocidos y de direcciones de empresas que representan, trate discretamente de comprobar esos datos por una fuente ajena a la que ellos mismos le suministran. Esta es una manera muy segura de comprobar la falsedad de la personalidad que asumieron para tratar de engañarle.

Lo peor es cuando la víctima no se da cuenta de que lo estafaron y el delincuente lo convence de que el desastre de la pérdida fue debido al azar. Es entonces que  el estafador se afila los colmillos, se cuelga de su víctima y no se detiene hasta dejarlo seco y en la ruina.

Un buen consejo final

Desconfíe de las oportunidades increíbles, el exitoso inversionista que le saca el 50% anual a sus inversiones, la oportunidad de oro que nadie vio. Esas cosas ocurren sin duda, pero muy excepcionalmente. ¿Cuántos barcos con tesoros hay hundidos en los mares en los últimos quinientos años? ¿Miles? ¿Y cuántos se encuentran? ¿De cuántos casos de herederos únicos de una gigantesca fortuna usted se ha enterado en la prensa? ¿Por qué habría de tocarle a usted ser el ganador de una “lotería” internacional  de esas que tanto lo anuncian ganador por Internet, y de la que nunca oyó hablar o jamás compró un boleto? ¿De donde salió el dinero? ¿Y qué probabilidad hay de que usted gane tal suma de gratis? ¿Cuándo le ocurrió algo parecido?

Parecen verdades de Perogrullo, pero es bueno recordar estas preguntas o alguna otra que ponga en duda lo que de repente le cayó del cielo. Sea sana y discretamente escéptico, no crea de primeras lo que le dicen con aplomo que va a ser su fortuna. Nadie como usted para saber lo que puede perder.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más
  Baltasar Santiago Martín

¿Suicidio?

Baltasar Santiago Martín

  En memoria de Juan O’Gorman             No entres al río con los bolsillos llenos de piedras como hizo Virginia; antes que suicidarte, arrójale las

0 comentario Leer más