Neo Club Press Miami FL

Ancas de rana

Ancas de rana

Ancas de rana
marzo 20
14:07 2015

 

 

 

 

 

 

 

 

Había dejado de odiar, hasta en metáfora,
las ancas de las ranas en la pared del cuarto.
De tanto verlas
Se me hicieron compañeras
Se me hicieron macheteras
Se me hicieron milicianas
Me recordaban el inicio de la guerra fría
Porque eran frías
Y eran contagiosas con su canto
Crescendo
falso gregoriano
Y me obligaban a la gimnasia visual,
al acoso de sus malabares en la mente.

Había dejado de odiar
una corriente ideológica enemiga.
La única venganza posible consistía en la insistencia.
La violencia simbólica
en mis sesos
sexuados pedazos de una imagen diaria en la pared del cuarto,
que malcriaban el don de la humedad.
Crescendo,
color mugroso
sumergido en la jugarreta absurda de los títeres en la sombra.
Insoportable, dolce far niente,
en la soledad de la casa.
La misa negra de un poema de Bukowski
junto a un trago de aguardiente
eran también una trampa
deliciosa mayor que yo misma.

Las ranas dejaban palabras marcadas
con su llanto
en la pared,
en crescendo.
Poseían la cabrona virtud de relativizar lo absoluto.
Y eran milicianas
Y eran compañeras
Y le hicieron a mi piel
una ampolla de sal,
que les provocó la muerte
cuando explotó.

Sobre el autor

Sussette Cordero

Sussette Cordero

Sussette Cordero Sotero nació en Guanajay, Cuba, en 1982. Bibliotecaria. Poeta y narradora. Egresada del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso. Ha trabajado como editora en la la revista cultural Esquife. Ganadora del concurso Internacional de Poesía Editorial Lamás Médula, Argentina. Su cuaderno "Crónica de los relojes mansos" saldrá a la luz a finales de 2015. Ha publicado en revistas nacionales y extranjeras.

Artículos relacionados

1 comentario

  1. Annabel
    Annabel abril 21, 21:11

    Felicidades Sussette :) un abrazo
    Annabel

    Reply to this comment

Escriba un comentario

el Instituto la Rosa Blanca entrega tercer premio “Juana Gros de Olea”. enero 28, 2017:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Armando de Armas

El fugitivo

Armando de Armas

  Yo era el Hombre del Neolítico, y había caminado ahora por el sendero de polvo barrido por el viento y permanecido tres días bajo aquel cobertizo de zinc.  Había

0 comentario Leer más
  Francisco Alemán de las Casas

La huérfana

Francisco Alemán de las Casas

                Cuando niña fui un poco más huérfana que ahora tuve que recuerde nueve padres sucesivos en dos años También una madre de

0 comentario Leer más
  Manuel Gayol Mecías

Cuatro fases del sueño

Manuel Gayol Mecías

  En el sueño, por mi propia experiencia de soñador, hay una transfiguración narrativa y otra poética. Y en la primera, que va desde la duermevela y la región Alfa

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami