Neo Club Press Miami FL

Ancas de rana

Ancas de rana

Ancas de rana
marzo 20
14:07 2015

 

 

 

 

 

 

 

 

Había dejado de odiar, hasta en metáfora,
las ancas de las ranas en la pared del cuarto.
De tanto verlas
Se me hicieron compañeras
Se me hicieron macheteras
Se me hicieron milicianas
Me recordaban el inicio de la guerra fría
Porque eran frías
Y eran contagiosas con su canto
Crescendo
falso gregoriano
Y me obligaban a la gimnasia visual,
al acoso de sus malabares en la mente.

Había dejado de odiar
una corriente ideológica enemiga.
La única venganza posible consistía en la insistencia.
La violencia simbólica
en mis sesos
sexuados pedazos de una imagen diaria en la pared del cuarto,
que malcriaban el don de la humedad.
Crescendo,
color mugroso
sumergido en la jugarreta absurda de los títeres en la sombra.
Insoportable, dolce far niente,
en la soledad de la casa.
La misa negra de un poema de Bukowski
junto a un trago de aguardiente
eran también una trampa
deliciosa mayor que yo misma.

Las ranas dejaban palabras marcadas
con su llanto
en la pared,
en crescendo.
Poseían la cabrona virtud de relativizar lo absoluto.
Y eran milicianas
Y eran compañeras
Y le hicieron a mi piel
una ampolla de sal,
que les provocó la muerte
cuando explotó.

Sobre el autor

Sussette Cordero

Sussette Cordero

Sussette Cordero Sotero nació en Guanajay, Cuba, en 1982. Bibliotecaria. Poeta y narradora. Egresada del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso. Ha trabajado como editora en la la revista cultural Esquife. Ganadora del concurso Internacional de Poesía Editorial Lamás Médula, Argentina. Su cuaderno "Crónica de los relojes mansos" saldrá a la luz a finales de 2015. Ha publicado en revistas nacionales y extranjeras.

Artículos relacionados

1 comentario

  1. Annabel
    Annabel abril 21, 21:11

    Felicidades Sussette :) un abrazo
    Annabel

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner entrevista a Catalina Serrano

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

1 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más