Neo Club Press Miami FL

Ángel Lago V: Vientos plataneros

Ángel Lago V: Vientos plataneros

abril 29
17:24 2012

1-0_lagoCiertamente la mitología griega es pródiga en la creación de toda suerte de seres monstruosos; y sin lugar a dudas Tifón podría competir ventajosamente por uno de los primeros lugares. Se le describe como una divinidad primitiva, alada, de descomunal estatura, con cabezas de dragón en lugar de dedos y numerosas serpientes en las extremidades inferiores. Para completar el horripilante cuadro, podía abrasar con su mirada, expulsar fuego y lava por la boca y provocar terremotos y tormentas.

Y –como reza una vieja canción– por una de esas cosas raras de la vida, en el Caribe también se contaba con una deidad análoga a la del Mediterráneo: Huracán, quien en la mitología maya era el dios del fuego, del viento y de las tormentas. Era representado con aspecto de reptil y cola de serpiente, además de portar una especie de antorcha. Entre los taínos el nombre del supradicho significaba “centro del viento”.

Con todos estos antecedentes, por supuesto que no deberíamos de esperar nada bueno de los ciclones tropicales, huracanes o tifones (en el Pacífico) o como se les quiera llamar.

Aunque la temporada ciclónica del Atlántico Norte comienza el primero de junio y se extiende hasta el 30 de noviembre, desde mucho antes comenzamos a ser azotados por las ráfagas de los pronósticos, que a diferencia de las del fenómeno meteorológico, sí giran en el mismo sentido de las manecillas del reloj.

Los modernos augures cuentan con los adelantos de la ciencia contemporánea, pero no por eso hay que exigir que sus predicciones sean más precisas que las de las pitonisas del Oráculo de Delfos. No hay que ser tan extremistas: reconozcamos sus aciertos y no sus errores, que el arte de la adivinación es un pájaro que vuela muy alto.

Ahora bien, como hemos visto, los presuntos responsables de las catástrofes meteorológicas eran del sexo masculino, al igual que Eolo, el señor de los vientos, y los dioses que el dominaba: Boreas, Noto, Cefiro y Euro, por sólo mencionar los principales. Entonces, ¿por qué desde los años cincuenta  y aproximadamente durante tres décadas, el listado de las tormentas tropicales (en sentido genérico) por orden alfabético, que se repite cíclicamente cada seis años, sólo incluía nombres femeninos? Esta injusticia fue reparada en 1979, cuando ante los reclamos de una organización defensora de los derechos de la mujer –que llegó  a proponer que para tal propósito se utilizaran los nombres de los miembros del Senado federal– el Centro Nacional de Huracanes de los Estados Unidos acordó utilizar también apelativos masculinos en la lista correspondiente al Atlántico Norte y el Golfo de México.

Empero, a pesar de que aparentemente la Meteorología y los asuntos de género no tienen nada que ver entre sí, de nuevo vuelven a relacionarse. Resulta que para la próxima temporada ciclónica, que ya toca a las puertas, la Universidad de Colorado, especializada en este tema, emitió un pronóstico contrario a la tendencia que en los últimos tiempos y en consonancia con las teorías apocalípticas y escatológicas en boga, cada vez nos  predecía más y más fuertes y mortíferos eventos meteorológicos. Para el 2012 se espera una temporada menos activa.

La noticia es muy buena, y las causas se le atribuyen a El Niño (una corriente de agua de temperatura más alta que la que le rodea y que se mueve desde la parte occidental del Pacífico hasta las costas de América del Sur). Este evento provoca fenómenos atmosféricos en diversas zonas del planeta. Pero no resulta agradable pensar que si en lugar de El Niño se presentara La Niña (una corriente de agua de temperatura más baja), ocurriera lo contrario. ¿No sería mejor rebautizar estos eventos con otros nombres? Quizás así, cuando oigamos silbar el viento, no tengamos que remitirnos a lo políticamente correcto. Recordemos que ninguna deidad femenina está involucrada.

¡Ah!, esos insondables enigmas de la existencia…

Salve.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner entrevista a Catalina Serrano

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

1 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más