Neo Club Press Miami FL

Antecedentes penales del cardenal Jaime Ortega

Antecedentes penales del cardenal Jaime Ortega

mayo 01
22:02 2012

1-0_cardenal_ortega_en_harvardSegún el cardenal Jaime Ortega y Alamino, los trece opositores que ocuparon la Basílica Menor de Nuestra Señora de la Caridad, en La Habana, a mediados de marzo pasado, son delincuentes. El prelado lo dijo recientemente en la Universidad de Harvard, en Boston, refiriéndose además al “bajo nivel cultural” de los refugiados en la iglesia.

La disidencia en Cuba ha desmentido prontamente estas irresponsables afirmaciones, que recuerdan peligrosamente las manipulaciones a las que suele recurrir la policía política cubana. Sin embargo, cabe recordar que el propio Ortega y Alamino cuenta con antecedentes penales en la Isla. Es decir, a los ojos del régimen de los hermanos Castro es, o fue, un delincuente más.

Jaime Ortega (Jagüey Grande, Matanzas, 1936) fue detenido a finales de 1964 y recluido posteriormente en las tristemente célebres Unidades Militares de Apoyo a la Producción (UMAP), campos de trabajo forzado ubicados en zonas despobladas de la provincia de Camagüey, a los que el castrismo sentenció a quienes consideraba delincuentes, vagos o lacras sociales: religiosos, homosexuales, disidentes, roqueros, etcétera.

Algunas versiones refieren que el cardenal sólo estuvo un año en estos campos, donde los recluidos eran obligados a cortar caña y marabú en condiciones de subsistencia penosas y sometidos a tratos crueles, inhumanos y degradantes. Otras aseguran que permaneció en ellos entre 1965 y 1967. Tampoco queda claro si quien ahora mismo es la máxima autoridad eclesiástica en la Isla fue detenido por cura o por homosexual.

Raúl Castro, entonces ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), declaró en abril de 1966, eufemísticamente, que en la “UMAP se incluyeron algunos jóvenes que no habían tenido la mejor conducta ante la vida, jóvenes que por la mala formación e influencia del medio habían tomado una senda equivocada ante la sociedad”. “Delincuentes” y “lacras” como Jaime Ortega y Alamino, quien ahora, ironías del destino, llama “delincuentes” a aquellos que arriesgan su integridad física para que en Cuba no siga pasando lo que un día le pasó a él.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner entrevista a Catalina Serrano

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Sussette Cordero

Fragmentos

Sussette Cordero

                  Abro los ojos y me rompo por el centro Abajo soy un ciempiés Arriba pienso todavía como bajar del caballo Cavilar

0 comentario Leer más
  Armando Añel

Ecos de La Habana

Armando Añel

                  en el mar la vida es más sabrosa y sobre los escombros de la ciudad transcurre el mar como una gran

0 comentario Leer más
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

1 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más