Neo Club Press Miami FL

Anthony Weiner sopesa cirugía plástica

Anthony Weiner sopesa cirugía plástica

Anthony Weiner sopesa cirugía plástica
junio 12
16:55 2011

 

Pero es que no se trata de un problema de salud. El legislador Anthony Weiner no está enfermo. Ahora resulta que buscará “tratamiento profesional” tras solicitar una  licencia del Congreso, en medio del escándalo y luego de que varios líderes de su propio partido pidieran este fin de semana su renuncia.

Tratamiento profesional… ¿Algo así como un psicólogo argentino?

La vocera del congresista demócrata, Risa Heller, no ha dado detalles sobre el lugar y la clase de tratamiento que recibiría Weiner, pero se sobreentiende que sería contra su supuesta adicción… al sexo. Terapia, mucha terapia. Es lo que insinúa la nota difundida por numerosos medios de prensa, y que dio a conocer en primicia The New York Times. No nos dan pistas, pero en vista de que se trata de un hombre casado dedicándose a flirtear y mostrar asiduamente su atlético pecho metrosexual, más sus erecciones mañaneras, vía Internet, uno imagina que lo llevarán a una especie de sede de los “Alcohólicos Anónimos” del exhibicionismo adúltero.

Dice Heller que el legislador demócrata buscará “tratamiento profesional para centrarse en ser un mejor esposo y una persona más saludable”. Lo que no dice es que Weiner sopesa –o debería sopesar– la posibilidad de una intervención quirúrgica que de una vez por todas le cambie la cara. Sí, porque hay que tener un rostro de acero para insinuar que el narcisismo, la flojera y sobre todo la capacidad para mentir que exhibe este “representante del pueblo” –para mentirle a ese pueblo, que es lo que en principio lo inhabilita políticamente, no su condición de adúltero–, obedezcan a una enfermedad. La cara dura no es enfermedad: es descaro.

“El congresista Weiner se toma muy en serio las opiniones de sus colegas y ha determinado que necesita este tiempo para recuperar su salud”, subrayó Heller. ¿Se irá con un psicólogo argentino? Mejor con un cirujano estadounidense. Quiero creer –es más, estoy convencido— que el legislador se ha decidido por el quirófano. Y por favor, que no desvíen dinero de los contribuyentes para esa cirugía plástica.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner sobre el discurso del presidente Trump en la ONU:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Breves apuntes sobre la brevedad

José Hugo Fernández

1-Augusto Monterroso, artífice de la brevedad literaria, se encontró cierta vez con un presunto lector, quien le dijo que estaba leyendo una de sus obras, El dinosaurio, que es justo

0 comentario Leer más
  Rafael Vilches

Y si murmuro

Rafael Vilches

                  Si mis labios dicen libertad, mi corazón esponjado late, por esta isla que son mis ojos atravesados por el mar, por

0 comentario Leer más
  Philip Larkin

Tres tiempos

Philip Larkin

                  Esta calle vacía, este cielo gastado hasta lo insípido, este aire, un tanto indistinguible del otoño como un reflejo, constituyen el

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami