Neo Club Press Miami FL

Arabescos mentales: de la personalidad al individualismo

Arabescos mentales: de la personalidad al individualismo

enero 24
06:15 2013

 

botiA cien años de su publicación, en 1913, el libro de Regino Boti Arabescos mentales sigue siendo un  enigma literario. Dividido en varias secciones (Blasones, Ritmos panteístas, Alma y paisaje, Himnario erótico y Lirismos otoñales), ningún crítico hasta ahora ha captado la clave esencial  que se proponía su autor para cambiar el rumbo de la poesía en Cuba y América Latina. Nadie lamentablemente se ha referido a que la poesía de Arabescos mentales lleva en sí misma un impulso esotérico, oculto, para llegar a traspasar, desde el sentimiento del individualismo, la personalidad y el carácter de un hombre arrogante y masificado por la sociedad.  

Arabescos mentales no es otra cosa que el mensaje en clave poética del ensayo de José Martí al Poema del Niágara de Pérez Bonalde, y de las advertencias de Así habla Zaratustra, de Friedrich Nietzsche. El cuaderno inaugura el siglo con un símbolo secreto, una proyección que nace del pensamiento astral de Boti y de la poesía modernista. Paradójicamente, los “arabescos” pueden reunirse en un todo común, pero aun esta reunión es posible para Boti en un sueño, a través de la imaginación poética, mediante una  visión mental. La mente puede pasar del ego multiplicado en varios personajes al centro del Yo (yoismo) y visualizar la posibilidad de la totalidad. Pero solo será una posibilidad mental e imaginativa hacia el futuro.

Arabescos mentales es un juego con el lenguaje, con la idea de desmitificar al lenguaje poético que trata de perpetuarse en  el “yo” en su extrema ambigüedad simétrica y estilística: el “yo soy” un personaje distinto en cada momento concreto. El “Yoismo” en el sentido en que Boti lo asume no resulta el “yo” indistinto de la personalidad, del personaje, que el hombre usa en la vida cotidiana. “Yoismo” es una palabra simbólica –un signo, si se prefiere– para referirse no al ritualismo de la personalidad, sino del ” individualismo”, de lo que constituye la naturaleza  esencial de cada ser humano. “Yoismo” es una cristalización, una reunión de todos los “yoes personales” en un centro. A este “yoismo” crítico del que gustaba Boti se le concede un carácter de individualismo poético. Una voluntad reunida que puede avanzar hacia la cumbre soleada de la conciencia poética. El individuo es cuando ha logrado alcanzar ese yoismo. Es lo que Nietzsche dice del superhombre en Zaratustra; es lo que Martí anuncia como el hombre magno en el ensayo sobre el poema del Niágara.

¿Que se proponía Boti con Arabescos mentales? “Reducir” al hombre a un individuo. No por reducción, sino por un método que fuera ampliando la búsqueda paso a paso, hasta ser reducido a uno. Esa integridad poética posee un registro esotérico en la estructura que Boti concedió al libro. Cada sección del libro implica un paso hacia el renacimiento del individuo. “Blasones” constituye la pérdida, el pasado que debe dejarse atrás; “Ritmos panteístas” un cambio en el ritmo del lenguaje poético, en el impulso que debe tomar la poesía para transformar al personaje; “Alma y paisaje” se refiere al dibujo y colorido musical del arcoíris humano, de las tonalidades estéticas que constituyen al individuo en su naturaleza intrínseca; “Himnario erótico” es el coqueteo con lo simbólico, con lo irreal que hay dentro de esa realidad individual, y “Lirismos otoñales” serán los signos que señalan esa realidad.

Pero esa realidad nunca podrá ser conocida por el “realismo” de Arabescos mentales. El Yoismo sigue siendo una irrealidad de la naturaleza poética de la totalidad. Lo que perdió de vista Boti fue que tanto Nietzsche como Martí quedaron perplejos ante la imposibilidad de seguir más allá de los arabescos mentales.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

el Instituto la Rosa Blanca entrega tercer premio “Juana Gros de Olea”. enero 28, 2017:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Francisco Alemán de las Casas

La huérfana

Francisco Alemán de las Casas

                Cuando niña fui un poco más huérfana que ahora tuve que recuerde nueve padres sucesivos en dos años También una madre de

0 comentario Leer más
  Manuel Gayol Mecías

Cuatro fases del sueño

Manuel Gayol Mecías

  En el sueño, por mi propia experiencia de soñador, hay una transfiguración narrativa y otra poética. Y en la primera, que va desde la duermevela y la región Alfa

0 comentario Leer más
  Jorge Olivera Castillo

Alucinaciones

Jorge Olivera Castillo

                Un ilustre representante del proletariado me pregunta si lo que se mece en sus pupilas es un puente de plata Le advierto

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami