Neo Club Press Miami FL

Las tres categorías básicas de Wilber

 Lo último
  • Una trompetilla, eso es la libertad   La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no...
  • Ser cubano es un acto de fe   Hace un tiempo posteaba en Facebook la frase del título y casi me comen. Y no era más que una boutade. Yo estaba simplemente bromeando. Jodiendo la pita y...
  • Las peñas del ron No hay en La Habana un solo barrio que no posea por lo menos una peña del ron. Así es como suelen llamarle, en plan de choteo, a esas concurrencias...
  • La cubanidad en el chanchullo   El diccionario español define la palabra “chanchullo” como “manejo ilícito para conseguir un fin, sobre todo para lucrarse… o acción de una persona o acuerdo secreto entre varias personas...
  • La isla de quienes hablan con las manos   Si observamos la gestualidad de un cubano cuando conversa por teléfono, no hace falta oír para enterarnos de lo que está diciendo y hasta quizá de aquello que le...

Las tres categorías básicas de Wilber

Las tres categorías básicas de Wilber
julio 14
20:22 2012

Ken Wilber los llama “republicanos, demócratas y místicos”. Según él –Wilber es uno de los más populares teóricos de la sicología transpersonal ahora mismo–, hay tres categorías básicas de existencia de la conciencia, “la subjetiva, la objetiva y la no dual (o Atman), tres categorías que engloban la totalidad de la Gran Cadena del Ser”.

La primera de las categorías mencionadas, la subjetiva, sostiene que los hombres y las mujeres no son libres porque la culpa reside en el mismo sujeto (el ser humano nace despreciable y sólo es posible sacar algo bueno de él reprimiendo a la bestia que hay en él). La segunda categoría, la objetiva, sostiene que los hombres y las mujeres no son libres porque económicamente están oprimidos y sicológicamente reprimidos (categoría representada por Marx, Marcuse, la sicología humanista y demás). La tercera categoría, defendida por el propio Wilber, sostiene que los hombres y las mujeres no son libres no por algo que el objeto le haga al sujeto, ni por algo que el sujeto le haga al objeto, “sino por la simple consecuencia de la dualidad previa existente entre el sujeto y el objeto”.

Esta tercera categoría no trata de reprimir ni de dejar de reprimir el Yo (o Self), sino que intenta “trascenderlo, ver a través de él”. En esta tercera categoría, la “no dual”, el hombre logra salirse de la camisa de fuerza del Personaje abotonada por el ego cultural, y liberarse en su fusión con la naturaleza, con la vida. Es el Nirvana en términos budistas –y estoy resumiendo mucho, lo sé–, o el florecer del ser hedónico del que tanto se ha hablado en estas páginas y que los sofistas al uso suelen confundir con el hedonismo histórico de las escuelas cirenaica y epicúrea, tras consultar Wikipedia.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más
  Baltasar Santiago Martín

¿Suicidio?

Baltasar Santiago Martín

  En memoria de Juan O’Gorman             No entres al río con los bolsillos llenos de piedras como hizo Virginia; antes que suicidarte, arrójale las

0 comentario Leer más