Neo Club Press Miami FL

Las tres categorías básicas de Wilber

 Lo último
  • La delación, hierro candente en el alma de Cuba   Se afirma que en la antigua RDA, uno de cada tres ciudadanos era informante de la STASI, la tenebrosa agencia de Seguridad del Estado, hija pródiga de la Gestapo....
  • La invasión de lo feo   Es difícil encontrar a un cubano que no conozca la canción Lo Feo. No importa la edad. Casi todos recordamos y podemos tararear fácilmente aquello de “A las cosas...
  • La bondad, otra especie en vías de extinción   Cuando en un futuro más o menos próximo quede establecido el monto de la catástrofe material que ha ocasionado a Cuba más de medio siglo de dictadura totalitaria, también...
  • José Martí como coartada de Castro   De José Martí, como de Cristo, puede afirmarse que son seres sublimes, pero indefensos. Cada cual hace con ellos lo que quiere. En nombre de Cristo se cometieron tantos...
  • Felicidades desde el mundo que nunca se acaba   Como dije hace doce meses de 2015 –vuelvo y repito–, 2016 ha sido un año realmente sorprendente, lleno de situaciones y giros inesperados, que han agrandado considerablemente nuestra experiencia...

Las tres categorías básicas de Wilber

Las tres categorías básicas de Wilber
julio 14
20:22 2012

Ken Wilber los llama “republicanos, demócratas y místicos”. Según él –Wilber es uno de los más populares teóricos de la sicología transpersonal ahora mismo–, hay tres categorías básicas de existencia de la conciencia, “la subjetiva, la objetiva y la no dual (o Atman), tres categorías que engloban la totalidad de la Gran Cadena del Ser”.

La primera de las categorías mencionadas, la subjetiva, sostiene que los hombres y las mujeres no son libres porque la culpa reside en el mismo sujeto (el ser humano nace despreciable y sólo es posible sacar algo bueno de él reprimiendo a la bestia que hay en él). La segunda categoría, la objetiva, sostiene que los hombres y las mujeres no son libres porque económicamente están oprimidos y sicológicamente reprimidos (categoría representada por Marx, Marcuse, la sicología humanista y demás). La tercera categoría, defendida por el propio Wilber, sostiene que los hombres y las mujeres no son libres no por algo que el objeto le haga al sujeto, ni por algo que el sujeto le haga al objeto, “sino por la simple consecuencia de la dualidad previa existente entre el sujeto y el objeto”.

Esta tercera categoría no trata de reprimir ni de dejar de reprimir el Yo (o Self), sino que intenta “trascenderlo, ver a través de él”. En esta tercera categoría, la “no dual”, el hombre logra salirse de la camisa de fuerza del Personaje abotonada por el ego cultural, y liberarse en su fusión con la naturaleza, con la vida. Es el Nirvana en términos budistas –y estoy resumiendo mucho, lo sé–, o el florecer del ser hedónico del que tanto se ha hablado en estas páginas y que los sofistas al uso suelen confundir con el hedonismo histórico de las escuelas cirenaica y epicúrea, tras consultar Wikipedia.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

el Instituto la Rosa Blanca entrega tercer premio “Juana Gros de Olea”. enero 28, 2017:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Francisco Alemán de las Casas

La huérfana

Francisco Alemán de las Casas

                Cuando niña fui un poco más huérfana que ahora tuve que recuerde nueve padres sucesivos en dos años También una madre de

0 comentario Leer más
  Manuel Gayol Mecías

Cuatro fases del sueño

Manuel Gayol Mecías

  En el sueño, por mi propia experiencia de soñador, hay una transfiguración narrativa y otra poética. Y en la primera, que va desde la duermevela y la región Alfa

0 comentario Leer más
  Jorge Olivera Castillo

Alucinaciones

Jorge Olivera Castillo

                Un ilustre representante del proletariado me pregunta si lo que se mece en sus pupilas es un puente de plata Le advierto

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami