Neo Club Press Miami FL

Nietzsche y la conciencia lúdica

Nietzsche y la conciencia lúdica

diciembre 07
18:08 2012

Se me ha ocurrido llamarle “conciencia lúdica”. O “La Conciencia Lúdica”. O como se le quiera poner, porque a fin de cuentas todo no es más que un juego. Precisamente por eso Nietzsche perdió la razón y acabó muriéndose antes de tiempo. Porque a pesar de todo se tomó demasiado en serio. Se olvidó de jugar.

Haberse tomado tan en serio siendo, como era y es, una de las mentes más agudas e inconformes de la historia de nuestra civilización, demuestra que muy pocos, ni siquiera los más dotados, están en condiciones de lanzar la primera piedra. Y si en realidad estamos a las puertas de un nuevo comienzo, de una resurrección en el ser interno –en el estar–, de un golpe de timón verdaderamente transformador, es hora de empezar a lanzarla. Ver las ondas diseminarse. Asomarse al fondo donde nadan los peces de colores (ríete de los peces de colores).

De tan dotados acaban desangrados por sus cuchillos mentales. Estar en el pueblo y no ver las casas. La mente rehén de la mente. El enorme aparato del ego intransigente a merced de sí mismo, inmerso en su círculo vicioso. ¿Qué fue lo que alcanzó el Buda a fin de cuentas? No habría que leer demasiado para comprenderlo. Alcanzó la sabiduría a través de la noción de “estar” –en oposición a la de “hacer” o incluso “ser”–, en tránsito hacia la conciencia lúdica. Buda se reía de sí mismo a solas consigo mismo. Fue ese su gran descubrimiento, y su gran mérito haberlo llevado a la práctica. Conseguir reírse de sí mismo para sí mismo, a la sombra del árbol de la vida. Lo que Nietzsche fue incapaz de alcanzar a pesar de sus atisbos (“la madurez del hombre consiste en encontrar la seriedad con que jugaba cuando era niño”). La madurez de la conciencia lúdica llevada a la práctica.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner sobre el discurso del presidente Trump en la ONU:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Breves apuntes sobre la brevedad

José Hugo Fernández

1-Augusto Monterroso, artífice de la brevedad literaria, se encontró cierta vez con un presunto lector, quien le dijo que estaba leyendo una de sus obras, El dinosaurio, que es justo

0 comentario Leer más
  Rafael Vilches

Y si murmuro

Rafael Vilches

                  Si mis labios dicen libertad, mi corazón esponjado late, por esta isla que son mis ojos atravesados por el mar, por

0 comentario Leer más
  Philip Larkin

Tres tiempos

Philip Larkin

                  Esta calle vacía, este cielo gastado hasta lo insípido, este aire, un tanto indistinguible del otoño como un reflejo, constituyen el

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami