Neo Club Press Miami FL

El dandy cubano

El dandy cubano

diciembre 19
22:37 2010

Entre las 178 actividades recientemente aprobadas por el castrismo para el ejercicio del trabajo por cuenta propia en Cuba, llama la atención una que por su etimología y resonancias resulta, cuando menos, curiosa: El dandi.

El periódico del Partido Comunista, Granma, maneja el término en el inglés original, “Dandy”, en su relación de oficios tolerados. Así, el nuevo empleo por cuenta propia aparece enlistado allí en la categoría de “figuras costumbristas”, junto a la habanera, la cartomántica, el artista de danza folclórica, el grupo musical “Los Mambises”, el caricaturista, la vendedora de flores artificiales, el pintor callejero, la peluquera peinadora de trenzas, el pelador de frutas naturales, el dúo de danzas “Amor”, la pareja de baile “Benny Moré”, la exhibición de perros amaestrados, el dúo musical “Los amigos”, los figurantes y el peluquero tradicional.

Uno podría imaginar que el trabajo de Dandy en Cuba, en tanto figura costumbrista, consiste en figurar para la galería con un atuendo decimonónico, y cobrar por ello. Foto de turistas. Postal de visitación. Aunque después aparece la figura del “figurante” en la lista, valga una vez más la redundancia, y entonces resulta redundante lo de la figuración. Y está eso de “habanera”. ¿Qué cosa es una habanera? O mejor dicho: ¿Cómo se gana alguien la vida como habanera? También figurando supongo (siempre siguiendo el hilo de la categoría figurativa). Una habanera es una habanera es una habanera hasta tanto se pruebe lo contrario. “Si la cosa marcha bien, hay poco que temer, ¿no se consigue una habanera a diario?”.

¿Dúo de danzas “Amor”? ¿Pareja de baile “Benny Moré”? ¿Grupo musical “Los Mambises”? ¿Es que no se va a poder bailar ni tocar por cuenta propia sin un “apellido” artificial? Pero el caso del “dandy” es sin duda el más llamativo y/o enigmático.

Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua, dandi es aquel “hombre que se distingue por su extremada elegancia y buen tono”, y la enciclopedia popular Wikipedia va más allá al señalar que se trata de “un hombre que se considera elegante y refinado, y cuya actitud ante la vida se caracteriza por la falta de deseo, la desgana, el aburrimiento y el desprecio por los gustos del vulgo”. Vulgo, aburrimiento, elegancia, buen tono… arroz con mango a la inglesa. ¿Se referirá Granma, al enlistar al “dandy” como cuentapropista, al clásico figurín o postalita? ¿Acaso se trata de una velada alusión al viejo oficio de proxeneta? ¿O volviendo a nuestra teoría inicial simplemente sería alguien dispuesto a disfrazarse y dejarse encuadrar como estampa turística?

Lo cierto es que seguramente a algunos le sonará atractivo, si no lucrativo, lo del dandismo. Sobre todo en la asfixiante Cuba de la jinetera y el policía.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más
  Baltasar Santiago Martín

¿Suicidio?

Baltasar Santiago Martín

  En memoria de Juan O’Gorman             No entres al río con los bolsillos llenos de piedras como hizo Virginia; antes que suicidarte, arrójale las

0 comentario Leer más