Neo Club Press Miami FL

Armando Añel: Claudia Boerner y el suicidio del troll

Armando Añel: Claudia Boerner y el suicidio del troll

abril 10
19:22 2012

1-0_1ANNELA sus 32 años acaba de suicidarse Claudia Boerner, modelo alemana que según Yahoo! lo tenía todo para ser feliz: “era guapa, adinerada y aparentemente no sufría problemas psicológicos”. Sin embargo, “harta de soportar las crueles críticas de los internautas, que especulaban sobre la cantidad de veces que se había operado, decidió quitarse la vida”.

Más adelante el redactor de la noticia revela: “Esta joven, de mente abierta según sus amigos, daba mucha importancia al qué dirán”. Y se pregunta: “¿Su triste desenlace es un caso aislado o un ejemplo más de que la Red hunde a los débiles? ¿Deberían tomar cartas en el asunto las autoridades para frenar el ánimo insidioso de los trolls?”. Y es entonces cuando uno, a su vez, se pregunta: y cuando el troll también se suicida, ¿quién debe tomar cartas en el asunto?

Aquí subyace un tema de fondo que todos, o casi todos, insistimos en desconocer: la fragilidad asociada al esclavo del ego, impedido de ser, de estar. El problema no es Internet ni la crueldad o depresión de los trolls. Internet al fin y al cabo se limita a reflejar la realidad de los que somos, y un troll no es un ente sobrenatural o extraterrestre, sino un ser humano como otro cualquiera, también dependiente del reconocimiento exterior –si no, sencillamente, no sería un troll–, también débil en extremo. El problema es la dependencia del reconocimiento exterior. Como decía la nota de Yahoo!, Claudia Boerner daba mucha importancia al qué dirán.

Acabo subrayando lo ya dicho en Ego, muerte, infelicidad y dependencia: Probablemente nadie ha llevado la estadística, pero sería interesante, por ejemplo, establecer la edad promedio en que mueren los escritores. Digo los escritores porque en el campo de la cultura suelen ser los menos reconocidos por el gran público, y por supuesto por sus colegas, pero la observación puede extenderse al resto de los creadores o artistas (Boerner, como ya se dijo, era modelo, y además llevaba un programa de televisión). Los escritores suelen sufrir amargamente la falta de reconocimiento público que padecen, lo que afecta particularmente sus frágiles sicologías. Como son esclavos de su ego, invariablemente terminan azotados por la frustración del susodicho ego iracundo. Y tanto azote puede acercarles la muerte.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Otilio Carvajal

El discurso tanático de Félix Anesio

Otilio Carvajal

  Hoy bebo una taza de café amargo en un lugar ajeno que se llama exilio[1] El uso manifiesto de lo tanático es muy frecuente en la poesía cubana desde

Leer más
  Luis de la Paz

Lilliam Moro, de la mano de un ángel

Luis de la Paz

Hace unas semanas, durante la presentación en el Centro Cultural Español de su libro Contracorriente, poemario por el que recibió el Premio Internacional de Poesía “Pilar Fernández Labrador”, en Salamanca,

Leer más
  Jorge Olivera Castillo

Inhumanidad

Jorge Olivera Castillo

                    Las lágrimas no tienen patria fija su bandera es un deshilachado triángulo de pesadillas el himno un brote de notas

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami

Carlos Alberto Montaner – El por qué de los ataques acústicos en Cuba