Neo Club Press Miami FL

Armando Añel: Claudia Boerner y el suicidio del troll

Armando Añel: Claudia Boerner y el suicidio del troll

abril 10
19:22 2012

1-0_1ANNELA sus 32 años acaba de suicidarse Claudia Boerner, modelo alemana que según Yahoo! lo tenía todo para ser feliz: “era guapa, adinerada y aparentemente no sufría problemas psicológicos”. Sin embargo, “harta de soportar las crueles críticas de los internautas, que especulaban sobre la cantidad de veces que se había operado, decidió quitarse la vida”.

Más adelante el redactor de la noticia revela: “Esta joven, de mente abierta según sus amigos, daba mucha importancia al qué dirán”. Y se pregunta: “¿Su triste desenlace es un caso aislado o un ejemplo más de que la Red hunde a los débiles? ¿Deberían tomar cartas en el asunto las autoridades para frenar el ánimo insidioso de los trolls?”. Y es entonces cuando uno, a su vez, se pregunta: y cuando el troll también se suicida, ¿quién debe tomar cartas en el asunto?

Aquí subyace un tema de fondo que todos, o casi todos, insistimos en desconocer: la fragilidad asociada al esclavo del ego, impedido de ser, de estar. El problema no es Internet ni la crueldad o depresión de los trolls. Internet al fin y al cabo se limita a reflejar la realidad de los que somos, y un troll no es un ente sobrenatural o extraterrestre, sino un ser humano como otro cualquiera, también dependiente del reconocimiento exterior –si no, sencillamente, no sería un troll–, también débil en extremo. El problema es la dependencia del reconocimiento exterior. Como decía la nota de Yahoo!, Claudia Boerner daba mucha importancia al qué dirán.

Acabo subrayando lo ya dicho en Ego, muerte, infelicidad y dependencia: Probablemente nadie ha llevado la estadística, pero sería interesante, por ejemplo, establecer la edad promedio en que mueren los escritores. Digo los escritores porque en el campo de la cultura suelen ser los menos reconocidos por el gran público, y por supuesto por sus colegas, pero la observación puede extenderse al resto de los creadores o artistas (Boerner, como ya se dijo, era modelo, y además llevaba un programa de televisión). Los escritores suelen sufrir amargamente la falta de reconocimiento público que padecen, lo que afecta particularmente sus frágiles sicologías. Como son esclavos de su ego, invariablemente terminan azotados por la frustración del susodicho ego iracundo. Y tanto azote puede acercarles la muerte.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más
  Baltasar Santiago Martín

¿Suicidio?

Baltasar Santiago Martín

  En memoria de Juan O’Gorman             No entres al río con los bolsillos llenos de piedras como hizo Virginia; antes que suicidarte, arrójale las

0 comentario Leer más