Neo Club Press Miami FL

Armando Añel: Claudia Boerner y el suicidio del troll

Armando Añel: Claudia Boerner y el suicidio del troll

Abril 10
19:22 2012

1-0_1ANNELA sus 32 años acaba de suicidarse Claudia Boerner, modelo alemana que según Yahoo! lo tenía todo para ser feliz: “era guapa, adinerada y aparentemente no sufría problemas psicológicos”. Sin embargo, “harta de soportar las crueles críticas de los internautas, que especulaban sobre la cantidad de veces que se había operado, decidió quitarse la vida”.

Más adelante el redactor de la noticia revela: “Esta joven, de mente abierta según sus amigos, daba mucha importancia al qué dirán”. Y se pregunta: “¿Su triste desenlace es un caso aislado o un ejemplo más de que la Red hunde a los débiles? ¿Deberían tomar cartas en el asunto las autoridades para frenar el ánimo insidioso de los trolls?”. Y es entonces cuando uno, a su vez, se pregunta: y cuando el troll también se suicida, ¿quién debe tomar cartas en el asunto?

Aquí subyace un tema de fondo que todos, o casi todos, insistimos en desconocer: la fragilidad asociada al esclavo del ego, impedido de ser, de estar. El problema no es Internet ni la crueldad o depresión de los trolls. Internet al fin y al cabo se limita a reflejar la realidad de los que somos, y un troll no es un ente sobrenatural o extraterrestre, sino un ser humano como otro cualquiera, también dependiente del reconocimiento exterior –si no, sencillamente, no sería un troll–, también débil en extremo. El problema es la dependencia del reconocimiento exterior. Como decía la nota de Yahoo!, Claudia Boerner daba mucha importancia al qué dirán.

Acabo subrayando lo ya dicho en Ego, muerte, infelicidad y dependencia: Probablemente nadie ha llevado la estadística, pero sería interesante, por ejemplo, establecer la edad promedio en que mueren los escritores. Digo los escritores porque en el campo de la cultura suelen ser los menos reconocidos por el gran público, y por supuesto por sus colegas, pero la observación puede extenderse al resto de los creadores o artistas (Boerner, como ya se dijo, era modelo, y además llevaba un programa de televisión). Los escritores suelen sufrir amargamente la falta de reconocimiento público que padecen, lo que afecta particularmente sus frágiles sicologías. Como son esclavos de su ego, invariablemente terminan azotados por la frustración del susodicho ego iracundo. Y tanto azote puede acercarles la muerte.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Trump y Cuba. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Los animales políticos de Reinaldo Arenas

José Hugo Fernández

Se cuenta que Pitágoras rechazaba comer carne porque veía en los animales posibles reencarnaciones de sus amigos muertos. Es un escrúpulo encomiable siempre que uno esté convencido de que en

0 comentario Leer más
  José Gabriel Barrenechea

Una contraproducente política cultural

José Gabriel Barrenechea

Hace unos meses el filme “Santa y Andrés”, que anteriormente había sido censurado en el Festival del Nuevo Cine Latinoamericano habanero, fue excluido de la competencia en la 18ª edición

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

La reina rota (I)

Nilo Julián González

                  tengamos compasión que la reina está rota pocos saben es decir se demoran comprender compartir cercenar es difícil caer como caen

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami