Neo Club Press Miami FL

El placer de la enemistad

El placer de la enemistad

marzo 02
03:10 2012

 

Acaba de morir en Los Angeles el célebre bloguero conservador Andrew Breitbart, y a edad temprana. Apenas tenía 43 años. Leyendo someramente algunas notas relacionadas con el deceso, me sorprendió esta frase suya, que escribió alguna vez:

“Me encanta pelear, me encanta encontrar aliados y, estupendamente, me gusta hacer enemigos”.

Esta idea, la de disfrutar haciendo enemigos, resulta a primera vista sobrecogedora. ¿No se trata de un concepto contradictorio en sí mismo, gustar la enemistad?  ¿Puede gustarle a alguien hacer enemigos? Pues sí. “Prácticamente, no hay emoción negativa que no pueda disfrutarse, y eso es lo más difícil de comprender”, dice el místico ruso Peter D. Ouspensky. “Realmente, algunas personas obtienen todos sus placeres de las emociones negativas”.

Ouspensky también se refiere a que ciertas emociones negativas nacen desde nuestra consideración de que “la gente de algún modo no nos valoriza bastante, o no piensa bastante en nosotros, o no es bastante cuidadosa con nosotros (…) Esta es una importantísima faceta de la identificación y es muy difícil librarse de ella. Algunas personas están plenamente en su poder”.

Es así que podemos entender comportamientos a los que, en primera instancia, no hallamos explicación. Yo he crecido con la sensación, o el convencimiento, de que hacer enemigos es estúpido. Hacerlos, que no tenerlos, porque esto último es prácticamente inevitable a lo largo de una vida, y ello se comprende mejor tras leer a Ouspensky.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

2 comentarios

  1. Ares Marrero María
    Ares Marrero María octubre 06, 05:43

    Muy interesante Armando. Esto me abre una cierta perspectiva de entendimiento acerca del disfrute de emociones negativas, terreno que me resulta aún incomprensible… pero entender siempre alivia. Prometedora la recomendación de leer a Ouspensky, y entender luego, mejor. Un saludo amigo! Y gracias!!!

  2. Armando Añel
    Armando Añel octubre 06, 07:20

    gracias a ti! El ego sufre por la falta de atencion del otro, es entonces que el otro comienza a convertirse en su “enemigo”. Por omision! Esta es una de las variables mas comunes.

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más
  Baltasar Santiago Martín

¿Suicidio?

Baltasar Santiago Martín

  En memoria de Juan O’Gorman             No entres al río con los bolsillos llenos de piedras como hizo Virginia; antes que suicidarte, arrójale las

0 comentario Leer más