Neo Club Press Miami FL

Armando de Armas, cuatro respuestas

Armando de Armas, cuatro respuestas

Armando de Armas, cuatro respuestas
Mayo 22
00:11 2015

Armando de Armas nació en Santa Clara en 1958. Narrador, periodista y ensayista, tiene varios libros publicados, entre ellos la novela La Tabla y el libro de relatos Mala jugada, y su obra ha aparecido en numerosas antologías en Europa y Estados Unidos, siendo traducida al francés, el italiano, el alemán y el checo. Es fundador y vicepresidente del Capítulo del PEN CLUB de Londres en Miami (PEN CLUB de Escritores Cubanos en el Exilio), y actualmente trabaja en Martí Noticias, en Miami.

De Armas tuvo la gentileza de responder a las preguntas de nuestra encuesta-entrevista:

Armando Añel. Dicen que en Cuba hay más tiempo para escribir. Dicen que en el exilio hay más libertad para escribir. ¿Dónde se hace mejor literatura, dentro o fuera de Cuba?

Armando de Armas. Yo tenía más tiempo para escribir en Cuba, no trabajaba o al menos no trabajaba para el gobierno. Así que me levantaba a escribir a las ocho de la mañana, no importaba lo tarde que me acostara, y escribía hasta la una o las dos de la tarde. Dormía una breve siesta, luego leía un rato, y me iba a la calle a buscarme no sólo la vida, sino también la muerte y, en ese maridaje, las experiencias para escribir.

¿Libertad para escribir? En Cuba tenía toda la libertad del mundo para escribir lo que me diera la gana, como así hice: La tabla, Mala jugada y otros libros aún inéditos. Claro, tenía que estar dispuesto a pagar el precio de la cárcel y la persecución. Lo que sí no tenía en Cuba era ninguna libertad de publicación, un precio que también tenía que estar dispuesto a pagar. No hay un mejor sitio para escribir si se tiene talento y valor para no venderse. He escrito buenos textos en una celda y en una factoría escurriéndole el bulto al capataz, y por otro lado me he encontrado en un hotel cinco estrellas donde no he podido armar un párrafo medianamente respetable. Bajo una tiranía se puede escribir buena literatura, pero tiene que ser una literatura contra o al margen de esa tiranía, nunca sometida a los dictámenes de sus sargentos culturales.

AA. Se habla mucho del avance del relativismo y la doble moral en Cuba. La Dra. Hilda Molina dice que Fidel Castro “enfermó el tejido social de la sociedad cubana”. Desde tu salida de la Isla, ¿crees que los cubanos han evolucionado hacia el poscastrismo o involucionado hacia el neocastrismo?

AdA. Creo que el tejido de la sociedad cubana venía enfermo desde antes de Castro, enfermo de un izquierdismo recurrente, Castro es la consecuencia no la causa de ese síndrome izquierdoso y esquizoide. Hay que ver nada más el entusiasmo bobalicón con que la sociedad y la prensa cubanas de los años 30 siguieron y cubrieron los acontecimientos de la Guerra Civil Española. ¿A favor de los nacionales? Nada de eso: a favor de los rojos, dizque republicanos. Acá en Miami voló un día por los aires reventado por una bomba Rolando Masferrer, supuesto coco de la derecha cubana, pero en un lugar muy especial de su corazoncito de progre se llevaba a la República Española surgida en 1934 (la verdad, lo más parecido, aunque más radical, al allendismo y el chavismo de nuestros tiempos), por la que luchó fieramente con la pluma y con las armas y a consecuencia de la cual le cambiaron su nombre por el de Cojo Masferrer.

Investigando allá en la isla para una novela que escribía sobre la escabechina de la guerra española, Caballeros en el tiempo, descubrí un dato asombroso y que, para mi satisfacción, este año han revelado las agencias de prensa con motivo del aniversario de dicha guerra: Cuba fue el país que, en relación con su cantidad de habitantes,  aportó más hombres a la carnicería ibérica. Entre ellos intelectuales como Masferrer, Pablo de la Torriente Brau (muerto en Majadahonda), Carlos Montenegro y Lino Novás Calvo.

Cuba evoluciona hacia la desintegración nacional, salvo que nos dejemos de retórica y nos dispongamos a pagar el altísimo precio de la libertad. Pero, desgraciadamente, la libertad ni siquiera es una palabra bien vista hoy, y no ya en Cuba, sino en el Occidente de lo políticamente correcto, es decir, en casi todo el Occidente.

AA. Cada vez más cubanos abusan del refugio político que les concede Estados Unidos, como perseguidos, y a los seis meses viajan a Cuba a hacer turismo. Esto ha puesto en peligro la Ley de Ajuste Cubano –que incluso se dice será revocada en breve–, excepción diseñada para exiliados políticos, no para inmigrantes económicos. ¿Cómo hacer para que en lugar de justos paguen los pecadores?

AdA. Bueno, hace rato que los cubanos, con nuestra proverbial irresponsabilidad, hemos venido poniendo en peligro la Ley de Ajuste Cubano. Esa ley no debería beneficiar a personas que al año de estar acá ya quieren regresar a la isla con el argumento de que, ay, extrañan a la mamá, al amante o a la madrina. Por cosas como esa, por la banalización de nuestro drama, es que muchas veces no se nos toma en serio y, para colmo, ay, nos quejamos.

AA. Imagina que estamos en el año 2020. ¿Qué ha sido de Cuba?

AdA. Depende de lo que hagamos frente al dilema que planteo en la respuesta número dos.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Cómo se le ocurre a Santos pedirle ayuda a Castro. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más
  Félix Luis Viera

Un loco sí puede (fragmento)

Félix Luis Viera

                                                            25 Así es, así ha sido, mi psiquiatrico plástico, como tanto le he repetido, esta vida de loco tan dura que he llevado me fue tirando cada vez

1 comentario Leer más
  María Eugenia Caseiro

El presentador

María Eugenia Caseiro

A mi hermana Karin Aldrey, que acostumbra dirigirse al Mundo –Señoras y señores… –dice el hombre y se interrumpe. Lleva prendida en el guargüero la grotesca sequedad que intenta resolver

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami