Neo Club Press Miami FL

Arroz frito en el Palacio de los Jugos

Arroz frito en el Palacio de los Jugos

Arroz frito en el Palacio de los Jugos
noviembre 01
14:54 2014

“No había, en lo esencial, diferencias entre la oferta de la fonda cubana y la de los chinos. Ambas trabajaban la línea de la cocina criolla e incluían en su menú no pocos platos de la cocina española e internacional. Lo que se conoce como comida china, y que incluye platos de la cocina de cuatro regiones de ese gran país asiático, no entraba en la carta de las fondas cubanas ni aun en aquellas regenteadas por chinos”. Ciro Bianchi

¿Y acaso no tiene todo cubano un chino detrás?  ¿O un plato de arroz frito detrás? ¿Acaso todo cubano no aprecia la comida china, o tiene un antepasado chino, o disfrutó viendo películas de Kung-fu? Esa dualidad chino-cubana, paciencia más choteo más estridencia más resignación, ¿no habrá gestado el actual ajiaco posmoderno? Algunos cargan los dados sobre África, otros sobre España e incluso sobre el detonante árabe oculto en la carga ibérica, ¿pero y China? ¿Y los chinos? ¿Tienen alguna responsabilidad en el surgimiento, diseño e instrumentación de la cubanidad tal y como se le conoce hoy día? ¿No andarán por ahí, metidos de trasmano?

Seguro que sí.

En cualquier caso, quien en su niñez haya degustado un arroz frito en el Pacífico –me refiero al restaurante chino de Centro Habana— habrá atesorado para siempre el temblor del Buda en la cima del Himalaya, el esqueleto del leopardo saltando hacia el vacío de la sabiduría primordial, el vuelo del halcón vagando sobre la paloma. Vacío. Vacío chino. Vacío en específico. Vacío del Gran Salto Adelante. Escapar de la tierra embalsamada a través del paladar de generaciones de hombres recordándote, explicándote, sugiriéndote, rogándote que escapes. Que escapes para que alcances tu definición mejor. Para degustar un arroz frito en el Palacio de los Jugos de Miami.

Todos quieren venir para Miami.

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

3 comentarios

  1. Rodolfo Gonzalez Almaguer
    Rodolfo Gonzalez Almaguer noviembre 05, 07:53

    Muy valiosa tu reflexion, Armando. Como siempre, tu das en el blanco. Severo Sarduy, el escritor camagueyano que murió e nParis( no si con aguacero como Vallejo) ya intento indagar sobre esa presencia de lo chino en los cubano. Y tuvimso al poeta Regino Pedroso que nen los años 5o llego apublicar El ciruelo de Yuan Pei Fu.

  2. R, Rosales
    R, Rosales noviembre 05, 14:10

    Me ha abierto el apetito, yo tambien extraño el delicioso arroz frito, que por cierto tengo entendido por numerosos comentarios escuchados a través del tiempo, no es propiamente un plato de la cocina china; en Mexico sin embargo en los tiempos de la guerra de Independencia Cubana, si freian el arroz, no se si en la actualidad esa costumbre permanece.

  3. Armando Añel
    Armando Añel noviembre 06, 03:50

    gracias amigos!

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Olivera Castillo

Pan (de yeso) y circo

Jorge Olivera Castillo

                El circo no es el pasatiempo donde lavamos las llagas del hambre con sonrisas espontáneas y puras. Tampoco es el lugar para

0 comentario Leer más
  Juan Carlos Recio

Para desalmar un cadáver

Juan Carlos Recio

                Si no estás dispuesto a perdonar y todo lo que das es sombras cómo pudieras ser el amado cómo irías hasta el

0 comentario Leer más
  Luis Jiménez Hernández

En primera persona

Luis Jiménez Hernández

                no escribo versos en primera persona, ser decadentes es un oficio cruel como el de jugar a ser Dios. Pero hoy escribiré

1 comentario Leer más

Festival Vista Miami