Neo Club Press Miami FL

Arte y Guerra Fría. Notas para una conferencia

Arte y Guerra Fría. Notas para una conferencia

Arte y Guerra Fría. Notas para una conferencia
diciembre 13
23:23 2014

Gracias a Idabell y a Añel. Gracias a Gilberto Marino por interpretar muy bien el contenido de la novela en ese extraordinario cuadro que ilustra la portada.

Este acto es un reflejo de la lucha por la libertad de la cultura frente al totalitarismo.

En las sociedades totalitarias, donde el Estado tiene todo el poder, el Estado decide lo que es valioso o despreciable.

Son sociedades guiadas por los comisarios.

En general, los comisarios son conservadores y nacionalistas. En la URSS crearon una estética para la pintura, el realismo socialista, y otra semejante para la música, que rechazaba el formalismo.

No es una casualidad que los dos más sonados episodios de represión cultural en Cuba son la censura a PM, el corto filmado por Orlando Jiménez Leal y Sabá Cabrera Infante, y el affaire Heberto Padilla.

En las democracias liberales el mercado decide cuáles son las preferencias del pueblo. En las dictaduras totalitarias, esto lo deciden los comisarios y exigen a cambio el alma política del artista.

Hitler o Stalin son una buena muestra. Hitler amaba la música de Wagner (además de su talento era antisemita) y condenaba la música subhumana producida por los judíos o el jazz de los decadentes negros norteamericanos. Como era un pintor frustrado también manifestaba su odio a los pintores judíos. Amedeo Modigliani, Camile Pissarro, Marc Chagall.

Stalin tenía sus preferencias musicales. Le gustaban los coros militares. Despreciaba a Shostakovich, a Prokofiev y a Khachaturian. Los persiguieron.

Notas para la conferencia “Literatura y Guerra Fría”, que Carlos Alberto Montaner ofreció el 13 de diciembre en el Miami Hispanic Cultural Art Center, en el marco del Festival del Arte y la Literatura Independiente de Miami (VISTA)

Dimitri Shostakovich fue víctima del propio Stalin, quien se burló de su ballet Lady Macbeth. Lo había protegido el mariscal Mijail Tujachevski, pero lo fusilaron durante las purgas. Había sido amigo de De Gaulle.

Sergei Prokofiev, compositor y pianista. El Ministro de Cultura Anatoly Lunarchaski le dio permiso para residir en el extranjero. Regresó en los 30 y tuvo problemas con el estalinismo (como Lunarcharski). Tuvo que escribir música complaciente con el régimen. Murió el mismo día que Stalin, 5 de marzo de 1953, y el cadáver tuvo que esperar tres días para que lo enterraran.

Aram Khachaturian un armenio sovietizado, se le tiene como el mejor compositor de su país, pero chocó con el estalinismo.

A los tres los acusan de formalismo en 1948. El formalismo era acercarse a la vanguardia de la música atonal, a las innovaciones occidentales, separándose de la tradición musical rusa. Aprovechando el estreno de una ópera de Vano Muradeli, llamada La Gran Amistad, el Comité Central emite una censura contra una docena de compositores y tienen que disculparse y darles las gracias al Partido por la crítica devastadora. Se humillan. Vano Muradeli escribió: “Mi ópera constituye una aberración para el oído normal humano”.

Armando Añel agradece a Carlos Alberto Montaner al inicio del evento

Armando Añel agradece a Carlos Alberto Montaner al inicio del evento

Carlos Alberto Montaner conversa con Manuel Gayol Mecías

Carlos Alberto Montaner conversa con Manuel Gayol Mecías

Montaner junto a Ivette Fuentes e Ileana Bustillo

Montaner junto a Ivette Fuentes e Ileana Bustillo

Mussolini era algo diferente. Tocaba el violín razonablemente bien. Hasta la promulgación de las leyes racistas en 1938, imitando a los alemanes, aceptó a los músicos judíos. El único choque frontal lo tiene con el director de orquesta Arturo Toscanini. Le quitan el pasaporte y lo maltratan los camisas negra. Toscanini era de origen judío. Regresa a USA, donde ya había vivido.

Todos trataron de crear una estética estatal.

Los soviéticos tenían un modelo literario: Máximo Gorki. La Madre era el sumun. Una historia de la lucha social contra el zarismo.

André Gide fue a visitarlo a la URSS, pero agonizaba. Gide suponía que Gorki quería decirle algo, pero lo asesinaron. Publicó Regreso de la URSS, rompió con el comunismo y entonces lo atacaron por ser homosexual y por haber publicado Corydon, un ensayo a base de diálogos en el que defendía el homosexualismo.

En general, las vanguardias literarias y artísticas eran de izquierda, pero acababan chocando con Moscú.

Un caso evidente fue el del surrealismo. André Bretón se decía marxista, pero con un criterio más libertario. Breton acabó polemizando públicamente con Louis Aragon. Los soviéticos sospechaban del surrelismo. Bretón acabó acercándose al trotskismo.

Entre los libros que alguna vez soñé escribir estaba una breve historia personalizada de algunos de los grandes escritores que se alzaron contra las pretensiones de dominio de la URSS.

Hubiera incluido a Arthur Koestler, Salvador de Madariaga, Julián Gorkin, Víctor Alba, André Gide, Raymond Aron, Jean-Francois Revel, George Orwell, Aleksander Solhenitzin, al polaco Czeslaw Milosz y al checo Vaclav Havel.

 Y hubiera contado la historia de cuatro libros: El cero y el infinito, de Arthur Koestler, publicado originalmente como Darkness at noon, Rebelión en la granja, de George Orwell, pseudónimo del escritor inglés Eric Arthur Blair, y de la antología The God that failed por Louis Fischer, André Gide, Arthur Koestler, Ignazio Silone, Stephen Spender y Richard Wright. El cuarto libro sería Yo escogí la libertad, de Viktor Kravchenko, por todo lo que se organizó en París en torno a la obra.

 Tiempo de canallas parte de este panorama, pero es una novela de suspense político.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Carlos Alberto Montaner

Carlos Alberto Montaner

Carlos Alberto Montaner ( La Habana, 1943). Escritor y periodista. Ha publicado alrededor de treinta libros, varios traducidos al inglés, el portugués, el ruso y el italiano, entre ellos las novelas "La mujer del coronel", "Otra vez adiós" y "Tiempo de canallas". La revista Poder lo ha calificado como uno de los columnistas más importantes en lengua española, y en 2012 Foreign Policy lo eligió como uno de los 50 intelectuales más influyentes de Iberoamérica. Reside entre Madrid y Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner entrevista a Catalina Serrano

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

1 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más