Neo Club Press Miami FL

Arthur Rimbaud y el canto de la poesía

Arthur Rimbaud y el canto de la poesía

noviembre 23
20:59 2011

1-aaa_arthurArthur Rimbaud es un personaje de la literatura universal muy extraño, pero no dejo de admirar a  este hombre, de tal modo que no me canso de leer su obra traducida al español. No fue un poeta de la vida, pero llevaba en su entraña gran parte de esa belleza. Estaba dormido, como lo estoy yo, pero en determinados momentos, con ayuda de estupefacientes, accedía a lo desconocido, tenía contacto con la poesía de la vida.  

Su trayectoria de aventurero y bohemio no califica para que determinase su contacto con la belleza, con la beldad. Otros también accedieron al mismo peldaño sin que su vida fuera, como ha dicho  Aldous Huxley, “una sonada tarde parisina en un café”. Rimbaud se creía naturalmente un “vidente”, cuando el hachís, droga muy popular por aquellos días, le proporcionó la experiencia de que la poesía se logra a través de un “inmenso y racional desarreglo de todos los sentidos”.  Sí, estaba en lo cierto, el poeta debe convertirse en un vidente, pero no a través del autoengaño. En cualquier caso en ese trance de autoengaño, por mediación del hachís, logró ver y decir cosas que son perfectamente adecuadas al tercer nivel de la poesía. Vio determinadas facetas, tras lo cual pudo distinguir que ya no había en su época cantores, sino declamadores. Y éste es el problema esencial que persiste en la poesía actual.

¿No es verdad que Lezama Lima accedía también a determinados niveles de la poesía (el imago) a través del autoengaño? Lean cuidadosamente en su obra, sobre todo en sus ensayos, cómo el autor de “Paradiso” hacía alusión engendradora, con una determinada metáfora, a su instrumento de respiración para apaciguar el asma bronquial: el “saxofón de la  inspiración”. Hoy sabemos que la composición química que contienen estos broncodilatadores (los nebulizadores) posee  determinadas sustancias sicodélicas que muy bien en personas sensitivas pueden llevar a desarreglos con los sentidos, abriendo las puertas de la visión.

En un estudio que realizara el propio Huxley en la década de 1950, “Las puertas de la percepción”,  admitió que ciertas drogas satisfacían el camino a comprender parte de un mundo que se oponía y al mismo tiempo estaba más allá, presto a los sentidos.

También en la poesía cubana está ausente el cantor. Rimbaud pudo cantar, pero bajo los efectos de los estupefacientes. Kabir pudo cantar, y lo hizo naturalmente. ¿Por qué la actual poesía cubana no puede ser cantada? El ego del ser cubano lo impide. El ego impide la visión. A lo sumo puede ser declamada. ¿Cuál es la diferencia?

Cuando se canta, la pauta de los pensamientos se detiene. Cuando se declama, hay espacio para pensar, para filosofar, para combatir el propio objeto poético. Hay ego. Es más, cuando el ego se las arregla con los sentidos, el poeta no tiene otra escapatoria que escribir versos; no puede cantar. Esta es la gran angustia que sufre Pérez Bonalde ante su poema “Las cataratas del Niágara”. Bonalde sufre porque no puede cantar; y éste es el mensaje de la canción del Eco a los poetas cubanos: mientras estemos por escribir el verso, la poesía estará muerta, no habrá vida en la poesía.

El cantor no puede escribir. Si lo hace, mata a la poesía. Entonces, ¿por qué hay versos y poemas a nombre de cantores como Kabir?  Ellos nunca escribieron nada, sólo cantaron y de ese canto, vivo y coleando, la tradición tradujo versos. Alguien oyó decir: “Kabir dijo…”, y este es todo el misterio que rodea a la poesía. O puedes cantarla, o puedes escribirla. La primera expresión será del tercer nivel, el más profundo, el de la poesía de la vida. La segunda a la sumo alcanzará a entrar en el segundo nivel, a sentir la infinidad del objeto.

http://angelcallejas.wordpress.com/

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más