Neo Club Press Miami FL

Así habla Maurice Sparks

Así habla Maurice Sparks

agosto 06
20:43 2011

1-MauriceMaurice Sparks no es sólo un personaje de ficción, un seudónimo, que esconde a un escritor, sino una evolución en tanto un punto de vista como escritor. No le importa formarse una idea sobre lo que escribe, sistematizar un conocimiento sobre ello, sino convertirse en un lector más: tomarse a broma en relación con el lector.

Tan irónico es este Maurice, que la vida misma suele ser una ironía. No crean mucho lo que dice Maurice en esos relatos, porque no es ese su objetivo final como escritor. Quizás el seudónimo Maurice explique la verdadera intención de su creador; que los escritores se aburren de tanto escribir, al no tener contacto con lo existencial de la vida. Los escritores suelen ser tan sistemáticos y coherentes con sus escritos que quizás por eso nunca llegan a pensar en cómo debería ser su propia existencia. Nunca están pensando en sí mismos, la realidad cruda y desnuda, sino en lo abstracto y absoluto.

Los relatos de Maurice Sparks desembocan más,  paradójicamente, en una estética que en una ética  de la vida. Maurice prefiere que el lector tome conciencia de lo que “debería hacer” (ética), pero lo más importante es el placer por el texto (estética). Detrás de Maurice Sparks recesa alguien que está interesado profundamente en el punto de vista hedónico de la vida. Y es una conclusión lógica que su creador algún día explicará: “o lo uno, o lo otro”. Porque no se puede ser al mismo tiempo ni lo uno ni lo otro. No podemos tener una visión hedónica de la vida desde una perspectiva ética. Esa es la conclusión lasciva de la cristiandad. El hecho de tener una ética, una manera de cómo deberían ser las cosas en la vida, ametralla el sentido del placer. Condena al individuo a una falsa dualidad de la existencia.

Por eso Sparks aduce siempre que no es un escritor de envergadura, sino un “mediocre” que intenta expresar un punto de vista desde la cualidad de ser lector y no escritor. Espera que el lector se haga una idea propia, individual, de cada relato. Que goce y aprecie su facultad hedónica. Sparks nunca se toma en serio lo que dice. Porque la seriedad es el síndrome factual del escritor, el afán, el ego de siempre implantar una ética, una manera impositiva y desagradable de cómo deben ser las cosas para otros, sin mirar primero en su propia subjetividad condicionada.

Los relatos de Sparks liberan una fuerte dosis de ironía, lo cual es la base oculta de todas las historias relatadas. Hay una “comunicación indirecta” con el público lector desde lo erótico, lo sensual y lo inmaculado. Pero Sparks aboga por un salto: la ironía con que la humanidad ha vivido profundamente afectada por el “romanticismo” y la “continuidad histórica” debe tornarse una broma. ¡Qué clase de bromista es este Maurice Sparks! Cuidado entonces, porque “ni lo uno ni lo otro”, ni lo ético ni lo estético, son el fin en sí mismo para Sparks.  Usted lector, al igual que Sparks, tómese todas estas categorías subyacentes en los relatos como una broma, pues de lo contrario seguramente nunca vivirá, nunca existirá como individuo.

Cuando todo era sistema sobre sistema, puse con esta categoría,
el Individuo, al sistema en el punto de mira de mi polémica,
y ahora ya no se habla de sistema.
Mi posible importancia histórica está absolutamente ligada a esta categoría

Soren Kierkegaard

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más
  Baltasar Santiago Martín

¿Suicidio?

Baltasar Santiago Martín

  En memoria de Juan O’Gorman             No entres al río con los bolsillos llenos de piedras como hizo Virginia; antes que suicidarte, arrójale las

0 comentario Leer más