Neo Club Press Miami FL

Ballets con sabor latino de Arts Ballet Theatre of Florida

 Lo último

Ballets con sabor latino de Arts Ballet Theatre of Florida

Don Quijote

Ballets con sabor latino de Arts Ballet Theatre of Florida
Octubre 29
09:57 2015

 

El fin de semana del 10 y el 11 de octubre, Arts Ballet Theatre of Florida (ABTF) abrió su temporada 2015-2016 en el Aventura Arts & Cultural Center –del cual es una de sus compañías residentes– con un espectáculo cuyo título no pudo haber sido mejor escogido, Ballets with Latin Flavor/Ballets con sabor latino, pues este fresco y bien aderezado concierto dancístico de la compañía que dirige el maestro Vladimir Isáev dejó un grato sabor de boca en crítica y público, tanto en su estreno en la ciudad de Aventura como en el escenario del Broward Center for the Performing Arts, donde se volvió a presentar el siguiente fin de semana, que fue cuando tuve oportunidad de degustarlo, el sábado 17 de octubre.

Tarde en la siesta, justamente considerado comoel Grand Pas de Quatre cubano”, del coreógrafo cubano Alberto Méndez –quien viajara al Condado Miami Dade invitado por ABTF para montarlo– y la hermosa música de Ernesto Lecuona como banda sonora –una grabación de 1955, con el propio maestro al piano, de sus temas Crisantemo, Vals en Si Mayor (Rococó), En tres por cuatro, Bellflowers, Preludio en la noche y Vals azul–, fue el abrebocas de este festín de ballet “con sabor latino”.

Las cuatro hermanas que se prodigan afecto, ternura y comprensión en esa tarde habanera magistralmente retratada por Méndez fueron interpretadas por Renee Roberts (Consuelo), Johana Crick (Esperanza), Lillian Hill (Dulce) y Kaicy Rodríguez (Soledad), quienes le aportaron todo el drama existencial que esta joya coreográfica lleva implícito, amén de no descuidar ni por un solo instante la técnica.

Otro gran acierto de esta función, siguiendo la tónica de dar a conocer al público anglo y de otras nacionalidades ballets creados en otras latitudes –como el nostálgico y memorable Tarde en la siesta–, fue Suite of Waltzes, un excelente trabajo coreográfico del maestro Vladimir Issáev para la bellísima música de la compositora venezolana Teresa Carreño, con seis variaciones que tuvieron depuradas intérpretes en las dieciocho bailarinas que la llevaron a escena.

De igual modo, el pas de six de Laurencia, otro ballet poco conocido por estos lares, con coreografía de Vakhtang y música de Alexander Crian, inspirado en la obra de teatro Fuenteovejuna, de Lope de Vega, fue la esperada oportunidad de ver brillar a la prima ballerina venezolana Mary Carmen Catoya en su primera aparición de la noche, acompañada eficazmente por Hernán Montenegro, quienes estuvieron dignamente secundados por las parejas formadas por Kayci Rodríguez y Fabrizio Montenegro; Aya Baba y Ragmil Bagmanov, y por Renee Roberts, Yasamin Haghayegh, Johanna Crick y Claudia Suárez como cuerpo de baile.

Después de un razonable intermedio, tocó ahora a otra formidable coreografía del maestro Alberto Méndez, titulada Eros Game, dar seguimiento a este opíparo banquete dancístico.

eros games 1 Gaston de Cardenas

Eros Game

Eros Game, una reelaboración de Suite Géneris, un exitoso trabajo anterior suyo, fue montado por el propio Méndez para Arts Ballet Theatre of Florida, con una dúctil y sorprendente Mary Carmen Catoya como la “Eva” que se disputan los dos “Adanes”, asumidos con total apropiación de la exigente coreografía por Ramil Bagmanov y Fabrizio Montenegro, quienes le dieron un matiz muy actual a la barroca partitura de Haendel y Haydn.

Catoya, que tiene unas manos que “hablan”, derrochó audacia, sensualidad y dinamismo mientras sus partenaires la movían a su antojo por el escenario, muestra inobjetable de que está en el apogeo de su carrera y de que Arts Ballet Theatre of Florida ha sabido valorar y acoger a una estrella que aún tiene muchísimo que dar.

Fuga con pajarillo, la coreografía también del maestro Vladimir que siguió a continuación, con música del maestro venezolano Aldemaro Romero –padre de Rubí Issáev, la agradable y sensible directora ejecutiva de la compañía– es desde ya, sin lugar a dudas, una joya del folklore venezolano, muestra elocuente de la riqueza cultural de este querido pueblo, que el talentoso coreógrafo, a pesar de ser eslavo, ha asumido como propia, en un gesto admirable de respeto, gratitud y amor.

Kazuya Arima, con Aya Baba y Kaicy Rodríguez; Johanna Crick, Yasamin Haghayegh, Stephanie Browning, Sara Marlin, Lusian Hernández, Caitlyn King, Hinano Eto y Claudia Suárez, sin excepción, le supieron dar a esta vibrante y “venezolana” coreografía todo el vigor, el ritmo y el colorido que la preciosa partitura del maestro Aldemaro demanda.

El adagio titulado La Traviata, coreografiado de igual modo por Issáev, con música del italiano Giuseppe Verdi, nos transportó a seguidas desde la Gran Sabana de la patria de Teresa Carreño y de Aldemaro Romero al París de finales del siglo XIX, donde Lilliam Hill y Ramil Bagmanov fueron los encargados de dar vida elegantemente a Violeta y a Alfredo, salvo un único momento en el que Ramil sostiene a Lilliam por la pelvis          –detalle que el coreógrafo debe revisar.

Ya para finalizar, vino el “plato fuerte” de la velada: el pas de deux del acto final del ballet Don Quijote, con coreografía original de Marius Petipa y música del compositor austriaco Leon Minkus, a cargo de Mary Carmen Catoya –en su deslumbrante tercera aparición de la noche– y Hernán Montenegro.

En el grato preámbulo del famoso pas deux, Lusian Hernández , Renee Roberts, Hinano Eto, Yasamin Haghayegh, Johanna Crick, Kaicy Rodríguez y Stephanie Browning prepararon la escena para que Mary Carmen y Hernán salieran a vencer el mayor tour de force de este ballet, mientras que Caitlyn King, Lilliam Hill y Aya Baba no deslucieron en sus respectivas variaciones.

Desde su primer balance, siempre muy musical, Mary Carmen se “clavó” sin vacilación, y ratificó que su arsenal técnico está intacto, mientras que Hernán, como partenaire, brindó un impecable y solícito apoyo a su pareja en el adagio.Ya en su variación, ejecutó sus saltos y giros con elegancia, para preparar el campo para que Catoya bordara la suya con total bravura, con grand jettés, sus celebradas extensiones, y una espléndida diagonal de piqués, coronada por unos fouettés, intercalados con pirouettes, sin casi desplazarse del lugar.

En la coda, ambos alcanzaron el clímax que el final demanda, en una apoteosis donde Mary Carmen y Hernán pusieron muy en alto su herencia latina, de frente a un enardecido público que los aplaudió como ellos se merecen.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Baltasar Santiago Martín

Baltasar Santiago Martín

Baltasar Santiago Martín (Matanzas, 1955). Ingeniero estructural, en 1987 fundó en La Habana el grupo “Arar” (Arte y Arquitectura). Tiene publicados “Amaos los unos a los otros” (Betania), “Esperando el velorio” (Alexandria Library), “Calentando el bate” (ZV Lunáticas), “Una vida, un tren”, (Alexandria Library) y “Visión 21/21”, (Linden Lane Press), entre otros libros. En 2008 creó la Fundación Apogeo para el arte público, y en 2013 la revista cultural Caritate, tras casi cuatro años como columnista y jefe de redacción de la revista Venue. Es corresponsal en Miami de la revista Newsweek en español.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Cómo se le ocurre a Santos pedirle ayuda a Castro. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más
  Félix Luis Viera

Un loco sí puede (fragmento)

Félix Luis Viera

                                                            25 Así es, así ha sido, mi psiquiatrico plástico, como tanto le he repetido, esta vida de loco tan dura que he llevado me fue tirando cada vez

1 comentario Leer más
  María Eugenia Caseiro

El presentador

María Eugenia Caseiro

A mi hermana Karin Aldrey, que acostumbra dirigirse al Mundo –Señoras y señores… –dice el hombre y se interrumpe. Lleva prendida en el guargüero la grotesca sequedad que intenta resolver

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami