Neo Club Press Miami FL

Barcelona y el linchamiento de Mourinho

Barcelona y el linchamiento de Mourinho

Mayo 01
21:29 2011

1-el_apestadoYa estamos. Finalmente. Me ha costado trabajo entenderlo, sobre todo porque tras el 1-0 sobre el Barcelona en la Copa del Rey uno podía suponer que a buen entendedor con hechos bastaban. Pero no. Mourinho, y con él sus estrategias, son políticamente incorrectos a como dé lugar. No hay forma de que esa realidad pueda ser alterada.

Nada más irreductible que lo políticamente correcto en un mundo tan mediáticamente dependiente como éste.


En Mestalla, como antes con el Inter en el Camp Nou y en Milán, Mourinho demostró que la manera más eficaz de desarbolar el tiki-taka azulgrana –una y mil veces aceitado durante años de minuciosa coreografía– era al contraataque, partiendo de un centro del campo aniquilador. Claro que no se trataba, ni se trata, de una estrategia monolítica, porque el partido de Valencia, e incluso el del pasado miércoles en el Bernabéu, mostraron que el Real Madrid podía, dentro de ese croquis general, sorprender en base a ráfagas ofensivas intermitentes, pero avasalladoras. Defender para atacar –no defender para tocar hacia atrás–, desarticulando el aburrido rondo barcelonista (porque, todo hay que decirlo, los esquematismos aburren, por mucha estética que contengan).

Mourinho no es entrenador de repetir esquemas y/o distribuir complacencias, y eso resulta políticamente incorrecto de cara a la prensa deportiva, que siempre quiere sabérselas todas.  Mourinho no es hipócrita, y eso se paga caro en este mundo enmascarado en el que por desgracia todavía vivimos. Mourinho no juega al tiki-taka, el esquema políticamente correcto por antonomasia, ante el que se rinde la prensa mundial y, en general, la caverna formalista.

Pasa lo mismo de siempre. Dado que todo pensamiento regresa sobre sí mismo –retorna eternamente–, que todo conocimiento resulta a fin de cuentas inútil, sólo sobrevive la esperanza escénica, el fin como apariencia y representación. El tiki-taka. En esto, hay que reconocerlo, la prensa ha jugado un papel fundamental; ha entendido en profundidad, y consecuentemente ha puesto en práctica, la primacía de lo escenográfico sobre lo vital. Ha sabido interpretar mejor las claves de este tiempo absurdo y pusilánime (lo cual, una vez más, no tiene nada que ver con la razón o la ética: tener razón no tiene nada que ver con el mundo real).

No importa el contenido, importa la forma. El discurso del poder escenográfico, aunque para que se oiga bien haya que jugar con un hombre de más. Mourinho, ni más ni menos, es ahora mismo objeto de un linchamiento mediático. Se ha atrevido a desafiar el poder de una mayoría simplista, reeducada, y durante demasiado tiempo.

No se trata sólo de deporte. Tras lo deportivo subyace el estereotipo de una realidad deformada. Como un cuchillo en la sombra.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Cómo se le ocurre a Santos pedirle ayuda a Castro. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más
  Félix Luis Viera

Un loco sí puede (fragmento)

Félix Luis Viera

                                                            25 Así es, así ha sido, mi psiquiatrico plástico, como tanto le he repetido, esta vida de loco tan dura que he llevado me fue tirando cada vez

1 comentario Leer más
  María Eugenia Caseiro

El presentador

María Eugenia Caseiro

A mi hermana Karin Aldrey, que acostumbra dirigirse al Mundo –Señoras y señores… –dice el hombre y se interrumpe. Lleva prendida en el guargüero la grotesca sequedad que intenta resolver

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami