Neo Club Press Miami FL

Bea, por Dios, no podéis hablar sin tener ni puta idea

Bea, por Dios, no podéis hablar sin tener ni puta idea

Bea, por Dios, no podéis hablar sin tener ni puta idea
julio 01
23:24 2014

¿Qué es una mordida? Esta pregunta se la formuló una contertuliana de Telecinco a Bertín Osborne, recientemente, en uno de esos shows de la izquierda española donde se la pasan bien reforzando al chavismo –es lo que toca ahora– desde un sofá color rosa lleno de cojines y mujeres bellas.

Pero da igual, lo más importante es polemizar aunque no se tenga ni la más remota idea de lo que es el chavismo. O sí, pero hay un guión que exige otorgarle tintes democráticos a la dictadura venezolana que masacra a estudiantes en las calles, instruida directamente por la cubana, que ya es vieja en eso de poner la bota encima de la gente del pueblo.

A Beatriz Montañez, morritos aparte, la hacíamos fuera de la tele una vez que dejó de salir con el socialista Wyoming, en otro programa protestón donde le daban caña a la derecha con chistes bastante malos y, peor, pujones. Pero resulta que no, que la cara bonita está ahora conduciendo debates, sin saber ni dónde está sentada.

Hasta que dio con Bertín Osborne, playboy español que, además de fabricar aceite de oliva y criar caballos purasangre, canta tonadas románticas. Como lo cortés no quita lo valiente, y a Bertín le duele lo que pasa en Venezuela –como no sucede con el líder del partido Podemos, Pablo Iglesias–, expuso una serie de episodios de corrupción en los que los generales chavistas buscaban su tajada en unos negocios, para luego colocarla en bancos suizos, según se le escuchó al propio Bertín.

El del ilustre apellido no tiene pelos en la lengua y, por lo visto, sí mucha dignidad. Ya lo venía demostrando cuando denunció el clima de violencia que vive Venezuela a raíz de la muerte de un balazo de la actriz y modelo Génesis Carmona, ultimada en una manifestación popular presuntamente de la mano de un paramilitar chavista.

Entonces Bertín no dudó en decir en cámara que tenía miedo viajar a Venezuela con su familia, que es de allá.

Ahora narra claramente lo de la mordida que piden los generales y lo de un contenedor con víveres que se pudrió en el puerto del país sudamericano, porque un empresario español no quiso pagar la tajada.

Tal vez nadie investigue lo sucedido, pero los cubanos –de quienes también se habla en la charla de Telecinco, y no precisamente con flores– sabemos que lo que cuenta Bertín es bastante posible.

Pero todo se diluye cuando una de esas contertulianas pregunta:

–¿Qué es una mordida?

No hay respuesta. El propio Bertín no sabe dónde está.

Sobre el autor

Jorge Ignacio Pérez

Jorge Ignacio Pérez

Jorge Ignacio Pérez, periodista, escritor y fotógrafo radicado en Barcelona durante once años, vive actualmente en el sur de la Florida. Reportero y cronista, graduado de la Facultad de Periodismo de La Habana, trabajó durante una década como columnista de teatro en Cuba. Desde febrero de 2007 es el autor de un blog personal llamado Segunda Naturaleza (www.queridobob.blogspot.com), que se ocupa principalmente de asuntos políticos y culturales de España, Miami y Cuba. Trabaja actualmente como editor del portal Cubanet

Artículos relacionados

1 comentario

  1. Callejas
    Callejas julio 01, 23:40

    Le ronca los cojones

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Kiko Arocha

Las deudas

Kiko Arocha

  Miró a su hermano menor con penetración, como miran los felinos, para decirle: —Te veo nervioso, suelta la botella que no va a pasar na. —Mira mi hermano, estoy

0 comentario Leer más
  Manuel Gayol Mecías

Fidel ha muerto

Manuel Gayol Mecías

  Las palabras y los muertos (Premio Internacional Mario Vargas Llosa, Universidad de Murcia, España, Seix Barral, 2007), del escritor cubano Amir Valle, trata sobre la muerte de Fidel Castro y los

0 comentario Leer más
  Jorge Olivera Castillo

Pan (de yeso) y circo

Jorge Olivera Castillo

                El circo no es el pasatiempo donde lavamos las llagas del hambre con sonrisas espontáneas y puras. Tampoco es el lugar para

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami