Neo Club Press Miami FL

Belkis Perea y sus Crónicas de guayaba y queso

Belkis Perea y sus Crónicas de guayaba y queso

Belkis Perea y sus Crónicas de guayaba y queso
Diciembre 13
23:08 2014

La realidad cubana es por naturaleza impredecible y sediciosa. Pero esta insubordinación y sorpresa –cada vez menos solapada– no se somete a la necesidad –cada vez más apremiante– de cambios ineludibles, legítimos. Va más allá y nada tiene de épico.

He ahí que las historias de Belkis Perea, en su quehacer de cronista, difieren de lo glorioso; revelan en todo caso el comportamiento obstinado de sus personajes. Ella se ubica en una época, en un pedazo de la Isla que se consume indivisa; la decadencia no es “privilegio” de pocos.

Señala María Cristina Fernández, y cito: “Las crónicas nacen para registrar la temporalidad. Antes de la aparición en el mundo moderno de esa realidad llamada periodismo, el cronista se situaba en el centro del discurrir histórico…”. Y Belkis se coloca en el mismísimo vórtice; forma parte de ese escenario vernáculo que se regodea en lo trágico y lo risible, narrando con potestad las miserias de un tiempo, haciéndolo como divertimento, con una prosa sin ademanes.

Prólogo del libro “Crónicas de guayaba y queso”, de Belkis Perea, que Fortún presentara el 14 de dicembre en VISTA, el Festival del Arte y la Literatura Independiente de Miami

La barriada de Luyanó es la protagonista y, sin embargo, las crónicas no se comprimen a esa legendaria cuadratura capitalina. Se mueven por toda La Habana, tocando incluso la otra orilla, la séptima provincia al decir de muchos, en la que se refugian en aparente armonía nuestras virtudes y nuestros peores vicios.

Con VISTA: Belkis Perea, Yovana Martínez, Angel Velázquez Callejas, Ana Gloria y Denis Fortún

Con VISTA: Belkis Perea, Yovana Martínez, Angel Velázquez Callejas, Ana Gloria y Denis Fortún

Ventanas por donde salen disparadas cajas de cajetillas de cigarros –entiéndase la “lucha” o, dígase mejor, la compensación que se arroga un grupo de marginales que no se rinden–; el  tráfico ilícito de cuanto pueda comercializarse en una sociedad donde la transgresión no se reduce a una iniciativa aislada. La religión; el sexo; el idioma y sus trampas. Un entorno insolente que la autora de este libro enjundioso supo filtrar y después componer con autenticidad: Guayaba y queso.

¿El título? Nada que ver para quien no ha vivido en Cuba. Mixtura que rebasa la génesis, la apariencia antagónica que presupone la “mezcla”. El clásico salado con dulce; el autóctono pan con timba; la insinuación que nos ofrece un sabor notable. A mi juicio, la mejor de las ideas para nombrar estas crónicas.

Sobre el autor

Denis Fortún

Denis Fortún

Denis Fortún (La Habana, 1963). Poeta y narrador. Artículos y crónicas de su autoría, con un toque humorístico sobre la cotidianeidad en Cuba y su exilio, aparecen con regularidad en bitácoras de otros autores, y en diversos ciberportales y revistas. Textos suyos han sido incluidos en antologías de narrativa y poesía en Cuba, México y Estados Unidos. En Miami, donde reside actualmente, edita el blog Fernandina de Jagua. Ha publicado el poemario “Zona desconocida”, “El libro de los Cocozapatos” (narrativa) y “Diles que no me devuelvan” (crónicas).

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

En Venezuela el desenlace pasa por los cuarteles: El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Olivera Castillo

Necesidad del fuego

Jorge Olivera Castillo

                  Si sigues ocultando el fuego vendrá el invierno a hospedarse en cada rincón de mi cuerpo. No dejes que mis huesos

0 comentario Leer más
  Alcides Herrera

Una espina dorada

Alcides Herrera

                  Desde la vida rota, caigo en miles de charcos, casi todos hechos de aire y del recuerdo de que alguna vez

0 comentario Leer más
  Jorge Ignacio Pérez

El viaje de Silvia (XV y final)

Jorge Ignacio Pérez

La tarde/noche en que se fue, cayó un aguacero cerrado y largo, como los aguaceros tropicales pero sin olor salvaje. La llevamos en el coche hasta el aeropuerto y juntos,

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami