Neo Club Press Miami FL

Blue Jasmine, un film espejo para las socialités y los adinerados engreídos

Blue Jasmine, un film espejo para las socialités y los adinerados engreídos

Blue Jasmine, un film espejo para las socialités y los adinerados engreídos
marzo 23
22:42 2014

Si me pidieran una frase cubana para resumir la moraleja de Blue Jasmine, no vacilaría un segundo en decirla: “La vida es un cachumbambé”. Aclaro, para los no cubanos, que un cachumbambé es ese aparato o juego para niños en que uno se sienta en un extremo de una tabla estrecha (que tiene un soporte articulado en el centro), y el otro en el otro extremo, y se impulsan para arriba y para abajo con los pies. En España se llama “balancín” y también le dicen “sube y baja”, y en inglés es seesaw o teeter-totter.

Para que se me entienda mejor, les digo la sinopsis, pero sin adelantarles el desenlace para que la alquilen o vayan al cine a verla: Jasmine, acostumbrada a vivir rodeada de lujos y asistiendo a fiestas de alta sociedad, lo pierde todo cuando se descubre que los negocios financieros de Hal, su marido, están basados en un fraude a gentes que le entregaban confiadamente sus ahorros para que los invirtiera, y Hal acaba suicidándose en la cárcel. Entonces la neurótica y deprimida viuda viaja de Nueva York a San Francisco, para instalarse en la humilde casa de su hermana Ginger –que también fue víctima de Hal, junto a su primer esposo, Augie–, y la realidad con la que se encuentra no le sienta nada bien. Además de sufrir ataques de ansiedad y hablar a veces sola, cada vez le resulta más difícil diferenciar entre el presente y el pasado con que lo confronta…

Les confieso que mientras estaba viendo la película le dije a mi pareja, refiriéndome a la actuación de Cate Blanchett como Jeanette “Jasmine” Francis: “Esta mujer está de Oscar”, ignorando en ese momento que Blanchett había sido la ganadora del Oscar del 2014 como “Mejor actriz en un rol principal” y, en la reciente edición de los Globos de Oro, de la estatuilla de “Mejor actriz en drama”, así que, a diferencia de otros años, la Academia no ha errado el tiro, pues la australiana ha logrado una de las mejores actuaciones de su carrera.

Diferentes medios de prensa han clasificado la película como “una de las más fuertes y resonantes de la carrera de Allen en años”. Rotten Tomatoes le dio una puntuación de 91%, con un promedio de 8 sobre 10, basado en 193 críticas alusivas. En Metacritic, recibió una puntuación de 78 sobre 100, a partir de 47 críticas recibidas, y ha sido comparada por varios críticos con la obra de Tenessee Williams Un tranvía llamado deseo, por la similitud entre la trama y los personajes implicados, aunque en Blue Jasmine hay una muy subliminal crítica sociológica de la que carece aquella.

Woody Allen ha conseguido con este, su más reciente film, reflejar muy fielmente el agudo contraste entre el modo de vida de la gente muy rica y el de la gente que vive de un sueldo mensual, haciendo labores no calificadas pero muy necesarias, como trabajar en un supermercado, etc., etc., y se ha valido de un muy bien estructurado back and forth (para atrás y para adelante) para lograrlo, así que no resulta nada sorprendente que su guión original para el film haya estado nominado para el Oscar del 2014 en esta categoría.

Aunque Sally Hawkins, como Ginger, la hermana de Jasmine, no resultó la ganadora en la categoría de “Mejor actriz en un rol secundario” en la que estaba nominada, sin su sincera y convincente actuación la película hubiera estado coja, porque para que la historia resultara un verdadero espejo de la vida real se necesitaba una Ginger de carne y hueso, como la que ella logró “atrapar” con su desempeño.

El resto del reparto no demeritó el trabajo del director Woody Alen y de las dos actrices mencionadas, y todos se apropiaron de sus roles secundarios con admirable entrega y credibilidad: Alec Baldwin como Hal Francis, el difunto marido de Jasmine; Bobby Cannavale como Chili, el prometido de Ginger; Louis C.K. como Al, el amante de Ginger; Andrew Dice Clay como Augie, el exmarido de Ginger; Peter Sarsgaard como Dwight Westlake, el fallido prometido de Jasmine; mientras que Michael Stuhlbarg es el Doctor Flicker, el dentista jefe de Jasmine; Tammy Blanchard es Jane, la amiga de Jasmine cuando rica; Max Casella es Eddie, el amigo de Chili con quien este quiso “empatar” a Jasmine apenas llegada a San Francisco, y Alden Ehrenreich es Danny Francis, el hijastro de Jasmine.

La película, distribuida por Sony Pictures Classics, fue filmada en el año 2012 en Nueva York y en San Francisco, y Letty Aronson, Stephen Tenenbaum y Edward Walson fueron sus productores, siendo esta su sexta colaboración con Allen. Ojalá que las socialités, los adinerados soberbios y engreídos, los nuevos ricos que se olvidan de su familia y de sus amigos cuando mejora su fortuna, así como los dueños y gerentes de compañías que se sienten superiores a sus empleados, aprendan de esta película y se den un baño de humildad, porque su vida, como la Jasmine, puede sufrir un cambio drástico como en el cachumbambé.

Sobre el autor

Baltasar Santiago Martín

Baltasar Santiago Martín

Baltasar Santiago Martín (Matanzas, 1955). Ingeniero estructural, en 1987 fundó en La Habana el grupo “Arar” (Arte y Arquitectura). Tiene publicados “Amaos los unos a los otros” (Betania), “Esperando el velorio” (Alexandria Library), “Calentando el bate” (ZV Lunáticas), “Una vida, un tren”, (Alexandria Library) y “Visión 21/21”, (Linden Lane Press), entre otros libros. En 2008 creó la Fundación Apogeo para el arte público, y en 2013 la revista cultural Caritate, tras casi cuatro años como columnista y jefe de redacción de la revista Venue. Es corresponsal en Miami de la revista Newsweek en español.

Artículos relacionados

1 comentario

  1. mem
    mem abril 01, 22:46

    Muy buen resumen.acabo d verla y m ha quedado un gustillo agridulce como a realidad conocida..

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner entrevista a Catalina Serrano

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

1 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más