Neo Club Press Miami FL

Brevedad de un divertimento, otra forma de dialogar

 Lo último
  • Auge y desplome de una ilusión En Confesiones eróticas de la Tía Nora, Pedro Armando Junco se desvela como un narrador que conoce a profundidad la manera de satisfacer a un gran público. No me atrevo...
  • 18 periodistas y un fotógrafo En el artículo recién publicado por Primavera Digital «Periodismo oficial vs. interés», de Agustín Figueroa Galindo, uno de los talentosos periodistas independientes que luchan a diario en Cuba por ofrecer...
  • ‘Erótica’, una visión holística de la realidad cubana Desde sus orígenes, más allá de los siglos II y III A.C, primero en el Oriente y luego en Occidente, la novela se inclinó por crear mundos ficticios, fantásticos y...
  • Cuentos de prisión y libertad Las dictaduras modernas —de derecha y de izquierda— han practicado en sus prisiones el método de la promiscuidad penitenciaria. Puede tener algunas variantes como las de mezclar presos de muy...
  • Despedazando los azares ¿Sueño o vida real? ¿Fue el Mijial uno de los tantos cuentos inventados, un pretexto del autor que no para de contar su vida y la de los otros? Entre...

Brevedad de un divertimento, otra forma de dialogar

El escritor Denis Fortún

Brevedad de un divertimento, otra forma de dialogar
Enero 07
18:47 2017

 

Siempre que leo poesía, fundamentalmente la no siempre bien pre-ponderada poesía breve, nuevas interrogantes proliferan en mí; interrogantes propias ante el ser que leo, con el que me identifico y sufro sus heridas; interrogantes como “¿dominará la forma lírica su esperado encuentro con la realidad circundante?”, y otras tantas que siempre se descodifican con la degustación de cada imagen, metáfora o sílaba perdida en las alteraciones o la musicalidad de los poemas. Y lo confieso, nada me fue diferente cuando a mis manos llegó el poemario Serio divertimento, del escritor Denis Fortún Bouzo (Neo Club Ediciones, Miami, 2016).

Crecen barrotes al este de La Habana

el alquitrán de Judea resulta intransitable

tus piernas han de someterse a un patio

cuadrado.

Marcan tus pies sólo cuajos de culpas

tus manos se retuercen

tus pulgares sangran por sendas flores de púas

la ilusión trae sahumerio de plomo.

Con estos versos pertenecientes al poema Ley, página 9, comienza la búsqueda que signará el resto de los poemas, una búsqueda no sólo del yo, también del otro(s); búsqueda que paradójicamente es su esencia, la que le permite, a su vez, escapar de sus desdoblamientos, es decir, de las propias trampas de su conciencia, reafirmando con ello el sentir del poeta cubano Emilio Ballagas cuando en 1939 dijo: “La vida de todo artista está hecha de huidas a sí mismo y de escapadas a la vida. Este limpio juego de balanza –justo equilibrio– es lo que mantiene el ímpetu creador, que a la vez es ansia comunicativa y no puede permanecer encarcelado dentro del individuo…”.

En el resto del cuaderno, estructurado por tres secciones, Páramo (I), Derivaciones razonables (Intermezo) y Femme de Picasso (II), y veintisiete poemas, insiste en la evocación del paisaje y de cuantos hechos lo aturden –y lo aturdieron–, como hombre sufriente de su tiempo, como ser que palpita y se deja atravesar por su propio yo poético que se desdobla insensatamente. Así su visión se vuelve atormentadora para demostrarnos que el pasado no se debe resignificar con el frío o la pasividad que prodigan los ojos del presente, como nos demuestra en el poema Pies, página 11:

El agua es una marca hacia la vuelta

lo de menos es la sal

esa será siempre una herida que no cierra.

(…)

El agua es filigrana que avasalla a tu pellejo

y has de evaporar el rastro.

Fuerza emotiva y sagacidad verbal, voz de hombre/poeta con entonación personal y determinada: entonación que conjuga entrega y pasión, valor predeterminado a prueba del tiempo. El erotismo también es una constante. Aquí la hombre/poeta se desnuda de sí, se escapa de las ataduras impuestas por un tiempo sórdido y nos grita a quemarropa en el poema Hálito de saxo, página 31:

Voy en un soplo tenor

a bufar por la belleza de tus escuálidas nalgas

voy por tus senos pequeños

voy por licencias

y voy.

La tierra, la sangre, la raza, el diario acontecer, los dioses más allá de toda credibilidad, nada escapa de la visión abrumadora del hombre/poeta, todo en su entorno se vuelve una justificación para el encuentro, para un erotismo suave, lleno de rompimientos; para imponernos su discurso, sus situaciones vitales, en ocasiones casi excluyentes.

En Serio divertimento hablan muchas voces, he ahí su pluralidad, el signo que lo define y que refuerza, en todo su conjunto, su carácter desacralizador. Y es precisamente en los poemas Los exiliados también aman, página 32, y Réplica, página 41, donde se demuestra la universalidad de su poesía, la unidad temática que nos une no como continente, sí como hombres y mujeres hundidos en esa mezcla de sentimientos que anunciaran en su poesía Emilio Ballagas y Nicolás Guillén, la mezcla de razas, de musicalidad, nuestra propia identidad, que se engrandese por su voz diáfana y elocuente, pero dolida en su interior.

Lavo mi destierro con la evocación de tus huesos

luego se atempera hasta ensuciarlo

enojosa higiene que le debo a la nostalgia

de tu puta ausencia.

(Los exiliados también aman)

 

Tu cuerpo no es sólo resonancia

también mímica suave

felina

que conmueve

 

No duermas si me sabes despierto

soy tú al otro lado del espejo.

(Réplica)

Lo confieso una vez más, las interrogantes que en un momento proliferaron en mí quedaron tendidas en el camino, pues estamos en presencia de un libro que logra no sólo el culto a esa realidad que nos acecha y nos puede matar, también a la mujer, al buen decir idiomático. Un libro donde se aprecia un ligero temblor, como un sonido de corazón trémulo, preocupado por el universo y asistido por sus razones, como si lo acorralara el pavor de la agresión externa. Un libro que a través del verso logra romper el cerco del miedo –del miedo a la temporalidad, a la vida efímera, a la acción hostil de los humanos–, y nos ofrece esa única libertad posible, su poesía más allá del eco de su voz.

Sobre el autor

Luis Pérez de Castro

Luis Pérez de Castro

Pérez de Castro (Pinar del Río, 1966) es historiador, abogado, narrador y poeta. Ha publicado, entre otros, los libros de cuentos 'Nostalgia del cíclope' (Ed. Libre Idea 2004), 'Mientras arde en silencio mi voz' (Ed. Capiro, 2006) y 'Epístolas de un loco' (Ed. Mecenas, 2007), y los poemarios 'Confesiones del Abad' (Ed. Matanzas, 2005) y 'Testimonio del Pagano' (Ed. Unicornio, 2007). Ha obtenido, entre otros, los premios Mercedes Matamoros, 2003; Félix Pita Rodríguez, 2006; Farraluque, 2007, y el Primer Accésit certamen de relato breve LGTBI, Premios Lorca, España, 2013. Reside en Cuba.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Cómo se le ocurre a Santos pedirle ayuda a Castro. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más
  Félix Luis Viera

Un loco sí puede (fragmento)

Félix Luis Viera

                                                            25 Así es, así ha sido, mi psiquiatrico plástico, como tanto le he repetido, esta vida de loco tan dura que he llevado me fue tirando cada vez

1 comentario Leer más
  María Eugenia Caseiro

El presentador

María Eugenia Caseiro

A mi hermana Karin Aldrey, que acostumbra dirigirse al Mundo –Señoras y señores… –dice el hombre y se interrumpe. Lleva prendida en el guargüero la grotesca sequedad que intenta resolver

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami