Neo Club Press Miami FL

Buena Fe, Miami y la ‘desobediencia civil’

Buena Fe, Miami y la ‘desobediencia civil’

Buena Fe, Miami y la ‘desobediencia civil’
septiembre 17
10:05 2014

Un concierto del dúo procastrista Buena Fe, acompañado por el también trovador Frank Delgado, todos residentes en Cuba, está previsto para este jueves 18 de septiembre en Miami, concretamente en el Miami Dade Auditorium (2901 W Flagler St, Miami, FL 33135).

La presencia de Delgado, quien será el “telonero” del dúo, ha provocado asombro en un sector de la comunidad exiliada que lo tomaba por un cantante contestatario. “¿Qué tiene que ver con un proyecto a las claras político un trovador como Frank, que presume de público nostálgico asegurado en Miami?”, se preguntó el periodista Jorge Ignacio Pérez en Neo Club Press.

“No es para menos que la gente esté cabreada con Buena Fe luego de los guantanameros manifestarse públicamente contra las Damas de Blanco (activistas pacíficas en Cuba), y actuar para el cumpleaños 88 del dictador Fidel Castro”, escribió Pérez en la misma nota.

“Por encima de las opiniones encontradas, estoy a la expectativa de si llenan o no el teatro. Particularmente no me gusta su música y menos lo que se dijo de las Damas de Blanco. Pero el público joven miamense decide si le importa o no el punto de vista del exilio histórico y sus afines”, dijo en Facebook el performer de origen cubano Rafael Álvarez Domenech.

Sin embargo, circulan versiones en el exilio que atribuyen a entradas regaladas, o rifadas por grupos de interés procastristas, el lleno parcial de eventos con estas características.

“Buena Fe juega al ditirambo de la doble moral, la cual es común en una dictadura como la cubana. No llega a Miami para ofrecer un concierto musical, sino para chantajear al exilio en su propia morada”, dijo el ensayista Ángel Velázquez Callejas.

“Me he mantenido al margen de la polémica desatada por la presentación de ese dúo que no tiene nada de Bueno y mucho menos de Fe, aunque quizás me equivoque y tengan Fe –familia en el extranjero– más específicamente en Miami, para poder llenarse los bolsillos con la Fe del enemigo y volver como corderos amaestrados a cantarle felicidades al dictador de turno”, declaró a esta redacción el guionista y poeta Javier Iglesias.

“Esa sola actitud ya bastaría para que toda persona amante de la libertad no asista a tan infame presentación ni colabore comprando algún CD de Mea Fe”, añadió.

Una propuesta de “desobediencia civil”

El alcalde del condado Miami-Dade, Carlos Giménez, ha asegurado que no cancelará el concierto previsto, de cara a las protestas que organizan varios grupos de exiliados para el jueves a partir de las siete de la tarde. Sin embargo, el alcalde de Miami, Tomás Regalado, ha anunciado que participará en las manifestaciones por considerar que es “un insulto al exilio” la presentación de Buena Fe, y que el “intercambio cultural es de una sola vía”.

Diversas acciones en las afueras del Miami Dade Auditorium, e incluso dentro, han sido barajadas por la comunidad exiliada. En contraste, continúan alzándose voces que reclaman no mezclar “el arte con la política”.

“Resulta que Buena Fe y toda esta banda de pícaros y seborucos llamada Nueva Trova politizan el arte, le cantan a Fidel Castro, atacan a las Damas de Blanco y ahora nos exigen que no politicemos en Miami”, se asombró el editor Armando Añel.

“Los peores exiliados son aquellos que por temor a ser calificados de troglos no se atreven a apoyar o identificarse con quienes ahora mismo organizan protestas por la presencia de los agentes de influencia de Buena Fe”, escribió, por su parte, el escritor y periodista Armando de Armas.

“Soy enemigo de la violencia, pero creo en la desobediencia civil. Una vez lo propuse cuando vino Pablo Milanés. Comprar entradas de común acuerdo, mediante un fondo, y encadenarse a los asientos con candados. Un grupo de 12 personas. Tres personas encadenadas empiezan a dar la tángana –viva Cuba libre, abajo Castro, a grito pelao–, se para el show, hay que sacarlos arrastrados, etc. Luego, el segundo grupo hace lo mismo. Y vuelve a sacarlos, y la policía, y el brete. Y cuando se creen que van a reiniciar el show, el tercer grupo de encadenados empieza con la tángana otra vez”, recomendó en Facebook el también escritor Manuel Ballagas.

“Es una forma tradicional de lucha en este país, la desobediencia civil, practicada por los afroamericanos hasta lograr el fin de la segregación. No hay que hacer violencia, solo tirarse en el suelo y dejarse arrastrar dando gritos y alaridos. Si eso se hace varias veces, las administraciones de los teatros van a optar por no alquilar sus locales a esa gentuza, porque sabrán que habrá escándalos e incluso destrozos”, terminó Ballagas.

Sobre el autor

Neo Club Press

Neo Club Press

Neo Club Press, creado en diciembre de 2010 y con sede en Miami, Estados Unidos, es un portal de la compañía de servicios Neo Club LLC. Enfocado fundamentalmente en la distribución de noticias, artículos, literatura, arte y productos audiovisuales, el portal sirve de caja de resonancia a la creación independiente y privilegia una política editorial inclusiva y un periodismo interactivo que protagonizan las redes sociales.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Gabriel Barrenechea

Cháchara de muertos

José Gabriel Barrenechea

Es sábado en la noche. Mi esposa me ha arrastrado aquí, de visita a casa de una amiga suya. Ellas dos, que ya se acercan o han llegado a los

Leer más
  Otilio Carvajal

El discurso tanático de Félix Anesio

Otilio Carvajal

  Hoy bebo una taza de café amargo en un lugar ajeno que se llama exilio[1] El uso manifiesto de lo tanático es muy frecuente en la poesía cubana desde

Leer más
  Luis de la Paz

Lilliam Moro, de la mano de un ángel

Luis de la Paz

Hace unas semanas, durante la presentación en el Centro Cultural Español de su libro Contracorriente, poemario por el que recibió el Premio Internacional de Poesía “Pilar Fernández Labrador”, en Salamanca,

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami

Carlos Alberto Montaner – El por qué de los ataques acústicos en Cuba