Neo Club Press Miami FL

Cabrera Infante y la operación Puente Seguro

Cabrera Infante y la operación Puente Seguro

agosto 18
21:38 2013

Piensan simplonamente los “cerebros” de la Seguridad del Estado y la UNEAC –que son prácticamente lo mismo– que en una supuesta transición hacia el neocastrismo los literatos y pensadores del oficialismo y sus orillas jugarán un papel de excepción. No entienden que la literatura es una mera correa de transmisión de lo oficial cuando opera bajo las coordenadas fijadas por este, no importa cuántos matices “alternativos” ofrezca.

Así que los literatos del neocastrismo, los moderados amaestrados de dentro y de afuera (los orilleros), muy poco podrán hacer a favor o en contra de la clase heredera (de los hermanos Castro) que aspira a protagonizar el futuro cubano. La primera y última palabra la tendrá el tándem formado por la libre empresa y los consumidores. El poder del pueblo consumido, mas ya consumiendo, que ese sí es poder.

En cualquier caso, los “cerebros” de la Seguridad del Estado y la UNEAC cuentan con las nutridas filas de la mediocridad letrada en el exilio, en Miami sobre todo, para apuntalar su acrobática operación de camuflaje “Puente Seguro”. Tratan de tender un puente entre el raulismo y el régimen tipo chino, o ruso, o venezolano, que vendría después –puente por el que puedan transitar con ventaja los herederos de la dictadura–, y para ello se afincan en la necesidad de reconocimiento de escribidores y editadores en el exilio. Pero, como diría un amigo, “el agente está quemado”.

Y es que, en el caso cubano, el verdadero liberalismo no consiste en diseñar fachadas moderadas, castillitos de arena falsamente tolerantes, sino en evitar los coletazos del dinosaurio moribundo. Y evitarlos pasa por ignorarlos, dado que carecen de relevancia y, lo que a la postre resulta más divertido, están condenados por el futuro. Todo aquel que vive en el futuro (Miami o Estados Unidos o el mundo sin fronteras de Internet y la globalización, etcétera) y necesita, para supuestamente destacar, asirse al pasado (llámese este Cuba o la UNEAC o la Seguridad del Estado o el neocastrismo o el patrioterismo, etcétera), está condenado precisamente al limbo de no ser, de desaparecer sin dejar rastro en la amalgama colectiva. El Parque Jurásico es eso, el Parque Jurásico, aun cuando solo esté a noventa millas de Cayo Hueso: Un espacio surrealista, desternillante, donde se co-escriben de la mano de la policía política biografías cercenadas de autores como Cabrera Infante. No deberíamos indignarnos, y ni siquiera sorprendernos: deberíamos reírnos. A fin de cuentas, a Amazon y a Google y a iTunes –o a sus similares en el transcurso del tiempo– irá a parar todo, a bordo de las naves de la tecnología punta, camino del porvenir.

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

1 comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner sobre el discurso del presidente Trump en la ONU:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Breves apuntes sobre la brevedad

José Hugo Fernández

1-Augusto Monterroso, artífice de la brevedad literaria, se encontró cierta vez con un presunto lector, quien le dijo que estaba leyendo una de sus obras, El dinosaurio, que es justo

0 comentario Leer más
  Rafael Vilches

Y si murmuro

Rafael Vilches

                  Si mis labios dicen libertad, mi corazón esponjado late, por esta isla que son mis ojos atravesados por el mar, por

0 comentario Leer más
  Philip Larkin

Tres tiempos

Philip Larkin

                  Esta calle vacía, este cielo gastado hasta lo insípido, este aire, un tanto indistinguible del otoño como un reflejo, constituyen el

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami