Neo Club Press Miami FL

Café con leche

 Lo último
  • Jiribilla Así es como termina el mundo, no con una explosión sino con un lamento. T. S. Eliot                 Esta mañana al levantarme He...
  • Sonámbulo                   Si fuera el enemigo al que le quebré su corazón cuando lo resucitaba de su propia violencia. Si pudiera mirar en...
  • Celda número cero (XIX)                   Yo asesiné en París a una muchacha, le recité a Verlaine, la llevé a Montparnase, ella creyó que estaba ingrávida en...
  • José Martí me escucha mientras llueve Dos patrias tengo yo: Cuba y la noche. José Martí                 Difícil, José, arrojar el tiempo montaña abajo y luego descender como si...
  • El Punto Nemo Ya sé que no soy incomprendido, lo supe al descubrirme donde se abandona un incomprensor, perdí mucho tiempo en esa etapa. El tiempo, lo único irrecuperable: a él no le...

Café con leche

Café con leche
marzo 08
04:19 2017

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Es posible que no sepas todavía
que los que se quedaron viajan en los mismos trenes
tras los mismos barrotes
en la misma cárcel
con los mismos carceleros
la misma estirpe de dictadores
y sus herederos
y venden, además, las mismas cosas heredadas
-el miedo, la delación, la envidia
y también la heroicidad de resistencia, claro.

Y si no te lo han dicho
el dolor es lo único que los ha desarraigado
para permanecer en un es quien fue un es quien sabes;
la cuadrante, donde cualquier horizonte es una utopía.

La vida de jineteros y graduados
es más decente porque alivia
aquello que las escuelas al campo daban
en reconcentraciones para una novelada.

Si te refieres a la cobardía de los que se quedaron
recuerda que al irte te llevaste contigo
todos los silencios por los que la vida era tan dura
y ahora lo es en la lejanía y el lamento.
No hay diferencia entre la buena o mala conducta
todos fuimos tratados como delincuentes
obligados a delinquir
y hacer que la mentira fuese un asunto viable
y la amistad con los pueblos
-como el noticiero del Icaic-
un mundo ambiguo de colores tenues en apariencia
un gris de luto una línea del mismo mapa
que deslumbra como si la belleza del Sena
fuera un polvo de oro viajando por el Sahara
un domingo sin opio en el Boulevard de San Rafael
una federada que orina sin pudor en la calle Galiano
porque sus lágrimas ya no tienen las cenizas
del féretro que paseó, más de medio siglo,
nuestras libertades por el forro, el curso del cauto
la presa de Zaza y los cojones…

He repetido la consigna del no jodas
el traidor y el culpable
y los victimarios
son como esa agua de la bahía que penetra el gran muro
y mezcla la vida de los de abajo
exilio y provincia
el fondo de un barco que arrastra
la vida cursi de los miserables
y esa idea de que allí,
cualquier incongruencia es un acto de fidelidad.

No jodas compadre, no eres menos que la cáscara del palo
donde al atardecer los muertos se trepan para pasar la noche
y debajo los animales siguen en los prostíbulos abiertos
para que el mundo siga abierto y arriben
con ungüentos, y semen, para los nativos,
y en los patios caseros la marihuana y el marabú
visualicen una continuidad patria tan sólida
como ese símbolo que enterramos del patria o muerte
y aún no nos salva de padecer
de muertos de ultratumba
y porque hasta nuestros padres siguen vivos
en el mismo silencio por separado.
Dile por favor a Adelita que no se vaya con otro
que la celda es dura y aquí todos los problemas son políticos…
ah y que escapes no significa que a Nicolás
lo dejen trabajar en los hoteles
y tampoco que la lucha es difícil
como un coro de la iglesia
que ora ante el altar y canta como un gallo
tres veces
cuando los golpes van de Carlos Tercero
a Cien y Aldabó
porque Matías Pérez ya hizo
de Cien pájaros bajando por Línea
y uno en la mano
para dar vuelta tras la Ceiba aquella
que la ciudad balanceaba en su prosperidad.

Luego como dijo Sigfredo Ariel:
duerme en cualquier cuarto del país
y si no alumbras con el corazón
has algo para que al mover el culo
como todos tus paisanos, en la desgracia y el feeling
destilen, y le pidan a José Martí
esa lágrima negra del águila en acecho;
luego, si te conviene tumba la caña como Lola
y haz que el fuego no se apague
como Tula, que además del guaguancó
sigue de bar en bar de trago en trago
porque el ron con agua después de todo
es otro día que amanece,
y si los mercaderes en el templo
con sus baratijas
alguna vez juntos,
sacaran la cruz que a los ojos arde
quizás conciencia sea coherente y le diga, definitivo,
a fragancia que la quiere
y de ser posible, ser feliz cojones, feliz…
porque la vida es dura
y el odio no es el café que nos muele.

Sobre el autor

Juan Carlos Recio

Juan Carlos Recio

Juan Carlos Recio (Santa Clara, 1968). Poeta y narrador. Su libro “El buscaluz colgado” fue Premio de la Ciudad de Santa Clara en 1990. Obtuvo también una primera mención en el Premio Julián del Casal de la UNEAC, en 1991, con su poemario inédito “Hay un hombre en la cruz”. Ha publicado, entre otros, los poemarios “Sentado en el aire” y “La pasión del ignorante”. Desde el año 2000 reside en la ciudad de Nueva York, donde edita el blog Sentado en el Aire.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Otilio Carvajal

El discurso tanático de Félix Anesio

Otilio Carvajal

  Hoy bebo una taza de café amargo en un lugar ajeno que se llama exilio[1] El uso manifiesto de lo tanático es muy frecuente en la poesía cubana desde

Leer más
  Luis de la Paz

Lilliam Moro, de la mano de un ángel

Luis de la Paz

Hace unas semanas, durante la presentación en el Centro Cultural Español de su libro Contracorriente, poemario por el que recibió el Premio Internacional de Poesía “Pilar Fernández Labrador”, en Salamanca,

Leer más
  Jorge Olivera Castillo

Inhumanidad

Jorge Olivera Castillo

                    Las lágrimas no tienen patria fija su bandera es un deshilachado triángulo de pesadillas el himno un brote de notas

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami

Carlos Alberto Montaner – El por qué de los ataques acústicos en Cuba