Neo Club Press Miami FL

Calendario botánico

 Lo último
  • Oración a la rosa                   No por gusto te besan, oh rosa, los poetas. Es tu oficio perfumar las hendiduras y enredarte en los espacios coloquiales...
  • Palabras escritas en la arena por un inocente                   Yo no sé escribir y soy un inocente. Nunca he sabido para qué sirve la escritura y soy un inocente. No...
  • Desintegración de la fe para Ángel Santiesteban, en El Vedado                 Es cruel se sabe salir del cerco con todas las estaciones intactas Salir semejando al asesinato...
  • Café con leche                   Es posible que no sepas todavía que los que se quedaron viajan en los mismos trenes tras los mismos barrotes en...
  • Soneto del robot                   Robot que en largas tardes he crecido a la sombra del árbol de la urgencia, que vuelve todo fuga e inconsciencia...

Calendario botánico

Juan Tomás Roig

Calendario botánico
enero 27
19:41 2016

A la arborescencia de Juan Tomás Roig

 

 

 

 

 

 

 

 

El doctor Roig volvía de aquel viaje, el año
de arribo se abría lunes, siglo de cambios,
mes de las flores como era de esperar.
Era el doctor aún vejigo cuando llenóse
de ferrocarriles una isla. Lento pasaba el tren
por aquel pueblo de gentes, vegas y cañas.
Desconozco si el doctor subió de niño
a bordo de una mole a grajo maloliente
pero le imagino atravesando el verde, gritando
atónito, entre humos de sudor con melaza.
Afortunadamente, el vejigo no sería maquinista.
Quizá por aquel comienzo de hojas torcidas,
a mano, de tabaquero, quiso el joven ser
maestro recogeyerbas, sembrador, perito
agrónomo, curador de lepra, fitoterapeuta,
fundador de estaciones botánicas, catedrático,
médico y pocimero, escritor de diccionarios,
rompesaragüey de una isla suya verde entera
en la que decidió después de haber vivido casi un siglo,
ser enterrado bajo la raíz de un árbol donde desde
“la belleza de su tronco, de sus ramas y de sus flores”
vería pasar el tren tranquilamente, como todo un guaicán.

Sobre el autor

Amaranta Freya

Amaranta Freya

Amaranta Freya (La Habana, 1971) estudió Ing. en Telecomunicaciones, Programación de aplicaciones y sistemas en IBM y es Máster en Relaciones Internacionales por la Universidad Autónoma de Barcelona. Trabaja como profesora de asignaturas demasiado técnicas y muy lejanas a la literatura como: Diseño de Interfaces gráficas, Diseño Web y Programación en Suecia, país donde reside desde hace ya casi veinte años. Sin embargo, es lectora ávida y empedernida y piensa que los lenguajes de programación son también un modo de entender la comunicación y la literatura como forma vital de expresión que ha sido siempre su única y gran pasión. Se considera una lectora vehemente, escribe poesía esporádicamente, aunque también tiene inéditos algunos cuentos y ensayos. Junto a otros creadores y escritores, participa en proyectos de difusión de la lectura y la cultura en general. No ha publicado ningún cuaderno ni libro de poesía, no ha concursado ni ganado premio alguno, es la primera vez que aparece algo suyo en una publicación escrita.

Artículos relacionados

1 comentario

  1. Clarinda
    Clarinda febrero 28, 04:03

    skriver: Kul att se att Ajour börjar lyfta fram kommentarerna mer och lika kul att läsa vad som planeras :)Ett caveat, dock: att den populäraste kommentaren automatiskt lyft till motsv. krönikörscitat är lite att inbjuda till gaming av systemet.Mitt förslag är att lägga en modereringskö sÃ¥ att ni mÃ¥ste godkänna en kommentar som &#ƒ112;krÃ8¶nikörscitat„ (om inte den populäraste godkänns föreslÃ¥s den näst populäraste o.s.v.). 1  0

    Reply to this comment

Escriba un comentario

Inspira America rinde homenaje a Antunez. ‘El Espejo’ en el Museo de la Diáspora Cubana:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Orlando Fondevila

Oración a la rosa

Orlando Fondevila

                  No por gusto te besan, oh rosa, los poetas. Es tu oficio perfumar las hendiduras y enredarte en los espacios coloquiales

0 comentario Leer más
  Gastón Baquero

Palabras escritas en la arena por un inocente

Gastón Baquero

                  Yo no sé escribir y soy un inocente. Nunca he sabido para qué sirve la escritura y soy un inocente. No

0 comentario Leer más
  Amir Valle

Hoy almorzaremos con El Duque

Amir Valle

A Demetrio Ruiz, que murió en Boston, huyendo de sus fotos de pelota, todavía hoy pegadas a la sala de su casa, en Miami.   Un comemierda. De eso tiene

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami