Neo Club Press Miami FL

Campos de algodón

Campos de algodón

Enero 16
18:09 2011

algodonAl amanecer
miro los campos de algodón
en Carolina del Sur
y los caminos
expuestos desde su color amarillo
como manteles perfectos

 

 

al borde sin poder llorar como los muertos
y donde los rayos del sol calientan
y me adormecen

No evito ser un condenado más
que se evapora cuando pienso
en la inmensidad de todo dolor aunque nos muestre
la blancura de un campo sembrado
frente a una casa destartalada por la nieve.
Atravieso mi propia vida
etapas unas y otras sin fondo
cuando guardaba el algodón
el escaso sembrado de dos surcos
que en sueños mi padre mostraba con todo su esplendor.
Aún duele aquí la sangre derramada
y se esparcen al viento
los gritos de los que no pudieron escapar;
presiento que he escapado
de ser un fugitivo toda mi santa condena
y huelo, que de tanta sangre
la siembra es azul, casi celeste
y que del blanco de los ojos dormidos
como estos campos cuando amanece
solamente me descubren al misterio.

Oh Dios, tú eres también:
blanco y negro como las tragedias,
que no evaporan tampoco la memoria;
huelo la sangre de los que pasan
condenados de una carretera a otra
de las vidas veloces que nos anteceden
y de los partos oscuros sobre la blanca crueldad
de los miedos que se asoman
para verme pasar como un forastero
que piensa y mira, piensa y mira
en un pasado que es presente:
la vida nunca se trasluce
con el dolor de saber de qué color es la miseria.

Amanece,
sobre Carolina del Sur
contra mis ojos:
sobre los campos de algodón
y sobre la sangre;
cautivo y fugaz
voy cruzando a alta sensibilidad
sobre una esperanza que si olvida
al menos no pueda desaparecerme.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Juan Carlos Recio

Juan Carlos Recio

Juan Carlos Recio (Santa Clara, 1968). Poeta y narrador. Su libro “El buscaluz colgado” fue Premio de la Ciudad de Santa Clara en 1990. Obtuvo también una primera mención en el Premio Julián del Casal de la UNEAC, en 1991, con su poemario inédito “Hay un hombre en la cruz”. Ha publicado, entre otros, los poemarios “Sentado en el aire” y “La pasión del ignorante”. Desde el año 2000 reside en la ciudad de Nueva York, donde edita el blog Sentado en el Aire.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

La influencia de Macron en América Latina. El análisis de Carlos Alberto Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Nicanor Parra

No creo en la vía pacífica

Nicanor Parra

                    No creo en la vía violenta me gustaría creer en algo —pero no creo creer es creer en Dios lo

0 comentario Leer más
  Rafael Vilches

Sangra tu mirada bajo el caballo

Rafael Vilches

a Guillermo                   Sangra tu mirada bajo el caballo, roto el hígado tras una canción de Serrat no has de hacerle swing

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Los animales políticos de Reinaldo Arenas

José Hugo Fernández

Se cuenta que Pitágoras rechazaba comer carne porque veía en los animales posibles reencarnaciones de sus amigos muertos. Es un escrúpulo encomiable siempre que uno esté convencido de que en

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami