Neo Club Press Miami FL

Capitalismo vs socialismo: La diversidad como solución

Capitalismo vs socialismo: La diversidad como solución

Capitalismo vs socialismo: La diversidad como solución
Octubre 08
20:58 2014

No existe analista político o tele-evangelista, en Estados Unidos, en el sistema-mundo académico, en la BBC de Londres, en la izquierda chic parisina o en las tertulias bonaerenses de las viudas de San Marx que no se vanaglorie de haber encontrado la respuesta a nuestro dilema contemporáneo, ya sea en textos sagrados, en profecías utópicas o en la inagotable verdad de las ciencias.

El punto que quiero hacer ver es cómo todos los bandos políticos suponen poseer las preguntas a responder y las respuestas a tales preguntas, e insisten en que el problema consiste en hallar el sendero.

Solo que no existe una sola respuesta que sea buena de una vez y para todo y todos. Si se aprendiera de la historia, se vería el cambio impensado y el imponderable como las constantes.

La uniformidad impuesta por el Estado, cualquier tipo que sea, directa o indirectamente asfixia, de ahí la necesidad de revisar de la cruz a la fecha el imaginario de la Ilustración francesa, con enciclopedistas y todo —el supuesto occidental del cual he hablado— pues existe algo profundamente errado en el paradigma de una sociedad perfecta.

Las relaciones humanas no responden al automatismo de las bestias pastando, no pueden normarse en las becas escolares compulsivas con sus bandejas de calamina; pues estas se fundan en la individualidad, que tal vez nunca pueda ser descrita exhaustivamente, ni menos aún analizada.

No sólo ha fracasado el aniquilar una cultura por ser “capitalista” en provecho de otra “socialista”, sino que es un monstruoso crimen contra el derecho de ser uno mismo. Igualmente, subyugar a una sociedad para implantar medidas generales y destruir una sociedad imperfecta para instaurar otra supuestamente perfecta, como lo han hecho los aventureros a “la Che”, o los profetas e ideólogos.

Los humanos necesitan vivir en sociedades con una textura abierta, expuestos a un amplio espectro de opiniones, de pensamiento, de visiones dispares; ¡qué importan las crisis, las fricciones y los conflictos, cuando pueden corregirse! Pues en tales sociedades la variedad no debe ser meramente tolerada, sino alentada.

Yo parto de la convicción de que el sistema capitalista es superior a todos los que han existido hasta ahora en el planeta, incluyendo al descalabrado socialismo. De ello se deriva que cuanto más sólidos sean los cimientos de una individualidad no atomizada en la uniformidad, mejores serán los resultados de cualquier modalidad capitalista a mediano y largo plazo.

No me opongo a ser sermoneado en el púlpito o por las redes digitales, pero sí me atemoriza cuando el sermón o la apostilla de internet es parte de la plataforma programática de un partido político.

En suma, luego de probar la Utopía perfecta en lo que muchos califican como “la edad de la inocencia”, mejor llamarla “la edad de la asnada”, me declaro a favor del Estado que dista de ser perfecto. No importan las crisis por las cuales atraviese… yo no lo juzgo por eso, pues lo que me aterra es la idea de querer buscar como remedio la Utopía del perfecto.

Me inclino por la diversidad, por las sociedades abiertas, por el pecado inicial que probamos en el Jardín del Edén, del fruto del Árbol del Conocimiento, por huir del aburrido Vergel, y sobre todo porque tal conocimiento, como castigo, está condenado a permanecer incompleto durante nuestra vida terrenal. Lo que nos obliga a seguir buscándolo.

Ya es inadmisible guiarse por una filosofía de la civilización tejida por pensadores arrogantes y profetas por elección propia, llena de nacionalismos y exclusivismos,  mediante la cual se concibe la defensa de la Patria en Peligro a costa de sus ciudadanos.

Sobre el autor

Juan F. Benemelis

Juan F. Benemelis

Juan Benemelis (Manzanillo, 1942). Diplomático, historiador y ensayista. Ha publicado más de una veintena de libros centrados en diversas temáticas, que van de lo científico a lo histórico. Entre ellos, "Las guerras secretas de Fidel Castro", "Castro: subversión y terrorismo en África", "Paradigmas y fronteras. Al caos con la lógica", "De lo finito a lo infinito", "El Corán y el Profeta", "Islam y terrorismo" y "La memoria y el olvido". Reside en las afueras de Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Trump y Cuba. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Nicanor Parra

No creo en la vía pacífica

Nicanor Parra

                    No creo en la vía violenta me gustaría creer en algo —pero no creo creer es creer en Dios lo

0 comentario Leer más
  Rafael Vilches

Sangra tu mirada bajo el caballo

Rafael Vilches

a Guillermo                   Sangra tu mirada bajo el caballo, roto el hígado tras una canción de Serrat no has de hacerle swing

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Los animales políticos de Reinaldo Arenas

José Hugo Fernández

Se cuenta que Pitágoras rechazaba comer carne porque veía en los animales posibles reencarnaciones de sus amigos muertos. Es un escrúpulo encomiable siempre que uno esté convencido de que en

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami