Neo Club Press Miami FL

La única batalla trascendente

 Lo último
  • Razones de Díaz-Canel para traicionar al Mejunje de Silverio Dos son las razones que han llevado al régimen cubano a transar con las iglesias en la retirada del matrimonio igualitario de la propuesta de Nueva Constitución: 1-La necesidad de...
  • Trespatinismo a la carta Escuché que en cierto país del norte de Europa (Dinamarca, creo) se tramita la aprobación de una ley según la cual los hombres tendrían que orinar sentados. Supongo que la...
  • Loas para dirigentes y sones para turistas A esos compositores nuestros, que tan ávidos se han mostrado de cantarle a Fidel, a Raúl… ¿Y a Díaz, por cierto, para cuándo? Aunque sin generalizar, hay sin dudas mucho...
  • El mito de la ancestral laboriosidad del cubano Cuba ha echado su suerte desde 1793 al azúcar, y si bien esa decisión en un inicio lleva a la Isla a convertirse en uno de los lugares más prósperos...
  • ¿Lo peor vendrá después? Los cubanos conocemos lo que significa vivir en el ojo del ciclón. Es el sitio en que nuestra isla ha estado permanentemente en los últimos sesenta años. Falsa calma interior,...

La única batalla trascendente

La única batalla trascendente
junio 21
15:12 2016

 

Es notorio: la naturaleza desatada tiene cierto poder de sacudida espiritual. El hombre del Romanticismo, menos púdico, más descarado, más inculto, nada cínico, se conmovía ante la tempestad, el rayo o la catarata. El cubano Heredia padecía de unos reflejos poéticos francamente pavlovianos: el espectáculo grandioso le daba un campanazo óptico y automáticamente se le humedecía la máquina de rimar. Se cuenta –es mentira, pero se cuenta– que escribió su “Oda al Niágara” en un rato de furiosa inspiración, de una sentada (parado hubiera contraído varices), mientras observaba la estruendosa caída del agua.

Sea o no cierta la anécdota, cien años después los monstruosos niños de mi generación continuábamos sufriendo el fuetazo lírico de don José María, sin comprender del todo su inquietante urgencia de que le templaran la lira para acometer el poema: “Templad mi lira, dádmela, que siento en mi alma estremecida y agitada arder la inspiración…”. Y así seguía, interminable, su catarata poética, a lo largo de un rumoroso laberinto que llevó a la poesía romántica a su más alta cima y a mí a la dolorosa convicción de que la poesía romántica era inaguantable.

Ciertamente, después de un ciclón, pero a tiempo para ver la asombrosa destrucción provocada, viendo las casas destruidas, las cosechas anegadas, los animales sueltos; viendo a miles de hombres y mujeres tiritando, hacinados en refugios improvisados, alimentándose de la caridad y la abnegación, uno se pone contrito y a punto de perpetrar una oda. A punto, sólo a punto, porque hace años que uno renunció a la tentación de escribir poesía, tener pelo y leer a Alejo Carpentier. No teman: no hay poema. Pero tendrán que soportar la atropellada reflexión, bien prosaica, o sea, en prosa, de que la organización de la sociedad, basada en nuestras minúsculas disputas, es absurda.

Lo razonable es organizarse en función de darle la batalla a la naturaleza, nuestra enconada enemiga, que nos ataca y mata con plagas y epidemias, con infecciones, con agua o con sequías, con derrumbes, terremotos, deshielos y congelaciones, con virus v microbios mutantes, tenazmente resistentes a nuestros intentos homicidas. Frente al ciclón nuestro reñidero ideológico pierde todo relieve. Las novelas de Marx y las de Keynes, el tururú retórico de las “filosofías” antagónicas, no guardan la menor proporción frente al inmenso reto de la naturaleza (iba a escribir inconmensurable, pero ya eso es pasarse de arrebato lírico.) Pese a todos los síntomas de civilización, pese a nuestra insolencia cultural, el enemigo, el único enemigo, sigue siendo esa ciega y sorda fuerza que mueve mares y tira montañas sin ningún propósito discernible. Esa extraña fuerza “rellenaría un valle con el cadáver de la humanidad para ver transitar a una hormiga”, como escribió el colérico González Prada en un arranque de desesperación existencial.

Miles de años, millones de años después de haber domado la palabra hasta el prodigio de la conceptualización, apenas estamos donde empezamos. Un simple manotazo de agua o aire, un volcán que revienta, la falla tectónica que se asienta, ponen en peligro el apenas implantado universo de los hombres. Si la sensatez fuera una característica de la especie, toda la organización social estaría concebida para dar la única batalla trascendente, la vieja batalla, contra una naturaleza que nos acosa, y que algún día acabará por liquidarnos.

Una versión más amplia de este artículo apareció en De la literatura considerada como una forma de urticaria (1980). Cortesía http://www.elblogdemontaner.com/

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Carlos Alberto Montaner

Carlos Alberto Montaner

Carlos Alberto Montaner ( La Habana, 1943). Escritor y periodista. Ha publicado alrededor de treinta libros, varios traducidos al inglés, el portugués, el ruso y el italiano, entre ellos las novelas "La mujer del coronel", "Otra vez adiós" y "Tiempo de canallas". La revista Poder lo ha calificado como uno de los columnistas más importantes en lengua española, y en 2012 Foreign Policy lo eligió como uno de los 50 intelectuales más influyentes de Iberoamérica. Reside entre Madrid y Miami.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Cuánto valor cuesta no tener valor (fragmento)

José Hugo Fernández

Para Imre Kertész, el célebre escritor húngaro, Premio Nobel de Literatura en 2002, “el destino del varón en esta tierra no es otro que destruir lo tierno y lo bello,

Leer más
  Luis de la Paz

En los tiempos difíciles de Heberto Padilla

Luis de la Paz

    En una remotísima tarde de verano, sería el año 71, o tal vez el 72, el escritor José Abreu Felippe, a quien tanto le debo, me mostró un

Leer más
  Alcides Herrera

No me hables más

Alcides Herrera

                  El futuro soy yo y en él me siento. Es su bar. Me rodea Copenhague y una brisa futura me acaricia

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami