Neo Club Press Miami FL

La única batalla trascendente

 Lo último
  • Sobre el ente mamertiano   El lúcido amigo Ulises Fidalgo Prieto me ha pedido que defina filosóficamente al ente mamertiano. Bien, había escrito brevemente algo al respecto, disperso por ahí por las autopistas y...
  • Del nacionalismo y la pureza cultural en Cuba   La pureza cultural no existe. O al menos no existe en la mayoría de las regiones del mundo, y esa inexistencia ni siquiera forma parte de un fenómeno moderno,...
  • Cuando Cuba reía   Tras la caída del socialismo real en los países de Europa y el llamado desmoronamiento de la Unión Soviética, apareció el mágico y triste concepto con que bautizaron nuestra...
  • La educación en Cuba es un desastre   Hay muchos, especialmente en América Latina, que elogian hasta el delirio el sistema educativo de la Isla y la ven como un modelo para sus países. Se supone que...
  • El coletazo neopopulista   Resumiendo rápido y tal vez rudimentariamente, podría decirse que los tres grandes sistemas que han predominado en la modernidad –el socialismo, el fascismo y el triunfador liberalismo (liberalismo no...

La única batalla trascendente

La única batalla trascendente
junio 21
15:12 2016

 

Es notorio: la naturaleza desatada tiene cierto poder de sacudida espiritual. El hombre del Romanticismo, menos púdico, más descarado, más inculto, nada cínico, se conmovía ante la tempestad, el rayo o la catarata. El cubano Heredia padecía de unos reflejos poéticos francamente pavlovianos: el espectáculo grandioso le daba un campanazo óptico y automáticamente se le humedecía la máquina de rimar. Se cuenta –es mentira, pero se cuenta– que escribió su “Oda al Niágara” en un rato de furiosa inspiración, de una sentada (parado hubiera contraído varices), mientras observaba la estruendosa caída del agua.

Sea o no cierta la anécdota, cien años después los monstruosos niños de mi generación continuábamos sufriendo el fuetazo lírico de don José María, sin comprender del todo su inquietante urgencia de que le templaran la lira para acometer el poema: “Templad mi lira, dádmela, que siento en mi alma estremecida y agitada arder la inspiración…”. Y así seguía, interminable, su catarata poética, a lo largo de un rumoroso laberinto que llevó a la poesía romántica a su más alta cima y a mí a la dolorosa convicción de que la poesía romántica era inaguantable.

Ciertamente, después de un ciclón, pero a tiempo para ver la asombrosa destrucción provocada, viendo las casas destruidas, las cosechas anegadas, los animales sueltos; viendo a miles de hombres y mujeres tiritando, hacinados en refugios improvisados, alimentándose de la caridad y la abnegación, uno se pone contrito y a punto de perpetrar una oda. A punto, sólo a punto, porque hace años que uno renunció a la tentación de escribir poesía, tener pelo y leer a Alejo Carpentier. No teman: no hay poema. Pero tendrán que soportar la atropellada reflexión, bien prosaica, o sea, en prosa, de que la organización de la sociedad, basada en nuestras minúsculas disputas, es absurda.

Lo razonable es organizarse en función de darle la batalla a la naturaleza, nuestra enconada enemiga, que nos ataca y mata con plagas y epidemias, con infecciones, con agua o con sequías, con derrumbes, terremotos, deshielos y congelaciones, con virus v microbios mutantes, tenazmente resistentes a nuestros intentos homicidas. Frente al ciclón nuestro reñidero ideológico pierde todo relieve. Las novelas de Marx y las de Keynes, el tururú retórico de las “filosofías” antagónicas, no guardan la menor proporción frente al inmenso reto de la naturaleza (iba a escribir inconmensurable, pero ya eso es pasarse de arrebato lírico.) Pese a todos los síntomas de civilización, pese a nuestra insolencia cultural, el enemigo, el único enemigo, sigue siendo esa ciega y sorda fuerza que mueve mares y tira montañas sin ningún propósito discernible. Esa extraña fuerza “rellenaría un valle con el cadáver de la humanidad para ver transitar a una hormiga”, como escribió el colérico González Prada en un arranque de desesperación existencial.

Miles de años, millones de años después de haber domado la palabra hasta el prodigio de la conceptualización, apenas estamos donde empezamos. Un simple manotazo de agua o aire, un volcán que revienta, la falla tectónica que se asienta, ponen en peligro el apenas implantado universo de los hombres. Si la sensatez fuera una característica de la especie, toda la organización social estaría concebida para dar la única batalla trascendente, la vieja batalla, contra una naturaleza que nos acosa, y que algún día acabará por liquidarnos.

Una versión más amplia de este artículo apareció en De la literatura considerada como una forma de urticaria (1980). Cortesía http://www.elblogdemontaner.com/
Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Carlos Alberto Montaner

Carlos Alberto Montaner

Carlos Alberto Montaner ( La Habana, 1943). Escritor y periodista. Ha publicado alrededor de treinta libros, varios traducidos al inglés, el portugués, el ruso y el italiano, entre ellos las novelas "La mujer del coronel", "Otra vez adiós" y "Tiempo de canallas". La revista Poder lo ha calificado como uno de los columnistas más importantes en lengua española, y en 2012 Foreign Policy lo eligió como uno de los 50 intelectuales más influyentes de Iberoamérica. Reside entre Madrid y Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Luis Jiménez Hernández

Los peces no bailan rumba

Luis Jiménez Hernández

Imperceptible, el tenedor choca de regreso contra los dientes, luego la boca de Berenice García, que disimuladamente evita atraer la atención de los otros comensales con los sonidos de sus

0 comentario Leer más
  Rebeca Ulloa

El dulce del frasco

Rebeca Ulloa

¡Qué susto! Tres de la madrugada y aquel teléfono timbra que timbra. En un segundo pensé diez mil cosas y ninguna buena, por cierto. Un sí, seco y adormilado del

0 comentario Leer más
  Ana Ajmátova

La mujer de Lot

Ana Ajmátova

Pero la mujer de Lot miró hacia atrás y se convirtió en una columna de sal. 14 Génesis Y el hombre justo acompañó al luminoso agente de Dios por una

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami