Neo Club Press Miami FL

En tres párrafos: Carlos Saladrigas, el embargo y el pretexto

En tres párrafos: Carlos Saladrigas, el embargo y el pretexto

En tres párrafos: Carlos Saladrigas, el embargo y el pretexto
mayo 31
13:39 2014

Partiré de una afirmación de solidaridad: estoy de acuerdo con el empresario Carlos Saladrigas y con los argumentos a favor de apoyar a los pequeños negociantes en Cuba, de ayudar con respaldo económico y material a esos cubanos emprendedores. Donde discrepo es en que esto se esté manejando como una idea original e inédita. No es así.

2

Desde hace años este contacto ya existe. Los patrones económicos de los cubanos en la isla reciben su energía vital de los exiliados. Desde Miami salen diariamente vuelos llenos de pasajeros que no solo van a visitar a sus familiares, sino a llevarles literalmente de todo a los nuevos comerciantes en la isla. Esa es en parte la función de las llamadas “mulas”. Por  ejemplo: si un cubano es dueño de un paladar, desde Miami se le envía desde los manteles con los que cubre las mesas hasta la sazón con la que condimenta los alimentos… El que tenga una habitación para alquilar en su casa, recibe desde el exilio las sábanas, toallas y hasta los bombillos para iluminar el cuarto.

3

Algo está claro: los que han abierto negocios en Cuba y pagan costosísimas licencias y altos impuestos, no tienen proveedores de materia prima allí. La única vía es recurrir al exilio, a sus familiares y amigos fuera de la isla. De manera que ya los cubanos, sin necesidad de organizaciones políticas, ni encuestas ni grupos de interés, están haciendo lo que de repente surge como una novedosa idea. No hay nada nuevo. Lo de Saladrigas no tiene como propósito real la búsqueda de una mejora del cubano, sino el sostén del gobierno cubano. Su objetivo está muy claro, motivar el levantamiento del embargo estadounidense al régimen que ha destruido la nación cubana. Lo otro es el pretexto… pero le ha salido muy burdo.

Sobre el autor

Luis de la Paz

Luis de la Paz

Luis de la Paz (La Habana, 1956). Escritor y periodista cubano, ha publicado los libros "Un verano incesante", "El otro lado", "Tiempo vencido" y "Reinaldo Arenas, aunque anochezca", entre otros. Entre 2001 y 2008 editó la revista virtual de literatura cubana El Ateje. Es Premio Museo Cubano de Ensayo por "Dulce María Loynaz, tránsito de una gran dama cubana", y Premio Lydia Cabrera de Periodismo en 2011.

Artículos relacionados

3 comentarios

  1. Tony cuartyas
    Tony cuartyas junio 01, 04:46

    Gracias Luis por aclararle a mucho por ahi que quieeren que le digan a los que desgobierna el pais les resuelvan mas problemas y entonces piensan que saben resolver los asuntos.
    Chao.

  2. Anitra
    Anitra abril 28, 07:50

    in an interview in May that he looks for &#iom6;d8a12nds in the rough.’ I doubt SHU hired him to find ‘diamonds in the rough.’ They had a guy that could do that. His name was Louis Orr.

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner entrevista a Catalina Serrano

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Sussette Cordero

Fragmentos

Sussette Cordero

                  Abro los ojos y me rompo por el centro Abajo soy un ciempiés Arriba pienso todavía como bajar del caballo Cavilar

0 comentario Leer más
  Armando Añel

Ecos de La Habana

Armando Añel

                  en el mar la vida es más sabrosa y sobre los escombros de la ciudad transcurre el mar como una gran

0 comentario Leer más
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

1 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más