Neo Club Press Miami FL

Carne de Boyoslavia

Carne de Boyoslavia

Carne de Boyoslavia
noviembre 17
17:32 2014

Era el año del susto de 1960. Escaseaban los artículos de consumo tanto nacionales como de importación. No había nada de nada. Faltaba desde la carne hasta el papel higiénico. Todo de repente se había acabado. Y eso que todavía no existía el comodín del embargo. La campaña entonces no era –no podía ser– contra el ‘criminal bloqueo’. La culpa de los desabastecimientos se la achacaba el gran farsante a los especuladores y acaparadores. Mentiras tuyas, que decía el gran Rolando La Serie.

En apenas dos años habían destruido una economía floreciente. De la abundancia y variedad de productos en el mercado se pasó a la escasez a niveles de subsistencia. De la proverbial latería americana no quedaba ni rastro. Y de las conservas cubanas, muy poco. Las sopas Campbell’s, el Quaker, las latas de pera, los casquitos de guayaba… y para qué seguir, se habían esfumado como por ensalmo. La gente parodiaba un bolero de moda, ‘Mi corazonada’, que cantaba otro grande, Orlando Contreras: “Vas en busca de un fracaso, es la leche condensada / y a la larga comerás carne rusa entomatada…”.

carne-rusa-1Era lo único que se veía en la bodega, eso, la carne rusa. Los anaqueles estaban llenos de arriba abajo de aquellas latas invendibles. Nadie compraba la carne rusa. Todos la rechazaban. Nadie la quería comer, aunque años después la llorarían, dicho sea por respeto a la verdad. Todo se andaría en el camino de la decadencia y la degradación. Y lo peor era que el pueblo se iba acostumbrando al creciente deterioro del nivel de vida, con un sentido de la adaptación y de la supervivencia indigno de ningún encomio.

Algunas de aquellas latas venían con una extraña recomendación, cargada de ironía eslava: “Desayuno para turistas”. Pero la gente decía que en realidad era carne de presos siberianos. Cosa muy improbable, desde luego, y totalmente en contra del sentido común. Los famélicos deportados del gulag no daban carne ni para una croqueta sputnik.

Un día mi mamá, por probar, fue a la bodega y compró un par de latas de carne rusa. Siguiendo las instrucciones de una vecina, le quitó primero el sebo y luego la lavó bien, le dio un hervor previo para quitarle el mal sabor soviético y la cocinó a modo de ropa vieja. Pero ni eso valió. El viejo, medio cabreado y medio en broma, apartó el plato y le dijo: “Fela, no cocines más esa carne de Boyoslavia, por favor, que me sabe a chivo macho viejo y con berrenchín”.

Y en eso llegó Picundio, un mulato aindiado que ayudaba a mi papá a preparar el tabaco en la escogida (la última que puso, por cierto, porque ese año le dio pérdida total). Picundio iba a casa a tomar el café del mediodía y hacer un poco de sobremesa con nosotros, para seguir después con el viejo para el negocio que quedaba a una cuadra. Y tal vez porque vio los restos del almuerzo se le ocurrió decir: “Oye esto, Tomasito: Para ser un buen cubano, hay que comer carne rusa, limpiarse con una tusa y meterse a miliciano”.

Sobre el autor

Nicolás Águila

Nicolás Águila

Periodista cubano con residencia en Madrid, licenciado en Filología Inglesa, Nicolás Aguila ha sido colaborador de numerosos publicaciones en varios países, entre ellas Cubanet y la Revista Hispano Cubana. Ha trabajado como docente universitario, traductor y editor de revistas médicas. Residiendo en Brasil obtuvo por concurso una beca de ICI para curso de profesores de español en Madrid. Ha realizado numerosos cursos de posgrado en el área de Lingüística Aplicada y enseñanza de idiomas en Cuba, Brasil y Estados Unidos.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Simposio Cuba 1902-1958: Una gran república:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Waldo Díaz-Balart

La mente consciente: el misterio como creación

Waldo Díaz-Balart

Que te baste saber que todo es un misterio: La creación y el destino del Universo y tú. Sonríe, pues, ante ellos. No sabrás nada más cuando hayas franqueado las

0 comentario Leer más
  Alexis Rosendo Fernández

Ojo de gacela trunca

Alexis Rosendo Fernández

                    Ojo de gacela trunca: En mi ausencia –celoso león, rondo las alas que presagian el inevitable otoño: –Sin duda, abordemos

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Esas cosas pequeñas, pequeñitas

Nilo Julián González

                    1 Esas cosas pequeñas pequeñitas que van nombrando a cada lado de la vida el temblor y el palpitar de

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami