Neo Club Press Miami FL

Carta abierta a Leopoldo López

Carta abierta a Leopoldo López

Carta abierta a Leopoldo López
mayo 09
17:47 2014

Hermano de lucha Leopoldo, te escribo desde otra cárcel, en La Habana, en las garras de los hermanos dictadores Fidel y Raúl Castro.

Ante todo, quiero enviarte el aliento que poseo. En estos momentos lo necesitas más que yo, pues tu país pende de un hilo para convertirse en un Estado totalitario como el nuestro, que llevamos padeciendo por más de medio siglo.

Admiro tu posición vertical en defensa de tus ideales y sueños por un país libre donde gobierne la democracia e imperen la ley y la justicia.

Tengo en oración a tu esposa y a tus hijitos para que Dios los proteja, les conserve el coraje con el que te apoyan incondicionalmente, y te devuelva pronto a tu hogar, junto a ellos, de los que nunca debieron separarte.

Me llena de emoción la solidaridad de la diputada María Corina Machado, vilmente despojada del cargo que le asignó el pueblo, y del gobernador Henrique Capriles, quienes junto a millones de compatriotas no se olvidan de ti, ni te dejan solo. Ese apoyo -que bien merecido tienes, por tus ideales y la manera en que los defiendes- quizás mañana pueda estar destinado a ellos, porque el gobierno del títere Nicolás Maduro, como el de Cuba, ni perdona ni se olvida de aquellos que levantan sus voces contra sus regímenes y sus atropellos.

Muchos cubanos, por la correspondiente cuota de responsabilidad que nos toca, sentimos vergüenza del Gobierno cubano que, sin esconderse mucho tras las bambalinas, ordena y manipula los designios de Venezuela porque su interés –y no es secreto– nace en su sed petrolera, en la necesidad de contar con el petróleo venezolano para mantenerse en el poder. Como en nuestra isla ya han devastado todo, desde la economía hasta los valores humanos, ahora –para fatalidad de tu pueblo– han echado sus filosos colmillos sobre tu país. Son vampiros del combustible, parásitos oportunistas que actúan como aquellos temibles virus mutantes que arriesgan todo hasta el final, con tal de permanecer aferrados al cuerpo de la víctima elegida. En la medida en que dañan a tu país, y es parte de tus demandas y reclamos, continúan tiranizando al nuestro. Con seguridad, si no pueden contener y evitar la permanencia de los chavistas en el poder, tu nación vivirá sumida en la mayor miseria que jamás hayan podido imaginar, y se asfixiará cada día más sometida al imperio de las injusticias y la represión constantes.

Le pido a Dios que te mantenga saludable para que tu luz social no merme y continúes siendo un ejemplo para esos millones de compatriotas que hoy ya están luchando por su futuro; ejemplo también para quienes observamos expectantes desde el resto del mundo la lucha del digno pueblo venezolano por su libertad. Ojalá pronto podamos alzar las copas por la libertad de nuestros pueblos. Los sueños que compartimos hoy son las semillas de lo que luego llamamos realidad. Recibe mi abrazo y admiración por entregar tu libertad en el reclamo inaplazable de la de todos.

http://blogloshijosquenadiequiso.wordpress.com/

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Ángel Santiesteban

Ángel Santiesteban

Ángel Santiesteban (La Habana, 1966), escritor, bloguero y disidente, es autor de “Dichosos los que lloran” y “Los hijos que nadie quiso”, entre otros libros. Su obra ha sido acreedora de premios como el Casa de las Américas, el premio de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) y el Alejo Carpentier. Su novela “El verano en que Dios dormía” obtuvo el Premio Internacional Franz Kafka de Novelas de Gaveta, en 2013. Tras sufrir un juicio amañado y ser condenado a cinco años, se encuentra recluido en una prisión de La Habana.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner entrevista a Catalina Serrano

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Sussette Cordero

Fragmentos

Sussette Cordero

                  Abro los ojos y me rompo por el centro Abajo soy un ciempiés Arriba pienso todavía como bajar del caballo Cavilar

0 comentario Leer más
  Armando Añel

Ecos de La Habana

Armando Añel

                  en el mar la vida es más sabrosa y sobre los escombros de la ciudad transcurre el mar como una gran

0 comentario Leer más
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

1 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más