Neo Club Press Miami FL

Carta de un cubano de afuera a un cubano de adentro

Carta de un cubano de afuera a un cubano de adentro

Carta de un cubano de afuera a un cubano de adentro
marzo 09
19:27 2015

Te quejas porque supuestamente pretenden mostrarte “cómo hacerlo”. Porque “hace falta un cambio”, pero no soportas que desde Miami te lo recuerden. Porque te ponen un espejo delante. Porque “es muy fácil criticar con un jamón en la mano y un pasaporte en la otra”.

Es como si te acomplejara permanecer de brazos cruzados, rumiando tu inconformidad por las esquinas, enarbolando tu ilusoria “resistencia”.

Pero eres incapaz de reconocerlo. Es más, secretamente sientes que debes justificarte. A ti no hay quien te arranque impunemente tu “dignidad” de comedor de durofríos.

Tu dignidad de ciudadano de segunda humillado, en cada esquina, por parejas de policías analfabetos. Tu orgullo herido de peón obligado a pasar por el aro para entrar a, y salir del, país donde naciste. Tu amor propio de equilibrista que se raspa el culo con papel periódico.

Y todavía tienes cara para insinuar que sólo tú estás en condiciones de opinar sobre cómo piensan y viven los de adentro. Como si los que nacimos y crecimos bajo ese régimen nos convirtiéramos en esquimales, o hubiéramos sufrido un súbito y devastador ataque de Alzheimer, nada más haber salido de Cuba.

¿De verdad crees que quiero enseñarte algo? ¿Pretendes que invertiría mi tiempo en intentar convencerte de alguna cosa? ¿Acaso supones que hago “política” desde Miami?

Opino, parafraseando el título inefable, porque he vivido. Vivido eso mismo que tú vives. Y luego, porque soy libre y me lo he ganado.

Pero además, porque el comunismo afecta mis intereses. Para que te quede claro y no tengas necesidad de agarrarte del clavo ardiendo de “mi” demagogia: Porque afecta mis intereses y los de los míos. Es una cuestión práctica. Opino porque esa estúpida dictadura que padeces me afecta lateralmente, tal vez indirectamente, pero me afecta, y no me da la gana de quedarme callado. Nunca para darte lecciones que no me interesa darte. Nunca para perder el tiempo contigo.

No es sólo que no hables por miedo, no. Es que a veces es duro, difícil, y encima peligroso, descubrir lo más evidente.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Juan Antonio Weymber

Juan Antonio Weymber

Juan Antonio Weymber (Minas, Cuba, 1961) es Doctor en Filología por la Universidad Complutense de Madrid. Su tesis “Borges en la literatura española de las postrimerías del siglo XX: Visitaciones e influencias” ha sido ampliamente divulgada en los circuitos académicos de Europa, Estados Unidos y América Latina. Ha publicado “A pesar de la novela” (1998) e “Irreverencias de fin de siglo” (2002), entre otros ensayos. Es también pintor y crítico de arte. Actualmente reside en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Olivera Castillo

Pan (de yeso) y circo

Jorge Olivera Castillo

                El circo no es el pasatiempo donde lavamos las llagas del hambre con sonrisas espontáneas y puras. Tampoco es el lugar para

0 comentario Leer más
  Juan Carlos Recio

Para desalmar un cadáver

Juan Carlos Recio

                Si no estás dispuesto a perdonar y todo lo que das es sombras cómo pudieras ser el amado cómo irías hasta el

0 comentario Leer más
  Luis Jiménez Hernández

En primera persona

Luis Jiménez Hernández

                no escribo versos en primera persona, ser decadentes es un oficio cruel como el de jugar a ser Dios. Pero hoy escribiré

1 comentario Leer más

Festival Vista Miami