Neo Club Press Miami FL

Casa con puntales

Casa con puntales

Casa con puntales
enero 01
01:34 2015

Los puntales para sujetar el techo los trajo, en un camión ruso, una brigada de cuatro hombres de la ENMIU. Una semana antes, tras varios días de aguacero, se había desplomado la pared del fondo del baño. El techo de viga y losa quedó milagrosamente suspendido en el aire, apoyado en los mochos de la pared que quedaron en pie.

Era de madrugada y el estruendo fue como si hubieran llegado los bombarderos americanos (por aquellos días llenaban el país de huecos para hacer refugios porque decían que Reagan estaba a punto —ahora sí— de ordenar que bombardearan a Cuba, Nicaragua y a todo el que se metiera por el medio).

Los escombros cayeron en el patio de la casa de los bajos. Los vecinos gritaban aterrorizados. Bajé a la carrera porque pensé que habían aplastado a alguien. En cuanto amaneció, los ayudé a sacar los escombros para la acera. Luego nos fajamos por repartirnos los ladrillos que quedaron enteros. Ellos los querían para venderlos, yo para volver a levantar la pared. Fue la primera de las broncas que tendríamos en lo adelante. Las próximas fueron porque cuando llovía, de tantas goteras, si no secaba enseguida, goteaba a mares en la casa de ellos. Una vez, cuando llovió duro y no estaba en casa para sacar el agua y secar el piso, cuando llegué el tipo de los bajos me partió para arriba con un cuchillo y tuvieron que aguantarlo —y yo forcejear duro— porque me quería matar.

Después que se cayó la pared, desde el baño se veía, a solo unos metros, las azoteas de los solares aledaños. Y desde ellas, el baño. Para no cagar y bañarnos a la vista del vecindario, hubo que colgar una sábana y una manta de nylon. Todo tiene sus ventajas: en el baño hubo más fresco y claridad, al menos hasta que volví a levantar la pared. Pero para entonces ya habían traído y colocado los puntales.

La casa fue declarada “inhabitable no reparable”. Nos llenaron los papeles para el albergue, pero nunca fuimos. Sabíamos que, como no éramos gente “integrada”, no podíamos ni soñar con que nos dieran casa. Y no estábamos dispuestos a podrirnos en un albergue apestoso y lleno de piojos hasta el día del juicio final.

Los puntales que colocaron en el comedor, la cocina, el baño y uno de los cuartos, lucían horribles, daban una sensación de miseria que partía el alma, acumulaban polvo y robaban espacio. Pero lo peor fue cuando los Viejos Difuntos empezaron a tropezar. A medianoche se sentían los topetazos. Cómo coño no iban a tropezar con lo torpes que son los difuntos, por muy con los pies levantados del suelo que anden, si nosotros los vivos no podíamos movernos por la casa sin enredarnos con los puñeteros palos.

Todavía recuerdo una noche que me levanté a mear y, cuando volvía del baño al cuarto, el comedor no era tal, sino un barracón de madera. Vagué desorientado en la oscuridad, tropezando con las hamacas, ahogado por el polvo que levantaban mis pies. Cuando llegué a la cama, la Loba me dijo que seguro había pasado a otra dimensión, o había tenido una visión de una anterior encarnación en la que fui un esclavo negro, y de ahí, además de mi pelo indomeñable, mi afición por el jazz, los blues y la música soul.

El caso es que los Viejos Difuntos, enredados en los recovecos de sus recuerdos, averiguando por sus cosas y por otros muertos, tropezaban con los puntales y hacían un ruido del carajo por la madrugada.

Es sabido que los muertos, que se aferran a las rutinas y los trillos de cuando estaban vivos, tienen serios problemas para orientarse.

Cuando me botaron del trabajo la primera vez y tuve que vender los sillones porque no había para comer, el Abuelo, muerto 10 años atrás, cuando no los encontró y casi se cae de culo al intentar sentarse, empezó a maldecir en italiano y español y a patear y dar con el bastón en el piso de tal forma que los vecinos subieron a quejarse porque pensaron que era una bronca con extranjeros. De milagro, con la mala fama que me habían adjudicado, el CDR no llamó a la policía (otras veces la llamaron por menos bulla que aquella).

Total, por la mierda que me pagaron por los sillones con la rejilla rota y el barniz desgastado, no valía la pena disgustar al Difunto. Fue tanto su encabronamiento que no volví a sentirlo merodear por la casa. Todavía lo echo de menos. Con los sustos que me daba y todo.

Sobre el autor

Luis Cino

Luis Cino

Luis Cino (La Habana, 1956). Escritor y periodista independiente. Perteneció al consejo de redacción de la revista De Cuba. Ha publicado en diversas revistas en el exterior. Es colaborador habitual de la página electrónica Cubanet.org y jefe de redacción de Primavera Digital. Obtuvo premio en el concurso de cuentos El Heraldo, convocado en Cuba por el Proyecto de Bibliotecas Independientes con un jurado integrado por Raúl Rivero Castañeda, Víctor Manuel Domínguez García y Hugo Araña Sanchoyerto. Reside en Arroyo Naranjo, Cuba.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner entrevista a Catalina Serrano

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Sussette Cordero

Fragmentos

Sussette Cordero

                  Abro los ojos y me rompo por el centro Abajo soy un ciempiés Arriba pienso todavía como bajar del caballo Cavilar

0 comentario Leer más
  Armando Añel

Ecos de La Habana

Armando Añel

                  en el mar la vida es más sabrosa y sobre los escombros de la ciudad transcurre el mar como una gran

0 comentario Leer más
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

1 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más