Neo Club Press Miami FL

Chicas de bien y cuarentones

 Lo último
  • Oración a la rosa                   No por gusto te besan, oh rosa, los poetas. Es tu oficio perfumar las hendiduras y enredarte en los espacios coloquiales...
  • Palabras escritas en la arena por un inocente                   Yo no sé escribir y soy un inocente. Nunca he sabido para qué sirve la escritura y soy un inocente. No...
  • Desintegración de la fe para Ángel Santiesteban, en El Vedado                 Es cruel se sabe salir del cerco con todas las estaciones intactas Salir semejando al asesinato...
  • Café con leche                   Es posible que no sepas todavía que los que se quedaron viajan en los mismos trenes tras los mismos barrotes en...
  • Soneto del robot                   Robot que en largas tardes he crecido a la sombra del árbol de la urgencia, que vuelve todo fuga e inconsciencia...

Chicas de bien y cuarentones

Chicas de bien y cuarentones
octubre 09
16:58 2016

 

 

 

 

 

 

 

 

Resulta que un día pasé de tirar piedras
y jugar al tic-tac-to con la hermana menor
de un amigo de clases
a levantarme temprano y ponchar tarjeta.

Aquel niño con granos
que buscaba en revistas
el calor de sus manos,
se vio un día al espejo de saco y corbata,
y la vida cambió sin avisar.

Por correo comenzaron a llegar cartas
con muy poco amor y grandes cuentas:

Alquiler, utilidades, un coche de trasmano…

Las chicas de bien,
aquellas con carrera y trabajo,
un padre celoso, un hermano fumeco
y un perro con papeles que cabe en la cartera
se portan mal en las horas felices
de tequila y bathroom breaks,
y por una ventana
toman por asalto el baño de los chicos
para vestir de blanco una relación
que terminará con la sobriedad
de una inesperada visita al ginecólogo.

Los cuarentones, casi todos calvos,
casi todos divorciados, casi todos
en coches deportivos
con rubias de alquiler y recetarios,
exhiben orondos sus juguetes
a otros cuarentones también calvos,
divorciados, con coche y rubia y recetario.

El sueño de las chicas de bien
es encontrarse un cuarentón
que cansado de su rubia de alquiler
se lance a la aventura de otro divorcio.

El sueño de los cuarentones
es hacer de la rubia de alquiler
una chica de bien.

El sueño de mi madre
es verme casado con una chica de bien,
adoptarla como hija propia para envejecer
mimando a sus nietos.

Me imagino entonces yo de cuarentón,
calvo, divorciado, coche deportivo
con rubia de alquiler y recetario,
exhibiendo orondo mis juguetes
a otros cuarentones, calvos, divorciados,
con coche y rubia y recetario.

Busco a la hermana menor
del amigo de clases para jugar al tic-tac-to
y lanzar piedras,
y encuentro, horrorizado, que tiene carrera, trabajo,
un hermano fumeco que fue mi amigo de clases,
y un perro con papeles que cabe en la cartera.

Sobre el autor

Yosvani Oliva

Yosvani Oliva

Oliva nació en Arroyo Naranjo, Ciudad de La Habana, en 1979. Poeta y periodista mayormente autodidacta, se desempeñó durante años como reportero del “boxing beat” para varias publicaciones deportivas, en especial Boxeo Mundial. Obsesionado de igual manera por las obras de Bukowski y Eliseo Diego, es la poesía el medio que prefiere para abordar sus inquietudes. Desde hace más de 20 años reside en la Ciudad de Miami, en la cual se desempeña como cibernético.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Inspira America rinde homenaje a Antunez. ‘El Espejo’ en el Museo de la Diáspora Cubana:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Orlando Fondevila

Oración a la rosa

Orlando Fondevila

                  No por gusto te besan, oh rosa, los poetas. Es tu oficio perfumar las hendiduras y enredarte en los espacios coloquiales

0 comentario Leer más
  Gastón Baquero

Palabras escritas en la arena por un inocente

Gastón Baquero

                  Yo no sé escribir y soy un inocente. Nunca he sabido para qué sirve la escritura y soy un inocente. No

0 comentario Leer más
  Amir Valle

Hoy almorzaremos con El Duque

Amir Valle

A Demetrio Ruiz, que murió en Boston, huyendo de sus fotos de pelota, todavía hoy pegadas a la sala de su casa, en Miami.   Un comemierda. De eso tiene

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami